Urdimbre

0
52

(Cuatro actos)

Primavera.

Los peces gris/verde y ocres nadan lánguidamente
dentro de la pila recalentada;
las gardenias florecen en los arriates
y más allá del rio, de la arboleda,
surge el canto de un Primavera
mientras un corriente cálida
dibuja borregos con las nubes.
En la cañada levanta la neblina
―con la caricia palpitante de un Sol vigoroso,
sujetado a un azul  brillante―,
un velo tenue anuncia el agobiante mediodía…
el pez rojo ―con franjas laterales en azul rutilante―
nada perezosamente en la pila del patio central.

Estío.

En los macetones vidriados
los helechos desenredan sus vástagos,
una brisa tenue ―en el Quiosco de la Plaza Principal―
acompaña el gorjeo de los gorriones,
énfasis de la renovación:
ritual de la Verdad y del verdor….
entre ondas silbantes salidas de la huerta y el juncal
traen de la laguna la fragancia de la lluvia pasajera;
reconfortante…
augusta manifestación de la repetición cíclica;
un destello fulminante
―seguido de otros más fustiga el ambiente―,
alerta a las niñas vestidas de blanco
y estremece al gato urgido de frescura
bajo el lucero de la tarde.

Otoño.

La anhelada frescura del viento otoñal
ciñe a los árboles,
raudo agita las copas
para cubrir de hojas secas y agujas el entorno;
el sopor adormece el ánimo…
detrás de la ardiente nausea
viene la serenidad del bautismo
y, en casa, una mano de mujer corre las cortinas
para acotar la lasitud armonizada
a un cielo oro viejo franjado
con tonos naranjas/bermellón
posados en las gibas de las nubes…
el trino del Colirrojo tizón preludia otra lluvia
para ritmar un antiguo poema estruendoso.

Invierno.

El viento del norte enjuta el ánimo,
cubre las estructuras de gris
―gris perla con pasado de colores deslumbrantes―,
sube de la base a la cruz en la torre
para detener la actividad febril,
agota el vigor tras la helada,
afrenta la calvicie sobre los ojos llorosos
y arrebuja las pasiones con manto de virtud…
de entre los juncos,
de ribera a ribera,
pautado por el rumor ondulante,
surge el dúo en graznidos
para la balada esperanzadora
de la Primera Verdad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí