ShareAmerica

Michael Jobbins conoce las tensiones políticas que existen entre las distintas generaciones. A veces, dice, los ciudadanos de mayor edad perciben a los opositores políticos más jóvenes como “un problema a resolver”. Les dicen a los jóvenes que esperen su turno y, tal vez, se conviertan en “los líderes del mañana”.

Jobbins es director de asuntos internacionales y alianzas en Search for Common Ground (En busca de un interés común), una organización con sede en Washington dedicada a la resolución de conflictos en todo el mundo.

“De hecho, los jóvenes son los líderes de hoy”, señala Jobbins, y en muchos países constituyen la mayoría de los votantes. Es importante canalizar la energía de la juventud para alejarla de las acciones violentas “fomentando [su] participación en el propio proceso electoral de manera constructiva”.

Jobbins cita la campaña Vote Not Fight (“Votar, no pelear”) en Nigeria. Preparada para las elecciones de 2015 en ese país, ayudó a los jóvenes a unirse a artistas, miembros de los medios de comunicación y representantes de organizaciones no gubernamentales para demostrar “la voluntad del pueblo para que las elecciones sean pacíficas”.

“Desde las personas más elitistas hasta las más comunes, se reconocía el riesgo de que las elecciones podrían ser polémicas y que cada uno tenía que hacer su parte para evitarlo y aceptar el resultado”, explicó Jobbins. El éxito de la campaña sorprendió a los observadores, que temían una respuesta violenta ante los polémicos resultados de las elecciones.

A veces, agrega Jobbins, políticos sin escrúpulos usan a los manifestantes jóvenes para perturbar las elecciones y reducir la cantidad de votantes. Algunos hasta llegan a pagar a los jóvenes para que lleven a cabo protestas.

Sin embargo, la comunidad internacional recientemente se unió en favor de los jóvenes a través de la resolución 2250 del Consejo de Seguridad de la ONU. Esta resolución alienta a los países a convertir a los jóvenes en socios para la promoción de la paz y la seguridad, así como darles una posibilidad real de decidir cómo son gobernados.

Una guía práctica ofrece ideas para usar la resolución 2,250 como recurso. “Es una oportunidad para los jóvenes líderes en ascenso”, afirma Jobbins. “A nivel internacional cada vez se entiende más que los jóvenes tienen que formar parte de las negociaciones”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí