Hipo crónico podría ser un indicio de algo grave

0
98

Dr. Mercola

Estados Unidos, 18 de abril de 2023.- Cualquier persona puede experimentar hipo a cualquier edad. Incluso, los bebés por nacer pueden tener hipo, lo que quizás los prepare para respirar. Aunque no hay un consenso sobre el rol del hipo en los adultos, diversos investigadores del University College London anunciaron en 2019 que el hipo en los recién nacidos desencadena señales cerebrales, lo que puede ayudar al bebé a aprender a regular su respiración.

El hipo describe el sonido que se genera debido a espasmos en el diafragma. El diafragma separa el abdomen y el pecho y reposa debajo de la caja torácica. Ejerce un rol importante en la respiración. Conforme el diafragma cae, crea una presión negativa en el pecho y usted inhala. Cuando exhala, el diafragma regresa a su lugar.

Un espasmo involuntario del diafragma hace que succione aire y, al mismo tiempo, la glotis se cierra para evitar que entre más. Esto provoca el clásico sonido ‘hic’ que caracteriza al hipo. Para la mayoría de las personas, el hipo es autolimitado y su duración es de varios minutos. Por lo general, no son algo de qué preocuparse y solo son molestos. Sin embargo, hay casos en los que el hipo puede ser persistente y durar más de dos días o, incluso, puede ser imposible de tratar cuando dura más de un mes.

Si experimenta múltiples episodios de hipo durante un tiempo prolongado esto también se considera hipo crónico. El hipo persistente o crónico puede convertirse en un problema médico en sí mismo. A pesar de ello, lo que también se sabe es que el hipo crónico o intratable en adultos se relaciona con varias afecciones médicas, como el cáncer.

Hipo crónico y persistente puede ser indicio de algo grave
Un estudio de caso de 2022 que se presentó en el Open Journal of Urology abordó el caso de un hombre de 66 años con un historial de dos años de hipo intratable. Cuando acudió al médico, no tenía síntomas que sugirieran cáncer de riñón. No obstante, una tomografía computarizada del abdomen reveló una masa bien definida en el riñón derecho que estaba creciendo hacia el espacio perirrenal.

Los investigadores observaron que el 80% de los casos de hipo intratable podían atribuirse a una causa orgánica y el 20% restante estaba relacionado con un desencadenante psicógeno. Escribieron que «las patologías en las glándulas suprarrenales y el riñón, en particular el polo superior, irritan el diafragma y los nervios frénico y vago, lo cual activa el reflejo del hipo».

Los tumores que irritan el diafragma y el nervio frénico podrían desencadenar hipo crónico o intratable. Esto puede incluir cáncer de hígado, cáncer de páncreas o pancreatitis, cáncer de intestino, cáncer de riñón y tumores suprarrenales. Además de ser un signo de crecimiento tumoral, hasta el 40% de los pacientes con cáncer experimenta hipo.

Aminah Jatoi, oncóloga médica de Mayo Clinic Rochester, y dos colegas hicieron una encuesta para medir la comprensión y la conciencia de los proveedores de atención médica sobre la importancia del hipo en pacientes con cáncer. Se recibieron noventa encuestas respondidas por médicos, enfermeros practicantes, enfermeras y asistentes médicos.

La encuesta reveló que el hipo era un problema poco reconocido en los pacientes con cáncer e, incluso, cuando se reconoció y se empezó a tratar, el 20% de los proveedores de atención médica señalaron que las terapias actuales no eran efectivas y que se necesitaban más opciones de tratamiento.

Un artículo de 2013 sugirió que el hipo refractario podría relacionarse con hiponatremia y los médicos deben considerar esto en su diagnóstico diferencial cuando los pacientes con cáncer presentan hipo crónico. Un artículo de 2021 señaló que una quinta parte de los pacientes con cáncer en su estudio sufría de hipo y el 54.1% de ellos tenía cáncer gastrointestinal.

Como señala The Atlantic, el hipo podría desencadenarse de dos maneras en los pacientes con cáncer. Quienes tienen cáncer tan cerca como para irritar el nervio frénico, como cuando hay presencia de tumores en el pecho, la garganta o la cabeza, podrían tener un mayor riesgo de desarrollar hipo crónico o intratable. Los investigadores también descubrieron que los medicamentos que se utilizan para tratar el cáncer, como la quimioterapia y los esteroides, también aumentan el riesgo.

Otras enfermedades asociadas al hipo crónico
Como quizá haya notado, ciertas cosas pueden desencadenar un hipo leve que desaparece en cuestión de minutos. Siempre que coma o beba demasiado rápido, tome líquidos muy calientes o muy fríos, bebidas carbonatadas o alcohol o estire demasiado el cuello, puede experimentar un hipo leve. Además, el hipo puede comenzar cuando experimenta altos niveles de estrés, como miedo y emoción.

Además de ciertos tipos de cáncer, el hipo crónico o intratable también se relaciona con otras enfermedades graves. Tal como ocurre con los tipos de cáncer que desencadenan el hipo crónico, estos problemas de salud pueden irritar el diafragma o el nervio frénico.

• Derrame cerebral
• Daño cerebral
• Esclerosis múltiple
• Irritación mecánica del tímpano.
• Trastornos gastrointestinales o abdominales
• Crecimiento en la glándula tiroides
• Diabetes
• Desequilibrio de electrolitos
• Pleuritis
• Neumonía
• Infección auditiva
• Dolor de garganta
• Asma
• Embarazo
• Pancreatitis
• Hepatitis
• Irritación de la vejiga
• Enfermedad renal
• Enfermedad de Parkinson
• Algunos medicamentos

Un artículo de 2021 presentó el caso clínico de un hombre con enfermedad de Parkinson que desarrolló hipo severo cuando tomaba agonistas de la dopamina para tratar la enfermedad, pero no sufrió de hipo cuando usaba levodopa, un agente del sistema nervioso central. Los corticoides, las benzodiazepinas, los medicamentos para el reflujo ácido, los barbitúricos y los opioides también se asocian con el hipo inducido por medicamentos.

Beneficio de tratar los síntomas huérfanos en los pacientes con cáncer
El hipo es uno de los “síntomas huérfanos” en pacientes con cáncer, que rara vez se analizan en las herramientas de evaluación. No obstante, como The Atlantic describe la experiencia de Colleen Kennedy durante el tratamiento de quimioterapia y radiación para el cáncer de pulmón en etapa 3, el dolor y la incomodidad pueden ser abrumadores.

“Ella no esperaba los ataques de hipo que empezaron a la mitad de su primera ronda de tratamiento. La dejaron sin aliento y le causaron dolor en su cuerpo, que ya estaba sensible. En ocasiones, activaban su reflejo nauseoso y la hacían vomitar.

Cuando se calmaron los ataques, se sintió cansada, dolorida, sin aliento, como si acabara de terminar una dura sesión de ejercicio. Eran, me dijo Kennedy, ahora de 54 años, «esto no se puede comparar con lo que consideraríamos episodios normales de hipo. Duraron casi un año”.

En la mayoría de las personas, el hipo es transitorio y parece que se desarrolla de la nada. Esto ocasiona que sean muy difíciles de estudiar. Una revisión sistemática de 2015 sólo encontró 341 pacientes en 15 estudios publicados que habían sido tratados por hipo persistente o intratable. Con base en la escasez de datos, los investigadores concluyeron que «esta revisión sistemática no reveló datos de alta calidad en los que se pudieran basar las recomendaciones de tratamiento».

La condición puede ser difícil de tratar y puede ser todo un reto para los pacientes. Un artículo de 2022 en BMC Cancer evaluó a 320 pacientes y reveló que la mediana de edad cuando se notificó el hipo por primera vez en este grupo de pacientes con cáncer fue de 63 años y fue mucho más frecuente en hombres que en mujeres.

En el grupo de 320 pacientes, el 89% que reporto tener hipo eran hombres y solo el 11% eran mujeres. En el 62% de los pacientes, se informaron episodios diarios de hipo; nueve pacientes lo experimentaron durante más de seis semanas y cinco tuvieron síntomas durante años.

El hipo es una molestia para la mayoría de las personas, pero el hipo crónico o intratable puede provocar pérdida de peso, menor consumo de alimentos, privación del sueño, fatiga y neumonía por aspiración. También puede desencadenar ansiedad, depresión y una mala función cognitiva. En pacientes con cáncer, algunos de estos problemas pueden acelerar la muerte.

Consejos para sobrellevar el hipo crónico
Cuando los remedios caseros o los medicamentos no aprobados no logran detener el hipo crónico o intratable, es fundamental aprender a vivir con ellos. Carlos Osborne experimentó hipo intratable durante 68 años. Se trató del caso más largo registrado, según lo que confirmó Guinness World Records.

Osborne nació en 1893 y desarrolló hipo después de una caída en la que se golpeó la cabeza. Kevern Koskovich describió cómo Osborne manejó su hipo a la revista Smithsonian mientras experimentaba hasta 40 espasmos diafragmáticos por minuto.

«Flexionaba el pecho tres o cuatro veces cada minuto», dice Koskovich, que conocía a uno de los hijos de Osborne y ahora vive en la cercana Correctionville, Iowa. “Se notaba que tenía hipo, pero no hacía ningún ruido. Se sacudía, esa es la mejor manera de describirlo”.

Por razones desconocidas, el hipo de Osborne se detuvo de forma repentina en 1990. Murió en mayo de 1991 a la edad de 97 años. Para la mayoría de las personas, el hipo crónico causa mucho estrés y altera la rutina. Intentar explicar la condición puede ayudar a aliviar un poco el estrés.

El hipo crónico dificulta el sueño, lo que, a su vez, reduce el nivel de energía al día siguiente y puede hacer que coma más para mantenerse despierto. Pero el hipo también dificulta comer y beber, lo que puede provocar pérdida de peso, deshidratación y desnutrición. A las personas que tienen hipo crónico o intratable les resulta más fácil comer cantidades más pequeñas durante el día en lugar de tres comidas grandes.

Las bebidas carbonatadas y los alimentos picantes pueden provocar hipo, así que deben evitarse a toda costa. Puede resultar más fácil beber pequeñas cantidades de líquido a lo largo del día para mantenerse hidratado. Ya que el hipo es impredecible, puede aumentar el riesgo de atragantarse con los alimentos o los líquidos, por ende, coma a bocados pequeños para prevenir la aspiración.

Remedios caseros que pueden aliviar el hipo
Si experimenta hipo leve, hay algunos remedios que puede probar en su hogar. La idea es hacer una actividad que interrumpa el reflejo del hipo y lo detenga. En caso de que estos remedios no funcionen o que el hipo siga apareciendo, podría ser el momento de identificar qué está irritando los nervios vago o frénico.

• Inspiración supra-supramáxima: inhale y aguante la respiración durante 10 segundos. Antes de exhalar, inhale dos veces más, y procure contener la respiración durante cinco segundos cada vez.
• Respirar en una bolsa de papel: hacer esto eleva su nivel de CO2.
• Estimular el nervio vago: jale su lengua, beba o haga gárgaras con una bebida fría, ejerza una suave presión sobre los globos oculares, beba vinagre o trague azúcar. También puede estimular la úvula o la nasofaringe posterior con vinagre nasal o sales aromáticas, hacer gárgaras o arcadas.
• Comprimir el pecho: lleve las rodillas al pecho y abrácelas o inclínese hacia adelante mientras está sentado.
• Mantenerse en movimiento: el Dr. Tyler Cymet, vicepresidente de eficacia institucional del Colegio de Medicina Osteopática de Maryland, ha encontrado algunos tratamientos que funcionan hasta el 25% del tiempo, que incluyen ejercicios de respiración, yoga y Pilates.
• Punto de acupresión: apriete la superficie de la uña del dedo meñique durante 10 segundos. El Dr. John Talbot cree que esto ha funcionado en poco más del 50% de las personas en las que lo ha utilizado.
• Estimulación nerviosa al tragar: Ali Seifi era neurocirujano en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas cuando inventó el Hicc Away. Seifi explica que tomar agua con fuerza a través de un dispositivo doblado o beber a través de una toalla de papel gruesa, hace que el diafragma se vaya hacia abajo al tragar, lo que rompe el ciclo del espasmo.

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí