ShareAmerica

Los babilonios suponían que era la cola de su diosa Tiamat. Los antiguos griegos creían que dotaba a Hércules sus habilidades de dios. No fue sino hasta 1,610 que, usando su telescopio para darle una mirada más de cerca a la Vía Láctea, Galileo descubrió que era un cuerpo formado por estrellas, todo de estrellas.

Y los científicos de hoy dicen que nuestra vista de esas estrellas está siendo borrada por las fuentes de la luz humana, que sigue abrillantando a nuestro cielo.

Perdiendo a la Vía
Un grupo de científicos internacionales utilizaron datos satelitales de alta resolución para actualizar el “Atlas mundial del brillo artificial en el cielo” (World Atlas of Artificial Sky Brightness) que mide la cantidad de luz artificial que refleja la atmósfera y que retorna a la Tierra. Los nuevos datos muestran que actualmente hay un tercio de la humanidad que no puede ver la Vía Láctea, nuestra galaxia, en el cielo nocturno.

“Ya tenemos ahora un par de generaciones de gente que vive en áreas impedidas de ver las características astronómicas”, dijo Chris Elvidge, científico físico en el Centro de Información Medioambiental en la Noaa. “La gente ya no tiene esa vista y las conexiones que esa vista les permite con el cosmos”.

A medida que las ciudades se amplían para acomodar a las crecientes poblaciones, el uso de la luz artificial aumenta también. Esto oscurece la noche en el cielo para los astrónomos, perjudicando su capacidad para estudiar a las estrellas.

La luz artificial también tiene efectos adversos en la vida silvestre. “Cada año la investigación sigue llegando y muestra que la cantidad de diferentes especies afectadas por la contaminación lumínica sigue aumentando más y más”, dice Cheryl Ann Bishop, directora de comunicaciones de la “Asociación Internacional del Cielo Oscuro” (International Dark-Sky Association).

Manera de traer a la luz de vuelta
Sin embargo, las cosas no están tan mal. A los fabricantes de aparatos luminosos cada vez se les exigen más requisitos de producir materiales “amigables con el cielo oscuro”, como son los materiales luminosos residenciales cubiertos y las luces direccional en postes. “No estamos en contra de las luces. No queremos ir en retroceso, pero si queremos asegurarnos de que se haga de modo responsable”, agrega Bishop.

Los parques nacionales de las áreas remotas de Estados Unidos, en especial en el sudoeste, se están tornando en destinos para observar las estrellas.

Es posible que para muchos humanos la Vía Láctea se haya perdido, pero hay gente trabajando para traerla de regreso para las generaciones futuras.

Artículo cortesía de La Voz de América

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí