Puntuación de recurrencia del cáncer de mama predice beneficios de radioterapia

0
34

Houston, Texas, 7 de marzo de 2024.- Durante más de una década, los médicos han utilizado la puntuación de recurrencia de RT-PCR de 21 genes, comúnmente conocida como Oncotype u Oncoscore, para determinar qué pacientes con cáncer de mama deben recibir quimioterapia después de la cirugía de mama y qué pacientes pueden omitirla de manera segura.

Ahora, los investigadores del Houston Methodist han ampliado aún más la aplicabilidad de la prueba, usándola por primera vez para determinar si las pacientes con cáncer de mama en etapa temprana, también pueden omitir la radioterapia de manera segura.

Un estudio del Hospital Houston Methodist, publicado recientemente en Practical Radiation Oncology (PRO), encontró que la radioterapia mejoró las tasas de supervivencia entre los pacientes con puntuaciones de recurrencia intermedias a altas, pero no afectó las tasas de supervivencia en pacientes con puntuaciones de recurrencia bajas.

«Esta prueba nos ha ayudado a personalizar el proceso de tratamiento y a mejorar la calidad de vida al reducir el número de pacientes expuestos a terapias tóxicas que tienen un beneficio clínico mínimo para ellos. Tiene mucho sentido averiguar si podemos ayudar a personalizar también la radioterapia», expuso Bin Teh, vicepresidente de Oncología Radioterápica en el Hospital Houston Methodist e investigador principal del estudio.

Actualmente, se está llevando a cabo un gran ensayo clínico prospectivo nacional en los Estados Unidos, pero no se espera que sus resultados se publiquen hasta dentro de varios años. Mientras tanto, con el fin de proporcionar información y orientación clínica, Teh y un equipo de investigadores analizaron las puntuaciones de recurrencia y los registros médicos de casi 80,000 pacientes con cáncer de mama invasivo no metastásico positivo para receptores hormonales, negativo para HER2 y no metastásico. Los resultados se publicaron en el estudio PRO.

«Los pacientes con este perfil de diagnóstico, alrededor del 70% de los casos nuevos en los EE. UU., suelen estar en etapa temprana y de menor riesgo, por lo que estamos analizando sus oncoscores para ver si hay algún tratamiento que podamos omitir de manera segura», explicó Teh. «El otro 30% de los pacientes tienen variantes más agresivas o cáncer que se encuentra en una etapa más avanzada y con menos margen de maniobra sobre cómo proceder».

En el estudio, el 24% de los participantes fueron categorizados como de bajo riesgo (RS = 1-10), el 66% como de riesgo intermedio (RS = 11-25) y el 10% como de alto riesgo (RS = 26-100). Se encontró que la radioterapia produjo mejoras estadísticamente significativas en las tasas de supervivencia para aquellos con riesgo intermedio (P = 0,001) y alto (P < 0,001). No se observó ningún beneficio en la supervivencia de los pacientes de bajo riesgo (P = 0,184). "Aunque es bueno saber que algunos pacientes de muy bajo riesgo pueden tener flexibilidad adicional en función de estos resultados es igualmente bueno confirmar que la gran mayoría de los pacientes se benefician significativamente de las recomendaciones actuales de la radioterapia", expuso Teh. Los posibles cambios en las directrices de tratamiento con radioterapia afectarán a un número significativamente menor de pacientes que estudios similares sobre las puntuaciones de quimioterapia y recurrencia. En esos estudios se estableció que solo las pacientes en la categoría de riesgo más alto (mujeres posmenopáusicas con SR >25 y mujeres premenopáusicas con SR >16) debían recibir quimioterapia, aliviando de manera segura a aproximadamente el 70% de las pacientes a quienes no era necesario aplicárselas.

«Aunque estamos usando el mismo puntaje de recurrencia para tomar decisiones para la misma población de pacientes, el cálculo de riesgo/recompensa es diferente para estos dos tratamientos», explicó. «La radioterapia es más dirigida y tiene menos efectos secundarios indeseables. También es muy eficaz para eliminar las células cancerosas».

De hecho, Teh es cuidadoso al señalar que los médicos y los pacientes deben ser cautelosos al usar estos hallazgos para optar por no recibir radioterapia. «Nuestro estudio solo tuvo en cuenta la supervivencia, no la recurrencia regional local», enfatizó. «Otros estudios han demostrado que la radioterapia reduce el riesgo de recurrencia regional local.

Preocuparse de que el cáncer regrese o de tener que someterse a una cirugía y un tratamiento nuevamente, también afecta negativamente la calidad de vida».

Según Teh, incluso, los pacientes en la categoría de riesgo más bajo pueden encontrar que los beneficios de la radioterapia superan los inconvenientes. «Las personas todavía tienen muchas percepciones erróneas sobre la radioterapia basadas en hechos obsoletos, por ejemplo, que podría dañar la piel o afectar negativamente el corazón», explicó. «Ahora tenemos técnicas y tecnologías más avanzadas que nos permiten lograr los mejores resultados y minimizar los efectos secundarios».

La radioterapia también es increíblemente eficiente. La duración típica del tratamiento es de tres a cuatro semanas, cinco días a la semana, durante aproximadamente 15-20 minutos. La terapia hormonal, que también forma parte estándar del régimen de terapia conservadora de la mama, dura cinco años.

«Hace poco traté a una paciente con cáncer de mama que tenía 103 años», comentó Teh. «Lo hizo increíblemente bien. Así que ahora les digo a todos mis pacientes, si ella puede hacerlo, tú también puedes».

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí