Ráfaga: Un año electoral sangriento y muy violento

0
24

Jorge Herrera Valenzuela
Twitter / Facebook

Ciudad de México, 7 de marzo de 2024.- La delincuencia organizada y la no organizada no solamente implantaron el terror en la mayor parte del territorio nacional, imponen cuotas de toda naturaleza, secuestran, asaltan en las vías federales y privadas, extorsionan, disfrutando la impunidad otorgada por el presidente de México, “porque los delincuentes también son seres humanos” y se mantiene la orden de “abrazos, no balazos”.

Es cierto que en otros sexenios también se cometieron asesinatos contra civiles y contra militares, pero hoy la cifra rebasa las 180 mil víctimas. Hubo crímenes políticos, como los dos últimos más sonados, en 1994. La muerte del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio Murrieta y del guerrerense José Francisco Ruiz Massieu, quien iba a ser el líder la Cámara de Diputados. Ambos destacados priistas.

Recuerdo que, en la sucesión presidencial de 1920, el presidente Venustiano Carranza fue acribillado al estar durmiendo en Tlaxcalaltongo, Puebla. El coahuilense apoyaba a un civil para sucederlo. Álvaro Obregón no pudo ser dos veces presidente, lo mataron después de ser reelecto en 1928. Le correspondía ser el primer gobierno sexenal.

Basta con un asesinato para empañar el proceso electoral
La violencia impera en Guerrero, Guanajuato, Oaxaca, Michoacán, San Luis Potosí, Tamaulipas, Veracruz, Chiapas, aunque el tabasqueño no sabe nada de lo que ocurre en el País, a pesar de sus madrugadoras reuniones con “el gabinete de seguridad”.

Todo está en paz. Son los medios al servicio de los conservadores, de las oligarquías, de los intereses de los corruptos. Lo que pasa es que los representantes internacionales y los dirigentes católicos mexicanos también están en contra del tabasqueño.

Las mañaneras son para que el presidente de México se declare víctima, sin aceptar el terrorismo que operó para dinamitar caminos donde encontraron la muerte cuatro militares. Los parientes de la gobernadora de Guerrero no se salvaron del crimen consumado por los narcotraficantes. Uno de los últimos fue el exsuegro de Evelyn Salgado Pineda.

Para el gobierno federal los nombres y el número de políticos asesinados en esta etapa son precisamente eso, una lista de 180 mil familias que perdieron a uno o más de sus seres. Aparte está la gruesa libreta con los nombres de las y los desaparecidos, próximo a los 50 mil.

El único desaparecido que es buscado es un general revolucionario mexicano que murió en Panamá. El presidente envió un barco de la Secretaría de Marina con cien personas, civiles y militares, para que en tres meses hagan la búsqueda y localización del mexicano muerto hace 150 años.

¿Permitirán instalación de casillas?
La violencia que se genera con fuerza y parece cobrar arraigo, en cierta forma es un factor determinante en la decisión de muchos adultos de la tercera edad para acudir o no a depositar sus votos en las urnas correspondientes. “Sus” porque se elegirán presidente, senadores, diputados, alcaldes, presidentes municipales, etc…

El presidente de México ha asegurado en su mañanera del pasado martes 5, que es falso que la gente no vaya, por miedo, a las casillas electorales. Afirmó que es una campaña publicitaria, obra de quienes quieren que vuelva la corrupción, cuando la verdad, ahora ese mal está en la cúspide y precisamente en la familia presidencial: hijos, hermanos, cuñados, sobrinas, primas y los cercanos colaboradores.

En el País y fuera de nuestras fronteras circulan los comentarios de que la narcodelincuencia ya metió las manos en el proceso electoral y prueba de ello son los asesinatos como los consumados en Maravatío, Michoacán. Mataron a dos candidatos, Armando Pérez y Miguel Zavala, del PAN y del partido en el poder, respectivamente. “Los narcos no quería a ninguno de los dos en la presidencia municipal”, se dijo en las calles del mencionado municipio.

No veamos solo los porcentajes de la estadística criminal, preocupémonos del ambiente que puede existir la noche del sábado anterior al día de las elecciones y en el mismo domingo 2 de junio, desde las 8 de la mañana hasta las seis de la tarde.

La delincuencia organizada, ¿permitirá que se haga la instalación normal de los cientos de miles de casillas electorales?

En las ciudades capitales, en los municipios de mayor población, en las Alcaldías de la Ciudad de México, esperamos que no se susciten problemas de seguridad. Sin embargo, el temor está en las poblaciones apartadas, en los municipios con difícil comunicación terrestre o en aquellos donde el narco domina desde hace tiempo en Chiapas, Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Zacatecas, Guanajuato y Tamaulipas, entre otros.

¿Qué hacen los “líderes”?
Estamos en el Bicentenario de la primera Presidencia de los Estados Unidos Mexicanos, nombre oficial de nuestro hermoso México, que ocupó Guadalupe Victoria (José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Félix, nombre real) del 10 de octubre de 1824 al 30 de abril de 1829. Inicialmente, fue presidente interino y luego constitucional.

En las elecciones presidenciales, las de este 2024, participan Claudia Sheinbaum Pardo y Bertha Xóchitl Gálvez Ruiz, acompañadas de un zacatecano, postulado por el partido antipriista Movimiento Ciudadano.

Claudia, exjefa de Gobierno de la Ciudad de México, está nominada desde hace tres años por el presidente de la República. Es la candidata oficial y cuenta con el respaldo de las siglas del partido en el poder, del Verde Ecologista y del Partido del Trabajo. Se identifica la coalición por el rubro: “Sigamos Haciendo Historia”.

La senadora con licencia Xóchitl Gálvez cambió sus aspiraciones de ser jefa del gobierno capitalino por la aspiración a ser presidenta de la República, cuando el tabasqueño le negó el acceso a Palacio Nacional y participar en una de las mañaneras para ejercer su derecho de réplica. A la hidalguense inmediatamente la acogieron los presidentes del PAN, PRI y PRD, quienes estaban haciendo proselitismo a favor de la tlaxcalteca priista Beatriz Elena Paredes Rangel.

Xóchitl está en campaña y su lema es “Fuerza y Corazón Por México”. No militaba en el PAN, pero fue colaboradora del presidente Vicente Fox. Hoy la llaman “Candidata Ciudadana”.

Bueno, pero ahora no ocurre como en las campañas político electorales del pasado. ¿Por qué?

La respuesta, sencilla, están ausentes los “líderes” y eso resulta benéfico para las candidatas, dada la imagen pública de los seis hombres buscan llegar al Senado o cobrar en San Lázaro y una mujer que están al frente de los comités ejecutivos.

Alejandro Alfredo Moreno Cárdenas, más conocido como “Alito”, del PRI; del PAN, Marko Antonio Cortés Mendoza, simplemente identificado como Marko Cortés y del desvencijado PRD, José de Jesús Zambrano Grijalva, del dueto (no musical) “Los Chuchos”, están muy ocupados en la preparación para ser senadores plurinominales desde el próximo septiembre.

El trío tan pronto pudo, se apuntó en el primer sitio de la lista de candidatos plurinominales, en sus respectivos partidos. Después anotaron en lugares seguros a sus parientes e incondicionales, sin considerar a los militantes que trabajaron con el propósito de ser tomados en cuenta.

En el lado contrario, nadie duda la diaria e ininterrumpida campaña que realizará el presidente de la República a favor de su candidata. Recorrerá los 23 Estados que están gobernados por las mujeres y los hombres nominados por él.
Todo el aparato del inquilino de Palacio Nacional está en la talacha callejera, menos Mario Martín Delgado Carrillo, quien cobra como presidente del partido oficial.

Alberto Anaya Gutiérrez, desde el 8 de diciembre de 1990, presidente del Partido del Trabajo, también busca su posición en el Congreso de la Unión. El ingeniero aguascalentese vive como rey gracias a estar en la nómina del INE; recibe, mensualmente, millones de pesos que salen de nuestros impuestos.

En el llamado Partido Verde Ecologista de México, negocio familiar de Jorge Emilio González Martínez, “El Niño Verde”, seguramente solo esperan los cargos administrativos y las posiciones legislativas que le den en Palacio Nacional. La abogada guerrerense y diputada federal Karen Castrejón Trujillo figura, actualmente, como presidenta del Verde. Este partido sobrevive porque se alía con el ganador; primero con el PRI, después con el PAN y ahora con el grupo del tabasqueño.

Por lo que respecta a Movimiento Ciudadano, su dueño Dante Delgado Rannauro entró al “juego que todos jugamos” (como decía mi añorado colega Gustavo Mora) para subsistir en las primeras planas de las noticias y continuar en la nómina millonaria del Instituto Nacional Electoral. Tiene Dante un candidato presidencial que ya conquistó, con mucha anticipación, su medalla de bronce.

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí