Ciudad de México, 5 de septiembre de 2022.- Las presiones inflacionarias, las incertidumbres políticas y la protección del mercado siderúrgico latinoamericano son factores que determinaron el desempeño de la industria en el primer semestre de 2022. Sin embargo, según datos de Alacero, la Asociación Latinoamericana del Acero, responsable de concentrar el 95% de la producción de la cadena, el período fue mejor de lo esperado.

“El crecimiento regional fue posible gracias a los precios récord de las materias primas, las principales exportaciones de América Latina y las presiones inflacionarias que llevaron a los bancos centrales a subir las tasas de interés. A pesar de ello, las expectativas del mercado apuntan a una desaceleración económica para 2023, sumados a los múltiples desafíos que enfrenta la industria, donde la sustentabilidad es mayor”, explicó Alejandro Wagner, director ejecutivo de la entidad.

En los primeros seis meses de 2022, la producción bruta anual en América Latina cayó 2.3% frente al primer semestre de 2021, y 3.1% frente al segundo semestre del mismo año. Países como Chile (-14.1%), Perú (-10.1%), Brasil (-2.8%), México (-1.2%) y Colombia (-0.6%) presentaron reducciones. Por el contrario, Argentina registró un aumento del 4.1%.

La producción de acero laminado estuvo un 1.4% por debajo del primer semestre del año anterior y un 0.4% por debajo del segundo semestre del mismo año. Las reducciones se dieron en Chile (-19.9%), Brasil (-9.2%), Argentina (-4.5%) y Colombia (-2.3%). Perú (+0.3%) registró estabilidad y México creció 13.6% en el primer semestre.

“Cada país tiene sus peculiaridades para el desempeño de esta industria, que es una de las más importantes en todas las economías; pero, en general, la crisis internacional provocada por la guerra rusa resultó más larga de lo esperado. Por lo tanto, la tendencia es que el consumo se mantenga bajo hasta 2023”, analiza el experto.

En cuanto a los datos de producción de acero crudo a junio de 2022, la comparación mensual indica que la producción fue de 5,318.7 mil toneladas, un 4.2% inferior al mismo período del año anterior y un 2.6% inferior a la de mayo de 2022. La producción de hornos eléctricos también cayó un 5.7% mensual; mientras que los altos hornos aumentan un 0.7%. Ambos datos son con relación a mayo de 2022. En cuanto a la producción de laminados, cuando se hace la comparación mensual, la producción de junio fue de 4,667 toneladas, un 3.0% inferior a la de junio anterior y un 0.7% inferior a la del mes anterior, mayo de 2022.

¿Cuál es el escenario de México?
En México, el aumento en la producción de acero laminado en la construcción se dio porque el sector creció de la mano de la obra pública. Mientras tanto, la obra privada sigue estancada por la creciente inflación (materiales para la construcción +16.9% entre enero/mayo-22).

En la industria automotriz ocurrió el crecimiento de la producción en el primer semestre de 2022, en especial la de vehículos ligeros, a pesar de la falta de semiconductores y el impacto inflacionario en la cadena de suministros.

En mecánica, se pronostica que la producción se recuperará en 2022. El sector empieza a acomodarse luego de la nebulosa que generó el aumento de precios y la falta de insumos en el marco de la guerra Ucrania-Rusia. Para el uso doméstico, la demanda sostenida impulsó la producción. En un contexto de altas tasas y aceleración de precios, el consumidor está volcando sus ahorros a la compra de electrodomésticos para proteger sus ingresos, lo que sostiene el crecimiento del sector.

Con el objetivo de debatir estos desafíos del sector, como el desarrollo económico y la defensa comercial y proponer posibles soluciones, como la sustentabilidad y la energía sustentable, Alacero realiza anualmente el Congreso Alacero Summit 2022. La edición de este año será en Monterrey, México, los días 16 y 17 de noviembre.

Colombia: El acero bruto, cae 0.6%; el laminado, 2.3% en primer semestre de este año
Para 2022, en Colombia se espera que la construcción finalice el año con una expansión anual moderada, en el marco de una tasa de interés real positiva, que acompaña a la inflación.

En el sector automotriz, el crecimiento de la producción es impulsado por la demanda (las ventas de autos nuevos crecerían 6.0% al cierre del año) y persisten los problemas de abastecimiento de autopartes por la guerra Rusia-Ucrania.

En cuanto a mecánica no se prevé un impulso mayor de la inversión empresarial en bienes de capital, como consecuencia del aumento de precios de las materias primas y de la tasa de interés. Para el uso doméstico, a pesar del contexto de alta inflación y altas tasas de interés, se prevé el sostenimiento de la demanda, impulsada por las políticas de promoción del consumo.

Datos más relevantes de este periodo:

• En los primeros seis meses del año, la producción bruta anual en América Latina cayó 2.3% frente al primer semestre de 2021 y 3.1% frente al segundo semestre del mismo año. Países como Chile (-14.1%), Perú (-10.1%), Brasil (-2.8%), México (-1.2%) y Colombia (-0.6%) presentaron reducciones.
• La producción de acero laminado también presentó bajas, pues esta estuvo un 1.4% por debajo del primer semestre del año anterior y un 0.4% por debajo del segundo semestre del mismo año. Chile, Brasil, Argentina y Colombia mostraron reducciones, mientras que Perú registró estabilidad y México siguió creciendo, ¡Tan solo en este primer semestre obtuvo un 13.6% más!
• En México, el aumento en la producción de acero laminado en la construcción se debió a que el sector creció de la mano de la obra pública, mientras que la obra privada se mantuvo estancada por la creciente inflación, sobre todo de materiales para la construcción, que presentaron un +16.9% entre enero y mayo de 2022.
• La producción del sector automotriz presentó un aumento durante este primer semestre, en especial, en vehículos ligeros y a pesar de la falta de semiconductores y el impacto inflacionario en la cadena de suministros.
• En mecánica, la producción espera un gran cierre de año, pues se prevé que esta se recupere durante el 2022. El sector está atravesando por un reacomodo, luego de la nebulosa que generó el aumento de precios y la falta de insumos en el marco de la guerra Ucrania-Rusia.
• Finalmente, para el uso doméstico, la demanda sostenida impulsó la producción. En un contexto de altas tasas y aceleración de precios, el consumidor está gastando más en la compra de electrodomésticos para proteger sus ingresos, impulsando el crecimiento del sector. ¿Ya habías notado el aumento de precios en los refrigeradores o en las estufas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí