Lectores sin fronteras

0
9

ShareAmerica

Washington, D. C., 8 de septiembre 2021.- Los clubes de lectura ofrecen compañía, un incentivo para leer y un foro para la conversación

La pandemia de coronavirus empujó a muchas reuniones de amantes de los libros a plataformas virtuales como Zoom, lo que les ayudó a ampliar sus miembros a nuevos vecindarios o, incluso, a cruzar fronteras de otros países.

En los clubes de lectura tradicionales, los miembros se ponen de acuerdo para leer el mismo libro en un mes determinado y luego se reúnen con un refrigerio para dialogar sobre este. Algunas son reuniones privadas, a menudo en un café o en la casa de alguien, mientras que otras se celebran en lugares como bibliotecas públicas. (Alrededor del 11% de los estadounidenses pertenece a un club de lectura, según una encuesta del Centro de Investigaciones Pew).

Davina Morgan-Witts, editora del sitio web BookBrowse, que es un recurso para los clubes de lectura y una guía para los lectores, dice que el giro hacia las reuniones en línea ha permitido a los clubes incorporar a nuevos miembros desde lejos o mantener a los antiguos miembros involucrados después de que se hayan mudado.

“Ya no era necesario estar en un radio de 10 millas”, afirma Morgan-Witts. La posibilidad de incluir a personas de otros países con perspectivas variadas ha sido una ventaja.

Conectar en silencio
Las amigas Laura Gluhanich y Guinevere de la Mare, que se entretenían sentadas en un bar leyendo juntas, pusieron en marcha un club de lectura muy poco tradicional. Se llama “Silent Book Club” (Club de lectura silencioso), y los miembros no discuten en voz alta los puntos más delicados de un libro. Los miembros se limitan a sentarse y leer juntos, ni siquiera el mismo libro. El club cuenta con 250 secciones en todo el mundo, entre ellas, las de Perth (Australia), Meerut (India) y Laramie (Wyoming).

Los miembros acuerdan reunirse en línea a una hora determinada, dedican unos minutos a mostrar el libro que están leyendo, 40 minutos a leer en silencio (en Zoom o una plataforma similar) y, al final, unos minutos a leerse mutuamente sus pasajes favoritos.

“El beneficio es la conexión: conectar con otros lectores e introvertidos sin necesidad de ser un experto en un determinado libro o género”, dice Gluhanich.

Al igual que los clubes tradicionales, estos foros en línea ayudan a los lectores a conocer ideas y títulos que podrían no haber conocido.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

tres × cuatro =