La “guía telefónica” de Internet está ahora completamente en manos internacionales

0
233

ShareAmerica

Como estaba planificado desde hace tiempo el gobierno de Estados Unidos transfirió su modesto manejo de la Corporación para la asignación de nombres y números en Internet (ICANN), con sede en Los Ángeles, a una comunidad formada por múltiples partes interesadas.

ICANN asigna los principales nombres de dominio y direcciones numeradas que permiten a las computadoras conectarse de inmediato con sitios electrónicos en cualquier lugar. Cuando alguien escribe un localizador de recursos uniforme (URL) en la barra de direcciones de un buscador, el dominio del nivel superior consiste en letras tras el punto final, como .com, .gov o .biz, y también dominios de países específicos como .uk, .cn o .ru.

ICANN proporciona registros internacionales en todo el mundo con bloques de direcciones numéricas completas que los proveedores de servicios de Internet asignan a los sitios web y a las conexiones a internet.

Por ejemplo, marca con tu buscador share.america.gov/es/ y en realidad estarás “llamando” al número 104.16.115.132. ICANN mantiene la base de datos, con frecuencia llamada la “guía telefónica” de Internet, que empareja los URL con las direcciones numéricas.

¿Qué está cambiando?
No mucho. Si eres uno de los 3.000 millones de usuarios de Internet en el mundo ni te darás cuenta. Técnicamente el contrato que el Departamento de Comercio de Estados Unidos tenía con ICANN para garantizar un Internet abierto y la estabilidad de su base tecnológica se dejó expirar.

El Departamento de Comercio nunca reguló formalmente el ICANN, ni tuvo poder de veto sobre sus decisiones. En 2005 el gobierno planteó su preocupación sobre el dominio “.xxx”, planificado para sitios electrónicos dedicados a la pornografía, pero ICANN de todas maneras lo creó.

El papel de Estados Unidos se modificó porque Internet evolucionó de ser un rudimentario sistema estadounidense llamado “Arpanet”, que permitía a las computadoras de los investigadores académicos “hablarse” unas con otras usando líneas telefónicas. A medida que la red de redes crecía enormemente, las agencias federales proporcionaron apoyo a los científicos de computación civiles y a los expertos en tecnología que crearon los primeros nombres para los dominios.

Pero hace casi dos décadas Washington dio los primeros pasos para privatizar el control de las operaciones técnicas es las que se apoya Internet.

“Desde sus orígenes como vehículo para investigar con sede en Estados Unidos, Internet se está convirtiendo rápidamente en un medio para el comercio, la educación y la comunicación internacional”, indica un informe de 1998. “Un creciente porcentaje de usuarios de internet reside fuera de Estados Unidos y esas partes interesadas desean tener más voz en la coordinación para internet”.

La gobernanza de ICANN, iniciada ese mismo año, siempre ha sido internacional. Hay más de 100 países representados. ICANN dice que todas sus decisiones siempre han sido por consenso, orientadas según consejos de expertos en computación, los intereses de las empresas, los abastecedores de registros y servicios de Internet, grupos de la sociedad civil, gobiernos y otros.

Algunos encargados de la elaboración de las leyes se oponían al retiro del Departamento de Comercio, alegando que ello les daría a los países opresores la oportunidad de asfixiar al Internet.

Los partidarios dicen que el cambio en realidad pone la responsabilidad en manos de los académicos, la sociedad civil, los usuarios finales y otros que representan “la rica diversidad del propio Internet”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 14 =