Arriba, muy alto

0
53

Buenas noches Luna, descansa conejito.

Un manto brillante en rojos, dorados, transparencias y azules anticipan en coro el sendero para tu casa y, con su luminosidad, llegar satisfechos a la hora del descanso.

Hay un nombre de mujer en cada poro de tu rostro y las notas musicales fluyen de tu lado oscuro entre el reguero luminoso de leyendas, mitos y supersticiones con pulsar adormilado en los ojos.

Crece tu rostro para enriquecer la mirada de una torcacita de ateridas alas por el rocío compañero del lucero matutino.

Buenas noches Luna, descansa conejito.

A la figura del conejo aúlla vigorosamente un lobo soñador, en tanto, en la frescura de un río de voz serena y ondulante vibra invertida una réplica de la lejana figura y las miríadas centellantes; sutileza en los sentidos bajo la luz de la Luna llena en donde danza el teporingo;

Buenas noches Luna, descansa conejito.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí