La medicina espacial es una especialidad de las ciencias de la salud que estudia el proceso de adaptación del hombre a los ambientes espaciales (gravedad cero) y el control de la salud de los astronautas.

Las adversidades que enfrentan los astronautas para sobrevivir en un ambiente hostil son diversas, por ello, se desarrolla tecnología que permita la supervivencia de los viajeros espaciales para que lleguen cada vez más lejos en el conocimiento del Universo.

Los beneficios derivados de los avances de la ciencia y tecnología espacial en la vida cotidiana son enormes. Hasta el momento, entre los desarrollos que han surgido a partir de la medicina espacial están el marcapasos cardiaco, que es reprogramable desde el exterior; la silla de ruedas conducida con el movimiento de los ojos para enfermos parapléjicos; el bastón de rayos láser, que le otorga una marcha segura a los invidentes; el traje anti-G, pantalón que ejerce presión en las extremidades inferiores para evitar la pérdida del conocimiento al regresar a la Tierra; el desfibrilador automático, dispositivo colocado bajo la piel que reconoce y corrige las arritmias cardiacas, y la telerrobótica quirúrgica, utilizada en operaciones a distancia a través de un sistema de medición de magnitudes físicas que permite transmitir datos obtenidos a un observador lejano (telemetría).

A nivel mundial, México ocupa el lugar número 15 en el mercado aeroespacial. La academia, industria y gobierno unieron esfuerzos para lograr que se consolide un Instituto Nacional de Medicina Espacial, con recursos humanos altamente capacitados que permitan que nuestro país goce de un mercado que crezca a doble dígito por año y que actualmente cuenta con negocios de 500 mil millones de dólares anuales y continúa creciendo, comentó el director de la Agencia Espacial Mexicana, Francisco Javier Mendieta.

Durante el Simposio Medicina del Espacio, organizado por la Academia Nacional de Medicina de México (Anmm), Mendieta informó que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) trabaja en un proyecto a largo plazo para implementar la telemedicina (consultas de primer nivel que llegarían vía satélite) a 120 mil poblaciones del país.

En la sesión conjunta de la Anmm con la Sociedad Mexicana de Medicina del Espacio y Microgravedad y la Agencia Espacial Mexicana, realizada el pasado 4 de mayo, estuvieron presentes Rogelio Sánchez García y Teresa de la Torre León, dio a conocer el Foro Consultivo Científico Tecnológico (Fccyt).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí