Aprovechar soluciones hídricas no convencionales para enfrentar crisis climática

0
13

Saroj Kumar Jha* / Banco Mundial

Washington, D. C., 21 de octubre de 2023.- Necesitamos agua en todos los aspectos de nuestro desarrollo económico y social. La manera en que gestionamos los recursos hídricos afecta el acceso a la educación de las niñas pobres, la calidad de vida en las ciudades y la capacidad de las industrias emergentes o las aldeas rurales de enfrentar los impactos de las inundaciones o las sequías.

El continuo crecimiento demográfico, la urbanización, el cambio climático y el desarrollo económico convergen y dan lugar a una brecha cada vez mayor entre el suministro y la demanda de agua, y ello puede reducir el crecimiento económico en hasta un 6% en muchas partes del mundo. Abordar un desafío de esta magnitud requiere nuevos enfoques que aprovechen todos los recursos hídricos disponibles.

Las fuentes no convencionales de agua, a través de la desalinización y la reutilización e impulsadas principalmente por energías renovables, proporcionan una posible solución para protegerse de las inclemencias del tiempo y abordar la brecha entre la demanda y la oferta de agua.

Como la principal fuente de financiamiento multilateral para proyectos de agua en los países en desarrollo, con una cartera de inversiones de casi USD 30,000 millones, el Banco Mundial se encuentra en una posición única para apoyar las oportunidades de desalinización y reutilización. Nuestra labor va más allá del financiamiento: los países miembros utilizan nuestra asesoría técnica y nuestros análisis para diseñar mejores políticas y fortalecer sus instituciones.

El Banco Mundial utiliza una serie de instrumentos financieros y técnicos que tiene a su disposición para apoyar proyectos de desalinización y reutilización en todo el mundo.

En Kiribati, cuya población de unos 120,000 habitantes se distribuye en 21 islas esparcidas en 3 millones de kilómetros cuadrados de océano, el acceso al agua y el saneamiento seguros y confiables sigue siendo un desafío. Las opciones existentes para acceder al agua son las lentes de agua subterránea y la recolección de agua de lluvia, ambas afectadas por el cambio climático. En la capital, Tarawa Sur, donde vive alrededor del 50% de la población de Kiribati, el Banco Mundial —junto con el Banco Asiático de Desarrollo, el Fondo Verde para el Clima y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial— apoya el acceso a servicios de agua seguros y confiables mediante la construcción de un sistema de desalinización de agua marina alimentado con energía solar y resiliente al cambio climático. El agua suministrada a través de la desalinización transformará la salud pública y los medios de subsistencia al permitir un mayor abastecimiento de agua potable: el suministro actual de 10 litros aumentará a unos 90 litros por persona al día.

En Türkiye, el Banco Mundial respalda un proyecto de economía circular y reutilización de las aguas residuales recientemente aprobado que permitirá mejorar las aguas servidas y los servicios de reutilización, aumentar el riego y la eficiencia, y fortalecer la capacidad y la coordinación institucionales para gestionar la circularidad del agua, ampliando así la cartera de opciones de suministro de agua y la resiliencia al cambio climático.

Aunque la capacidad instalada de desalinización sigue expandiéndose rápidamente en todo el mundo, las estructuras de gobernanza de las fuentes convencionales de agua tienen dificultades para ponerse al día. En respuesta a esta necesidad, el Banco Mundial ha establecido una comunidad de práctica sobre desalinización, cuyo objetivo es generar, recabar y difundir conocimientos sobre la gestión y la economía de la desalinización, asociándose con países y organizaciones líderes en el área y con plataformas como la Asociación Internacional de Desalinización.

Recuperar y reutilizar el agua es fundamental para un futuro seguro en relación con el agua, uno en el que se aplican los principios de la economía circular en lugar del modelo lineal e insostenible de “tomar, producir, consumir y desperdiciar”. La Práctica Global de Agua del Banco Mundial ha elaborado un marco para promover los principios de la economía circular y la resiliencia en el sector hídrico urbano, y para ayudar a los países a aplicar estos principios. Un sistema de agua circular y resiliente fomenta el uso más sostenible y responsable de los recursos hídricos, la energía y otros recursos; protege y regenera el agua y los ecosistemas naturales; reduce los desechos y la contaminación, y presta servicios hídricos resilientes e inclusivos, mejorando en última instancia los medios de subsistencia de las personas al tiempo que valora los recursos hídricos y el medio ambiente.

Mientras trabajamos para comprender mejor el valor de los recursos hídricos, necesitamos también inversiones para llevar a la práctica nuestros conocimientos e ideas innovadoras. Según estimaciones, las necesidades de inversión en infraestructura hídrica ascenderán a USD 6.7 billones para 2030 y USD 22.6 billones para 2050. En consonancia con esta gran necesidad, el Banco Mundial, incluida la Corporación Financiera Internacional (IFC), nuestra institución afiliada dedicada al sector privado, y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (Miga), ha elaborado recientemente un plan estratégico para movilizar financiamiento público, privado y en condiciones concesionarias, y fomentar las condiciones propicias para aumentar la inversión privada, la innovación y los conocimientos especializados.

Con el fin de continuar abordando las enormes necesidades de financiamiento del sector, el programa Aumentar la Reutilización del Agua (Scaling ReWater) del Grupo Banco Mundial está ayudando a los Gobiernos a ampliar sus inversiones en proyectos de tratamiento de aguas residuales, reutilización y desalinización de una manera rápida, sostenible y con costos competitivos.

Si queremos enfrentar la crisis del agua a gran escala, debemos utilizar métodos no convencionales y formas de financiamiento nuevas y disruptivas para lograr un futuro más sostenible y con seguridad hídrica para todos.

* Director global, Práctica Global de Agua

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí