Para la investigación preclínica la mujer no existe; el hombre, sí

0
777

El 80 por ciento de las investigaciones sobre el dolor se realiza en animales machos, sin importar que el 70 por ciento de las personas con dolor crónico sean mujeres.

La mayoría de los estudios clínicos y preclínicos realizados por la industria farmacéutica están enfocados en los hombres, lo que deja a las mujeres más vulnerables frente a la efectividad de los medicamentos, dijo Alonso Fernández Guasti, investigador del Departamento de Farmacobiología del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

“Hay muy pocos estudios en mujeres porque existe una ciclicidad reproductiva y habría que incluir cuatro poblaciones en vez de una, mujeres en diferentes fases como lactancia, gestación, parto y menopausia”, explicó Fernández Guasti, durante la conferencia Género y sexo en la genética y comprensión de la conducta, que se llevó a cabo en la 8va. Cumbre de Género 2016, en la Ciudad de México.

Agregó que “las mujeres están expuestas a cambios endógenos en su ciclo menstrual, es decir, hay una fase caracterizada por altos niveles de estradiol (hormona que regula muchos procesos en el cuerpo), después viene la ovulación y una fase con altos niveles de progesterona, es por ello que se tiene que entender de qué manera esas hormonas naturales pueden interactuar con los fármacos para saber su efectividad o nocividad”.

Es así que los fármacos que no son específicos para un sexo -como son los anticonceptivos que son casi exclusivos para las mujeres y los relacionados con los problemas de erección fundamentalmente masculinos- tienen un efecto variado debido a que los estudios poblacionales no consideran el sexo, aseguró el integrante del Sistema Nacional de Investigadores nivel III.

“Estudios en la investigación del dolor señalan que en el 80 por ciento de las publicaciones se usaron animales del sexo masculino, sin contemplar que 70 por ciento de las personas con dolor crónico son mujeres, además de que no se considera el sexo para estos estudios de analgésicos”, apuntó el doctor en fisiología del Cinvestav, institución que forma parte de la Mesa Directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (Fccyt).

Ante esta situación, desde 1990 en Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), introdujo la política de que todos los fármacos debían ser probados en ambos sexos antes de ser comercializados tanto para hombres como para mujeres, sin embargo, en nuestro país falta mucho trabajo por hacerse, expuso Fernández Guasti, cuya línea de investigación es la Farmacología Conductual.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí