Premian a edificios energéticamente sustentables

0
33

Cada día es más evidente la necesidad de reforzar las iniciativas hacia la sustentabilidad si se quieren controlar o incluso revertir, los efectos del cambio climático ya que cada acción cuenta, entre ellas el uso eficiente de energía en inmuebles. Con el fin de reconocer los esfuerzos en este sentido, se llevo a cabo en el auditorio de la Torre Reforma la ceremonia de premiación del proyecto piloto Excelencia en Eficiencia Energética en Edificios E4.

“El E4 es un sistema de evaluación comparativa que busca identificar a los inmuebles más eficientes en cuanto a su consumo energético para disminuir el consumo de energía y los costos económicos asociados y su huella ecológica. Es una herramienta que apoya a la toma de decisiones, tanto a los dueños de los inmuebles como los property managers, para ver en qué nivel estamos y hacia dónde podemos llegar”, explicó el representante de la Cooperación Alemana GIZ, Salvador Rodríguez Kuri.

Para otorgar el premio se hizo un análisis de 32 inmuebles repartidos en 16 estados de la República Mexicana durante un periodo de 4 meses, bajo un estándar de consumo energético de 166 kilowatts/hora (kwh) por metro cuadrado y, aunque se evaluaron inmuebles ya existentes, se prevé que este sistema también se aplique en el futuro a construcciones nuevas.

Para poder obtener el promedio de eficiencia por metro cuadrado en una escala de 1 a 100 puntos, se dividió el índice de consumo energético pronosticado entre el consumo de energía eléctrica medido. Esta medición de puntos está basada en el sistema Energy Star de Estados Unidos, en donde la eficiencia se otorga de 75 puntos en adelante; sin embargo, los edificios premiados tenían 90 o más puntos bajo un estándar de excelencia mexicano. A su vez, los ganadores recibieron una etiqueta que los reconoce como energéticamente sustentables y que tiene un año de vigencia.

“Como sabemos, la urbanización avanza en todo el mundo y en nuestro país es particularmente importante, estamos en un 78 por ciento de urbanización y va a ser mucho más en uno o dos años”, dijo Amparo Martínez Arroyo, directora general del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (Inecc).

Agregó que “alrededor del 15 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) vienen de edificaciones de las ciudades y si no hacemos nada, puede multiplicarse unas 7 veces para el 2050”.

Para que este tipo de iniciativas de sustentabilidad energética tengan el efecto deseado es importante bajarlas a un nivel local. “Reconozco el esfuerzo del Inecc, que está trabajando con el gobierno de la Ciudad de México y con la Secretaría de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, porque este tipo de tecnologías se están aplicando en ciudades de Estados Unidos. (…) Hay que promover esta práctica para que otras edificaciones puedan aspirar a esto”, complementó Odón de Buen Rodríguez, director general de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de Energía.

En la Ley General del Cambio Climático (Lgcc), publicada el 6 de junio del 2012 en el Diario Oficial de la Federación, se señala que el país asume el objetivo indicativo o meta aspiracional de reducir al año 2030 un 22 por ciento de emisiones con respecto a la línea de base y un 50 por ciento de reducción de emisiones al 2050 en relación con las emitidas en el año 2000. Es justo en congruencia con estos objetivos que surge la decisión de aumentar la competitividad en el ámbito de construcciones verdes y sustentables, enfatizó el subsecretario de Planeación y Transición Energética de la Secretaría de Energía, Leonardo Beltrán Rodríguez.

“Hoy con la Reforma Energética tenemos un instrumento jurídico que le asigna la misma importancia a la eficiencia energética como a la generación limpia. (…) Alcanzar un mayor confort, mayores oportunidades de negocios e incluso nuevos mercados que no teníamos contemplado es algo muy importante”, continuó Beltrán.

En el nuevo escenario mundial en donde se ha vuelto imperativo reconocer y actuar frente a los efectos del cambio climático, cada pequeña acción debe estar enmarcada en acuerdos y objetivos generales, tanto nacionales como internacionales.

“En el Acuerdo de París tenemos un objetivo y es justamente que a mediados de siglo balanceamos nuestras emisiones y operemos como sociedades, como países, como sectores, de manera localizada con respecto al aumento de temperatura en el planeta. Si pasamos esto a la estructura de un edificio, tendríamos que reducir al máximo nuestro consumo y nuestra generación de gases de efecto invernadero”, concluyó Rodolfo Lacy Tamayo, Subsecretario de Planeación y Política Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Los ganadores del proyecto piloto Excelencia en Eficiencia Energética en Edificios E4 fueron: primer lugar para el edificio Azul Masasyk de la Ciudad de México; segundo lugar para el edificio del Corporativo HSBC en Puebla; la Torre Origami en la Ciudad de México ganó el tercer lugar y el cuarto sitio para el Corporativo Banorte en la Ciudad de Morelia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cuatro =