Ciudad de México, 7 de junio de 2022.- Los secretarios de Agricultura y Desarrollo Rural (Agricultura), Víctor Villalobos Arámbula, y de Economía (SE), Tatiana Clouthier Carrillo, inauguraron el Foro Nacional sobre Seguridad Alimentaria y Cambio Climático, que busca reflexionar y proponer en torno a la producción de alimentos saludables y accesibles, a través de procesos amigables con el ambiente e incluyentes.

Ante el conflicto en Europa del Este, es necesario extremar las capacidades productivas del país, pero siempre tomando en cuenta los impactos ambientales y, sobre todo, con la incorporación de todos, para que nadie se quede atrás, expuso Villalobos Arámbula.

Resaltó que el foro, en el cual participan expertos en la materia, permitirá analizar con mayor rigor las consecuencias de la crisis global que se vive hoy en día y, entre todos, buscar alternativas de solución.

Señaló que hay soluciones claramente de corto plazo, pero otras tendrán que ser analizadas en el mediano y largo plazos, y esas, a final de cuentas, son las que nos darán el nivel de autosuficiencia alimentaria a la que aspira nuestro país.

Clouthier Carrillo expresó que la seguridad alimentaria es una de las prioridades del gobierno federal y la situación económica que se vive a nivel mundial, obliga a tener las reflexiones pertinentes.

Clouthier Carrillo destacó que, como parte de este trabajo, se debe cuidar que la prosperidad económica promueva la sostenibilidad ambiental y consideró importante seguir explorando formas de producir y consumir que nos permitan crecer de manera sostenible e incluyente y así cumplir también con los objetivos de la Agenda 2030.

El director general del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt), Bram Govaerts, expuso que el reto hoy en día es más complejo y grande que nunca, pues no es solo el cambio climático, sino también el conflicto bélico en Europa del Este.

Sostuvo que en este momento el impacto de la crisis sería más grande si no fuera por la inversión que México y Estados Unidos han hecho contundentemente en investigación agrícola.

Confiamos en que esta coyuntura será una invitación para alcanzar una respuesta contundente y atender las causas reales, anotó.

La actual crisis subraya la necesidad de contar con soluciones de largo plazo para la seguridad alimentaria mundial y medidas inmediatas para aumentar la productividad del siguiente ciclo agrícola, afirmó Govaerts.

El coordinador de la Red de Soluciones al Desarrollo Sostenible (Sdsn) México-UNAM, José Manuel Saniger Blesa, destacó la participación del organismo en la iniciativa Doctores de los Suelos, que han puesto en marcha en México la Secretaría de Agricultura y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Comentó que el objetivo es proporcionar a los agricultores capacitación, materiales educativos y kits para análisis de suelos, en una interacción agricultor-agricultor. Destacó que, a la fecha, ya se cuenta con 150 doctores de los suelos certificados, lo que será un efecto multiplicativo en las próximas jornadas.

La oficial principal de Políticas de Seguridad Alimentaria y Nutrición de la FAO, Daniela Godoy, afirmó que la crisis actual tendrá un impacto importante en la seguridad alimentaria en América Latina y el Caribe, de entre 0.62 puntos porcentuales en personas en un escenario moderado y de 1.13 puntos porcentuales de personas subalimentadas adicionales a lo estimado originalmente para 2022.

Alertó además que, debido a los impactos del cambio climático, la pérdida de producción agrícola y ganadera se convierte en una pérdida media anual per cápita de 355 mil calorías en la región. Por ello, dijo, hoy es más importante que nunca impulsar la transformación de los sistemas agroalimentarios hacia sistemas más eficientes, más inclusivos, resilientes y sostenibles, para conseguir una mejor producción, nutrición y medio ambiente, sin dejar a nadie atrás.

Fortalecer a comunidades rurales, esencial para combatir el cambio climático
Ante el cambio climático, es necesario fortalecer y replantear las agendas en torno a los territorios rurales, ya que estos son los principales actores de la cadena productiva agropecuaria, desde los recursos naturales y la reducción de la huella carbono, hasta la comercialización mundial, afirmaron funcionarios y expertos.

En el marco del Foro Nacional: Seguridad Alimentaria y Cambio Climático, la gerente del Programa de Cambio Climático, Recursos Naturales y Gestión de Riesgos del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (Iica), Kelly Witkowski, destacó que la agricultura es el motor de crecimiento y desarrollo en América Latina y el Caribe.

Dijo que la región es garante de la seguridad alimentaria y nutricional del mundo, ya que contribuye con alrededor de 27 por ciento de las exportaciones agroalimentarias y ocupa primeros lugares en exportación de frutos tropicales, café, raíces, tubérculos, oleaginosas y cereales, entre otros.

No podemos lograr las metas del sector sin enfrentar el cambio climático, hoy el balance es negativo, por lo que la adaptación y resiliencia de gobiernos, productores y sociedad son esenciales para hacer frente a este fenómeno, señaló Witkowski.

Expresó que no es posible que un país por sí solo pueda hacer frente al cambio climático, por lo que se necesitan agendas multilaterales para reducir las emisiones de carbono en 45 por ciento para 2030, y llegar a la neutralidad de carbono en 2050.

El oficial de Políticas de Desarrollo Territorial de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para América Latina y el Caribe, Luiz Carlos Beduschi, sostuvo que sin territorios rurales más incluyentes y sostenibles no se lograrán los Objetivos Globales 2030.

Consideró necesario profundizar en el concepto sociopolítico y económico de territorio rural para lograr una agenda de trabajo encaminada a visibilizar, fortalecer y desarrollar proyectos de la mano con este sector.

Refirió que las personas que habitan en el campo tienen menor acceso a activos, recursos productivos, servicios, tecnología e infraestructura, lo que las hace más vulnerables al cambio climático.

El investigador del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (Iica), Walter Oyhantcaba, realizó un balance sobre la Labor Conjunta de Koronivia sobre la Agricultura (Kjwa).

Destacó que se trata de una decisión histórica adoptada en virtud de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Cmnucc), pues es el único programa que se centra en la agricultura y la seguridad alimentaria.

Oyhantcabal subrayó que esta decisión en 2017 guarda relación con el mandato básico de la FAO de eliminar el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición, reducir la pobreza rural y lograr que la agricultura, la actividad forestal y la pesca, sean más productivas y sostenibles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí