Ejidatarios de Tamiahua, la Fundación Pedro y Elena Hernández, A. C. y la Comisión Nacional Forestal (Conafor) impulsan trabajos de restauración de 1,453 hectáreas en cuatro ejidos de la Laguna de Tamiahua, con lo que buscan recuperar la funcionalidad eco hidrológica e impulsar el desarrollo económico de la región a largo plazo.

Después de la industria petrolera, la pesquera es la segunda actividad económica en importancia de la región Golfo de México. La correlación directa entre la producción pesquera y la conservación de los manglares favorece, al menos, a 900 mil personas que se dedican a esta actividad, destacando entre las poblaciones de la región, el municipio de Tamiahua.

Una de las principales causas de la migración en el corredor costero de Tamiahua, es la falta de empleo. A nivel de cuenca del Río Tancochin, Tamiahua es uno de los municipios que ha tenido crecimiento negativo en los últimos dos censos de población y vivienda. En este sentido, se busca crear alternativas de trabajo en los ejidos y comunidades que participan en el Programa de Servicios Ambientales (PSA) por Conservación de la Biodiversidad y fortalecer la plataforma social que se ha logrado construir bajo la implementación del programa basado en la restauración ecológica de los manglares y en el mejoramiento forestal de los pastizales y acahuales adyacentes.

En el proyecto se contempla la participación directa de 163 ejidatarios de los cuatro zonas participantes: Colonia la Reforma, Villahermosa, Tanhuijo y sus anexos Tierra y Libertad.

Se pretende la apertura de canales hidrológicos primarios y secundarios que implicarán la remoción de 58,293 m3 de suelos para ayudar a que los nutrientes se distribuyan de mejor forma y beneficien el sano crecimiento de manglares y especies de forma natural. Las principales especies de la zona son: jaibas, ostiones, camarón, almeja, lisa, langostino, bagre, pargo, tilapia, róbalo y lobina, entre otros.

Empleando técnicas de roturación se descompactarán 312 hectáreas que han sido muy alteradas por el ganado; además, se reforestarán e inducirán 118.5 hectáreas para recuperar la cobertura vegetal de manglar.

Se restaurarán también 15.60 kilómetros de brechas cortafuego y 33.22 kilómetros de cercados y se colocaran señalamientos alusivos al proyecto de Cambio de Uso de Suelo en Terrenos Forestales (Custf) en áreas estratégicas.

Las principales amenazas de los manglares de Tamiahua son la interrupción de los flujos de agua para el establecimiento de pastizales ganaderos, construcción de terraplenes y tarquinas para el depósito de los sedimentos de las obras de dragado a lo largo del los canales de navegación, uso indiscriminado de la madera para la construcción de artes de pesca (charangas), descargas de aguas servidas (vertidos cloacales) y los constantes derrames de hidrocarburos en arroyos tributarios de la Laguna.

La propuesta pretende contribuir a mitigar la vulnerabilidad de México ante los efectos adversos del cambio climático global, restaurando los manglares costeros de la región de Tamiahua, sus servicios eco sistémicos, las actividades productivas (pesquerías) y, sobre todo, a la población que cohabita en estos ecosistemas forestales de vital importancia para el desarrollo del país.

Datos relevantes sobre los manglares:

  • Capturan cinco veces más cantidad de dióxido de carbono que los bosques tropicales.
  • Son “maternidades” para infinidad de aves y peces.
  • Son la principal barrera contra olas y viento provocados por huracanes y ciclones reduciendo en más del 50% su fuerza de impacto.
  • Funcionan como filtros evitando que los sedimentos y contaminantes de los ríos lleguen al mar.
  • Evitan que las aguas saladas del mar penetren en las cuencas de agua dulce.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí