UNAM: exoesqueletos más económicos

0
309

La innovación en este exoesqueleto mexicano, comparado con otros desarrollados en el mundo, está reflejada principalmente en su precio, pues permitirá que cada vez más pacientes tengan acceso a esta tecnología. Lo anterior fue enfatizado en la conferencia “Exoesqueleto de miembros inferiores para pacientes con paraplejia”, que se llevó a cabo hoy en el edificio Mario Molina del Circuito Universitario de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam).

“El costo del exoesqueleto que hemos desarrollado es de alrededor de 10 mil a 15 mil dólares, pero en comparación con los exoesqueletos comerciales en el mundo, cuyo costo ronda los 40 mil a 100 mil dólares, tiene una gran ventaja”, aseguró Adriana Delgado Sandoval, integrante del equipo encargado de tal desarrollo.

Además, el precio podría disminuir un poco más, si se dejan de comprar algunas partes y se empiezan a desarrollar las propias.

“Otra ventaja que tenemos sobre otros exoesqueletos son los dos grados de libertad que tiene el instrumento en la cadera, ya que puede realizar tanto flexión y extensión, como abducción, esto le permitirá a la persona dar pasos laterales, además de tener un movimiento más natural”, comentó Delgado Sandoval.

Los exoesqueletos son usados con un objetivo en mente: la amplificación de la fuerza de quien lo usa. Este objetivo es buscado principalmente por el área militar, al permitirle a un soldado mover cargas pesadas por más distancias o en menos tiempo sin el esfuerzo habitual que implica hacerlo.

El área médica también busca usar exoesqueletos para mejorar la calidad de vida de las personas que han tenido alguna afectación de tipo medular. Este dispositivo en específico está diseñado para ayudar a las personas con lesiones medulares completas a nivel lumbar, aquellas que no pueden tener movimiento de las extremidades inferiores, explicó el coordinador del proyecto, Serafín Castañeda Cedeño.

El exoesqueleto desarrollado en el Laboratorio de Análisis de Movimiento de la Facultad de Ingeniería de la Unam, institución que forma parte de la mesa directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (Fccyt), tiene un peso de 25 kilogramos, está hecho principalmente de aluminios ligeros, da una autonomía de dos horas, va a una velocidad máxima de 12 a 15 pasos por minuto y es operado a través de una pantalla gráfica y secuencias pregrabadas. Ayuda a pacientes con lesión medular lumbar, quienes pueden tener una estatura mínima entre 1.60 y 1.80 metros, con un peso máximo de 80 kilogramos.

Puede realizar movimientos de flexión y extensión, y abducción de cadera; flexión y extensión de rodilla y flexión y extensión de tobillo. El dispositivo puede ejecutar movimientos como levantarse y sentarse de una silla, caminar sobre superficies planas, puede subir pequeñas pendientes de 10 a 20 grados y subir y bajar escaleras.

Retos futuros
En la construcción de la vivienda, los escalones deben tener ciertas dimensiones, no importa si es una casa habitación o es un edificio de 20 pisos y esta regulación no se cumple en nuestro país, lo que complica las cosas para el exoesqueleto diseñado en la Unam.

“Sin embargo, esta dificultad se podría resolver con la parte tecnológica, de cierta forma se tendría que hacer inteligente y que el exoesqueleto se pueda adaptar al entorno, a futuro ya está contemplado este reto dentro de las mejoras que se le tienen que hacer, que el exoesqueleto resuelva por sí mismo los retos que se le presenten en ambientes fuera de casa”, dijo Castañeda Cedeño.

La versión, presentada a los medios de comunicación, fue la tercera en tres años de trabajo. Actualmente se busca mejorar la libertad en el tobillo y en la planta del pie. Parte del proyecto fue financiado por el Programa de Apoyos a la Innovación y Desarrollos Tecnológicos de la Unam.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí