Cuatro pasos para crear aplicaciones que impulsen transformación del negocio

0
32

Ciudad de México, 21 de octubre de 2022.- Con la innovación, automatización y modernización en el centro de la transformación empresarial, el jefe de Marketing de Portafolio Prakash Vyas, de la empresa de low-code de alto rendimiento OutSystems, describe cuatro zonas prioritarias clave al momento de desarrollar nuevas aplicaciones diseñadas para facilitar y simplificar el cambio.

Hoy en día, nos encontramos en un punto en el que el desarrollo de aplicaciones y los servicios de información que proporciona una organización son el principal impulsor de la configuración de una empresa. Utilizamos la palabra “impulsor” de forma importante. Las aplicaciones solían ser el principal facilitador, pero han progresado hasta convertirse en el principal impulsor y el desarrollo en este espacio se divide en cuatro áreas.

#1 Experiencia del cliente
Consideremos, en primer lugar, las aplicaciones de experiencia del cliente, que son la parte delantera y actúan como el escaparate de una organización. Deben desarrollarse de forma impecable y al ritmo de la empresa, además de evolucionar mediante una iteración continua para satisfacer las necesidades siempre cambiantes del consumidor.

Además, el perímetro digital de una empresa se extiende a una serie de puntos de contacto omnicanal con el consumidor que incluyen la web, el móvil y los wearables. Se trata de ayudar a consolidar el recorrido del cliente y ofrecer a los usuarios la posibilidad de relacionarse con una organización desde cualquier lugar y en cualquier momento, pero de forma fluida y sin obstáculos.

#2 Innovación en el espacio de trabajo
El segundo espacio es el del propio lugar de trabajo. En las empresas digitales modernas, el lugar de trabajo de la organización debe ser transparente para sus consumidores. En consecuencia, una experiencia de cliente ejemplar depende de una experiencia de usuario ejemplar. Las empresas suelen crear más aplicaciones nuevas porque quieren ofrecer a sus empleados las mismas experiencias que disfrutan los trabajadores cuando se conectan como consumidores. Claramente, aquí podemos decir que la consumerización de las TI es una tendencia sólida, mejora el flujo de trabajo y permite a todas las partes interesadas de la empresa realizar transacciones mucho más rápidas.

#3 Automatización de procesos
Se trata de un área de increíble evolución. Las organizaciones tienen procesos a todos los niveles: empresarial, de flujo de trabajo y de sistema a sistema. Tienen que ser eficientes y fiables para que las transacciones se realicen sin problemas. Por ejemplo, la compra de productos en línea implica un customer journey o “viaje del consumidor”, como un proceso a través de las propiedades de una organización digital para realizar la selección y la evaluación. Esto impulsará los procesos de flujo de trabajo de la compra (logística) y el proceso de pago de sistema a sistema (transacciones). Las aplicaciones desempeñan un papel fundamental en la gestión del viaje o recorrido de un empleado, de un socio o de un cliente, de forma que se puedan vincular todos esos sistemas internos y hacer que funcionen con rapidez para lograr la eficiencia operativa.

#4 Modernización de aplicaciones
La única constante en la vida es el cambio y las aplicaciones no se libran de ello. Las empresas modernas se definen a sí mismas a través del software en todos los niveles a diferencia de una empresa tradicional que utiliza el software principalmente en el “back office”, como facilitador. Esto hace que la tarea de modernizar el software sea mucho más complicada para una empresa moderna si utiliza TI tradicional. Así pues, pasemos a la modernización de las aplicaciones. Las organizaciones deberían trabajar ahora para crear aplicaciones más sencillas, flexibles y escalables. Un buen ejemplo es la tendencia a dejar de lado las aplicaciones monolíticas de ERP o similares, en favor de la creación de aplicaciones más modulares y con más componentes, que idealmente serían nativas en la nube.

Las empresas no quieren “alquilar su futuro” a los proveedores de SaaS o a otros gigantes de la vieja escuela, sino que quieren ser dueños de los elementos cruciales de su paquete de TI y ser capaces de optimizar, racionalizar y materializar la funcionalidad cuando y donde la necesiten. No se puede diferenciar con el software estándar: hace que todo el mundo sea igual.

Otros factores de influencia
En cuanto a otros factores que influyen en este argumento, las nuevas iniciativas de desarrollo de software, a menudo, se verán ahora impulsadas por el creciente uso de la automatización de procesos robóticos (RPA) y la aplicación integrada de la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático (ML).

Aunque las organizaciones siempre se sentirán atraídas por pulir el brillante frente del stack de TI a nivel de la interfaz de usuario y de la “aplicación”, la mayor parte de los avances clave se están produciendo ahora en el back-end, sobre una base de despliegue e integración continuos. Pero todo esto sólo es eficaz si automatizamos, cambiamos y modernizamos los procesos adecuados, y aunque cambiar los procesos es realmente difícil, el low-code permite a las organizaciones hacerlo de forma rápida y eficaz.

Aunque estamos diciendo las cosas con claridad, todavía es posible construir una mala aplicación, y ésta es una que no satisface las necesidades de las personas que la utilizan. La mayoría de las aplicaciones serán utilizadas por muchas personas, por lo que deben ajustarse a muchos casos de uso diferentes y admitir los matices de optimización y personalización. Las organizaciones modernas construyen ahora aplicaciones modulares y combinables en las que deben cambiar los componentes de trabajo de las aplicaciones y, de nuevo, el low-code de alto rendimiento reduce esa tarea de lo que suelen ser semanas a días.

Para los que crecimos programando en superordenadores antes de vivir la revolución del PC a finales del siglo pasado, la perspectiva de que la computación cuántica impulse otra reinvención a gran escala del software es desalentadora y emocionante al mismo tiempo. Podemos construir el tejido inmediato y futuro de las aplicaciones de software de forma más eficaz si adoptamos las plataformas de aplicaciones modernas y las ventajas de automatización que conlleva el low-code y el mayor poder de la nube.

Hoy tenemos muchas aplicaciones, pero mañana seguiremos construyendo, así que equipémonos con las herramientas adecuadas para el trabajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí