La crisis humanitaria se agrava en Ucrania del Este

0
19

ShareAmerica

“No hay paz y los bombardeos ocurren diariamente”. Tal es la situación actual en el territorio controlado por Rusia al este de Ucrania, dijo un arzobispo de la iglesia ortodoxa ucraniana.

A pesar de incontables treguas, el arzobispo Serhiy, de Donetsk y Mariúpol, dice que las fuerzas dirigidas por los rusos han incrementado sus ataques militares en la región de Donbas, al este de Ucrania.

Serhiy es uno del millón y medio de personas desplazadas internamente, obligados a salir del territorio controlado por los rusos. Serhiy se trasladó a Mariúpol, una ciudad a 115 kilómetros al sur de Donetsk, aunque sigue atendiendo desde la distancia la Casa de la Merced, el hospicio que su iglesia administra desde hace 19 años en la región de Donetsk.

En los cuatro meses recientes, dijo Serhiy, las circunstancias se han agravado en su región, con más personas que acuden a su iglesia buscando la ayuda, tanto en vivienda como de alimentos y empleo.

“La gente hoy carece agua potable para beber”, dijo Serhiyl en un correo electrónico. “Nosotros llevamos comida, medicamentos, pañales, productos higiénicos personales, tres veces por semana”. Para agravar el problema hay limitaciones a los productos y medicamentos por persona. “Cada mes los abastecimientos y los medicamentos se hacen más caros, en especial, la insulina”.

Millones de ucranianos dependen de la ayuda humanitaria para su supervivencia diaria. La agresión rusa al este de Ucrania ha provocado la destrucción de miles de viviendas, escuelas y hospitales desde que el conflicto comenzara en 2014. Los servicios como agua y electricidad no son confiables. Las minas explosivas terrestres y otras municiones sin explotar también amenazan la vida de los ucranianos.

Serhiy agrega que el transporte cada vez es más caro y difícil, con muchos retenes de control y largas colas.

Estados Unidos, junto a organizaciones internacionales no gubernamentales, sigue ofreciendo a todos los afectados en Ucrania ayuda para sostener la vida.

Las iglesias regionales, incluyendo a la iglesia de Serhiy, prestan ayuda humanitaria desde el comienzo del conflicto. El clero y los voluntarios entrenados encuentran lugares en los territorios controlados por los rusos para poder servir comida caliente, entregar abastecimientos esenciales y ofrecer asesoría psicológica.

Por ello, Serhiy subraya la necesidad de que la ayuda humanitaria llegue por medio de organizaciones internacionales establecidos como la Cruz Roja que indica la distribuirán directamente entre los necesitados. “Porque si la ayuda cae en manos de los militantes no llegará a los necesitados”, dijo Serhiy.

Actualmente, Serhiy teme que la ayuda para los ucranianos esté disminuyendo, incluso cuando la crisis humanitaria se acelera. “Debido al prolongado conflicto militar muchos voluntarios, patrocinadores y donantes se han cansado. Y ahora hay muy poca ayuda”, dijo.

Serhiy afirmó estar agradecido “a todos en el mundo que no se mantienen indiferentes a los problemas de nuestro pueblo, los que lo ayudan a sobrevivir en estos difíciles tiempos”.

“Y en especial a los Estados Unidos de América, cuyo gobierno y pueblo apoyan a Ucrania”, aseveró Serhiy.

Estados Unidos continúa pidiendo a Rusia que cese su agresión en Ucrania y cumpla sus compromisos contraídos en los Acuerdos de Minsk. “El Kremlin controla la violencia al este de Ucrania y podría hacer que esa violencia terminara mañana, si el Kremlin lo quisiera”, dijo en mayo Heather Nauert, portavoz del Departamento de Estado.

Declaración de Crimea
A quinientos kilómetros de distancia de Donetsk, en la península de Crimea en Ucrania, Rusia invadió e intentó en 2014 anexionar el territorio, en clara violación del derecho internacional, provocando la condena mundial. Estados Unidos, junto a sus aliados, asociados y la comunidad internacional, ha denunciado constantemente este acto de agresión y se ha comprometido a seguir junto a Ucrania hasta que Rusia le devuelva sus territorios.

“Cuando los estados democráticos tratan de construir un mundo libre, justo y próspero, debemos mantener nuestro compromiso con el principio internacional de la igualdad de soberanía y respeto a la integridad territorial de los Estados”, afirmó el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en la Declaración de Crimea, un llamado reiterado, hecho el 25 julio, para que Rusia termine su ocupación de Crimea.

“Un principio internacional fundamental compartido por los estados democráticos: que ningún país puede modificar las fronteras de otro por la fuerza”, dijo Pompeo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cuatro =