Este café tiene un toque femenino

0
16

ShareAmerica

Primero, los estadounidenses solamente tomaban el café solo. Luego, en Starbucks y otras cafeterías, adquirieron el gusto por las bebidas fuertes y hechas con expreso y, posteriormente, comenzaron a comprar granos de alta calidad para preparar su café en casa.

Alyza Bohbot, propietaria de City Girl Coffee (Café Chica Citadina), una empresa tostadora de café de Minnesota, es parte de ese auge. Asimismo, es una líder de un movimiento que puede convertirse en la próxima gran tendencia en la cultura del café: la infusión potenciada por mujeres.

Bohbot compra granos de café cultivados por mujeres agricultoras de América Latina y Sumatra, y está buscando mujeres proveedoras en África. Su marca es la única en Estados Unidos que obtiene los granos de cafetales que son propiedad y administrados por mujeres.

Es líder de la International Women’s Coffee Alliance (Alianza internacional de mujeres cafetaleras), una organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos que tiene filiales en 22 países y que pretende empoderar a las mujeres que aportan el 70 por ciento del trabajo para producir una taza promedio de café, pero que son propietarias o administran menos de 15 por ciento de los cafetales.

City Girl Coffee dona el cinco por ciento de sus ganancias a la alianza y a un segundo grupo no lucrativo que trabaja contra esta desigualdad, la Fundación Café Femenino.

“Estamos tratando de crear una situación de igualdad para que esas mujeres tengan éxito, sean sostenibles y obtengan ganancias”, explicó Bohbot. Se hizo cargo de la tostadora de café de sus padres en Duluth (Minnesota) y abrió la cafetería City Girl Coffee como una segunda línea de producto (sus padres comenzaron en el negocio hace tres décadas tras emigrar de Israel y descubrir cuán difícil era conseguir una buena taza de café).

Enfrentó el desafío de lograr que City Girl Coffee fuera algo más que una cafetería y tostadora en un mercado saturado. Se espera que los proveedores de la empresa traten bien a sus trabajadores y les ofrezcan oportunidades para ejercer liderazgo.

“Ese es el primer paso. El segundo es asegurarnos de que la calidad que buscamos sea la mejor posible”, señaló.

Es beneficioso para los cafetales, que informan a la alianza que al empoderar a las mujeres aumentan tanto la producción como la calidad de sus granos de café.

City Girl Coffee vende sus granos en supermercados de la región del medio oeste de Estados Unidos. Bohbot ha conformado una amplia red de compradores en todo el mundo que la han puesto en contacto con cafetales administrados por mujeres.

Cada una de las 22 filiales de la alianza ofrece a las mujeres que trabajan en todos los sectores de la industria del café una plataforma para conseguir mejores condiciones de trabajo, así como para establecer contactos a nivel internacional, desarrollar su fuerza colectiva y perfeccionar sus habilidades para el comercio y los negocios.

La alianza “nos ofrece una identidad, nos brinda la oportunidad”, dice Camila Topke, propietaria de un cafetal y vicepresidenta de la filial en Guatemala.

A pesar que City Girl Coffee es la única que vende sus granos de café provenientes exclusivamente de cafetales administrados por mujeres, no lo será por mucho tiempo. Desde Chicago hasta Boulder (Colorado), empresas tostadoras están aumentado la cantidad de materia prima que adquieren de mujeres.

Uno de los proveedores de Bohbot, una agrupación de mujeres en Guatemala, le dijo que desde que comenzó a hacer negocios con City Girl Coffee se ha expandido a otros sectores, incluyendo la producción de miel de abeja.

Gracias a City Girl, “su éxito con el café les ha permitido obtener ganancias en otros sectores”, expresó Bohbot con satisfacción.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce + cinco =