Como brazo científico y técnico del Sistema Nacional de Cambio Climático, el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (Inecc) tiene como obligación tender puentes y abrir los canales de comunicación para que podamos entre todos reunir el mejor conocimiento disponible para la toma de decisiones. Los Institutos de Investigación del Estado necesitamos garantizar que las decisiones que se tomen en los ámbitos de nuestra competencia no se tomen por ignorancia, sostuvo Amparo Martínez Arroyo, directora general del Inecc, en la inauguración de las mesas de trabajo sobre calidad del aire.

Estas mesas, parte del Encuentro Nacional de Respuestas al Cambio Climático: Calidad del Aire, Mitigación y Adaptación, “son parteaguas, porque se revisa lo que tenemos, lo que hay en el mundo y nos da idea de cómo nos vamos a organizar para dar un paso más allá de lo que tenemos, pero todos juntos”, dijo.

Informó que “el Inecc contribuye a fortalecer la operación y coordinación de las Redes de Monitoreo Atmosférico y a integrar y difundir la información a nivel nacional; sin embargo, los Sistemas de Monitoreo de la Calidad del Aire son responsabilidad de los gobiernos estatales, esa dualidad ha sido complicada, pero por suerte, toda la parte de gestión que lleva la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) ha sido con una colaboración total, lo que ha facilitado, a nivel de gobierno federal, dar los pasos que se tienen que dar para caminar a un mismo ritmo con estos Sistemas de Monitoreo Atmosférico y, con ello, las medidas que se deben tomar en todo el país para mejorar la calidad del aire en las zonas urbanas”.

Los temas que se tratarán durante las mesas de trabajo de calidad del aire serán: salud ambiental, estudios regionales, actividades de organizaciones de la sociedad civil, monitoreo, dinámica atmosférica, modelos (las posibilidades de nuevas tecnologías para el monitoreo), inventarios, modelos de dispersión, herramientas de evaluación, actividades en los estados y sustancias tóxicas en el aire. Sobre este último tema aprovechó para mencionar que el Inecc cuenta con un inventario nacional de sustancias químicas, que contribuye a mejorar su gestión integral.

La calidad del aire se ha colocado de nuevo en la agenda pública en forma prioritaria debido a que la ciudadanía está muy al pendiente de las contingencias. “Se estima que a nivel global ocurren cerca de 3 millones de muertes prematuras debido a la mala calidad del aire; en México, se calcula que fallecen anualmente 20 mil en todo el país y cerca de 9 mil en el área metropolitana (de la Ciudad de México, Zmcm). Según el Banco Mundial, el número de muertes en el país por la misma causa, aumentó de 18 mil en 2005 a 22 mil en 2010, lo que representó cerca de 500 mil años de vida potencial perdidos”, señaló Mauricio Hernández Ávila, director general del Instituto Nacional de Salud Pública.

Además, dijo, se calcula que el costo en salud debido a la mala calidad del aire es cercano al 2% del Producto Interno Bruto (PIB) y que corresponde a más del 20% del presupuesto del sector salud. “Por ello, la magnitud del problema en el país nos preocupa, principalmente, porque se han incrementado las ciudades de más de 500 mil habitantes en donde la calidad del aire no es segura para la salud varios días del año, situación que especialmente se presenta en 11 ciudades de México que tienen más de un millón de habitantes”, agregó.

“Estos recientes eventos de contingencia que padeció la Ciudad de México nos han recordado muy críticamente que el combate a la contaminación atmosférica debe basarse en un sólido análisis científico y en una visión multidimensional y multisectorial que nos permita observar todas las posibles aristas que componen el fenómeno”, sostuvo Ana Patricia Martínez Bolívar, directora general de Gestión de la Calidad del Aire y Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes de la Semarnat.

Señaló que “hoy más que nunca se deben fortalecer los pilares de la gestión de la calidad del aire y que para ello se requiere una comunicación efectiva con la sociedad, legislación de vanguardia, monitoreo e inventarios de emisiones basados en metodologías sólidas y homologadas, coordinación interinstitucional, transversalidad de las políticas y participación ciudadana”.

Aunque existe una experiencia de 30 años sobre el tema de gestión de la calidad del aire, “todos los días son buenos para seguir aprendiendo, y en espacios como el que hoy nos ofrece el Inecc, este aprendizaje se vuelve aún más productivo, sobre todo, cuando la sociedad reclama la solución a los problemas de contaminación”.

En su participación, Telma Castro Romero, directora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, destacó que desde la academia “lo que vemos es que hay una carencia importante de técnicos o profesionistas en el área de calidad del aire, eso es parte de las cosas que nos toca (resolver) como Universidad, y por eso estamos impulsando que haya más gente interesada en estos temas”.

“El problema de fondo de la calidad del aire en la Ciudad de México es la manera tan desordenada como hemos crecido. “Por eso, es importante que los que gobiernan, la academia y los tomadores de decisiones e instituciones como el Inecc, tengan una continua coordinación para enfrentar la problemática ambiental de la región del centro de México y de todo el país”.

En este sentido, Víctor Manuel Menéndez Flores, director general adjunto de Planeación, Sustentabilidad Metropolitana y Vinculación de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), señaló: “hemos tenido que recurrir a un tipo de medidas emergentes, las cuales han ocasionado disgusto en muchos sectores de la sociedad porque existe la percepción de que se han tomado a la ligera y no es así”. Dijo que si se hace una comparación “relativa” de los niveles de contaminación que ha habido en la Ciudad de México en años y décadas pasadas se podría ver que “hemos bajado los niveles de ozono y se podría reconocer la magnitud y eficacia con que han funcionado las acciones emprendidas”.

En su oportunidad, Yoshito Mitani Nakanishi, director general de Metrología de Materiales, Centro Nacional de Metrología (Cenam), reconoció el esfuerzo del Inecc por impulsar la homologación de mediciones de la calidad del aire en el país para generar referencias confiables. “En ese objetivo hemos trabajado con el Instituto, lo que queremos es ganar tiempo para que tengamos esta eficiencia de mediciones con referencias comparables”.

Víctor Hugo Páramo Figueroa, coordinador general de Contaminación y Salud Ambiental del Inecc, enfatizó que dentro de las actividades programadas en el bloque de calidad del aire también se va a tratar el tema de sustancias químicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí