ShareAmerica

La fragata de estilo clásico de la Guardia Costera de Estados Unidos, llamada “Eagle” (Águila), está haciendo sus rondas en el mar Caribe durante su sesión veraniega de capacitación de 2018, visitando Barbados, República Dominicana, Curazao, Honduras y Colombia.

Desde 1946, la función principal de “Eagle” ha sido la de servir como navío de capacitación para los cadetes de la Guardia Costera, a la vez que su otra misión es en el campo de las relaciones públicas, navegando por todo el mundo visitando otros países y participando en competencias y otros eventos con sus contrapartes internacionales.

“Yo tengo el mejor trabajo en la Guardia Costera”, expresó Matt Meilstrup, capitán de la fragata, en una conversación telefónica desde el puerto de San Juan, Puerto Rico.

Meilstrup es responsable de la capacitación de 900 futuros oficiales cada año a bordo de la fragata cuando el navío realiza visitas de “buena voluntad” en puertos internacionales.

La enseñanza de destrezas de navegación de hace varios siglos a cadetes en el presente pudiera parecer sorprendente en una era de barcos mecanizados y equipados con la tecnología más reciente. Pero la Guardia Costera, una de las cinco ramas armadas de las fuerzas militares de Estados Unidos, valora las lecciones tradicionales con las que sus oficiales son instruidos a bordo de “Eagle”.

Un embajador flotante de buena voluntad
“Cada vez que entramos a un puerto invitamos a la gente a que nos visite a bordo para hacer recorridos; también ofrecemos recepciones, compartimos relatos y aprendemos unos de otros”, dice Rachel Hammond, una cadete de cuarto año que el próximo año se graduará de la Academia de la Guardia Costera de Estados Unidos.

“Presentamos lo mejor de nosotros”, dijo el cadete de cuarto año Adam Wilhelm. “Enseñamos al público sobre la Guardia Costera, lo que hacemos y que en el futuro hará más fácil relacionarse”.

La Guardia Costera desempeña una función importante en la protección de zonas con mar y suelo marino ubicadas a cierta distancia de la costa, denominada “zona económica exclusiva”, donde conforme a la ley internacional el país tiene derechos exclusivos para la pesca, la perforación y otras actividades económicas.

La fragata y su tripulación ayudarán a celebrar el 200 aniversario de Chile este verano al unirse al grupo de fragatas de América del Sur que actualmente circunnavega el litoral del Continente (Americano) y reuniéndose en lugares clave, como en Curazao del 15 al 18 de julio.

“Esperamos con entusiasmo ver a nuestros navíos hermanos que realizan el mismo trabajo que ‘Eagle’”, dijo Meilstrup. Asimismo, cada vez que “Eagle” y su tripulación entran en un puerto internacional “nosotros mostramos un poco de Estados Unidos”, agregó.

Aprender al hacer
Los cadetes aprenden a dirigir el navío con el enorme timón de madera y metal, navegando guiados por el sol y las estrellas y operan más de 6,800 metros cuadrados de velamen y casi diez kilómetros de jarcia, que es el sistema de sogas y cables con que se posicionan las velas y que sujeta los mástiles. A diferencia de lo que hoy aprenden los cadetes en las aulas, dijo Meilstrup, “aquí realmente hay que hacerlo. Ellos hacen cosas y nosotros les dejamos hacerlo, en ocasiones, los ponemos a hacer cosas que suelen hacerlos sentirse desubicados. El crecimiento es exponencial y con ello ganan confianza”.

Hammond dijo que está aprendiendo a tener confianza y sobre liderazgo al comandar a los cadetes más jóvenes en el timón de la fragata. “Uno no se puede enfocar en una sola cosa. Hay que poder ver todo el cuadro general. Los oficiales a cargo no pueden saber cada detalle de cada cosa, por lo tanto, confiamos en nuestra tripulación y confiamos en lo que hacen para que esta operación transcurra sin dificultades”.

“Esto es navegar a la vieja usanza”, explicó Wilhelm. “Uno de los principales trabajos que tenemos en “Eagle” es navegar con las velas y una de las principales lecciones que aprendemos es que no lo puede hacer uno solo. No hay una sola tarea en la fragata que uno pueda hacer por si mismo”.

“Todo requiere de trabajo en equipo”, afirmó Wilhelm.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 3 =