Un barquito

0
27

Para Emilia

Velado por un oleaje azul/gris, entre blanca espuma navegaba un barquito con su forro despintado…

El cielo deslizado sobre el mar era un manto arrugado en rededor de su velamen destrozado y costillar fracturado, su crujiente estructura acunaba la forma y el prestigio de las naves en las crónicas marinas en cuyos masteleros y cofa las gaviotas encontraran serenidad y la visión de un horizonte promisorio; le cubría el aroma de las aguas profundas removidas por el huracán al enfrentar las gibas agresivas y el  vaticinio de su derrota, arrió las velas, no retaría más a los vientos contrarios y derivaría sin anclaje a timón suelto.

Velado por un oleaje azul/gris, entre blanca espuma navega un barquito con su forro despintado…

Tiempo de gallardo transitar con vientos favorables, su quilla vencedora ante la marejada hiende las impetuosas ondas; su casco sombrea los rizos enceguecedores por el Sol del amanecer, del quemante mediodía, del enrojecido ocaso y entre el rebullir bajo la cúpula nocturna su empuje remueve a las estrellas: la del norte marca la ruta y predice un buen amanecer. La fama trasciende la épica de sus desplazamientos, los coleccionistas codician la réplica construida dentro de botellas antiguas de vino resinoso.

Velado por un oleaje azul/gris, entre blanca espuma navegará un barquito con su forro repintado…

A partir de hoy ―sobre la blanca pared de tu casa― acunado por estelas viridinas surca la mar tranquila, a popa, a babor, a estribor la noche calma en tanto la proa señala serenamente un buen puerto en donde tu sonrisa será su muelle protector.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

5 + 19 =