Peligros de la tinta para tatuajes

0
27

Dr. Mercola

Estados Unidos, 9 de abril de 2024.- En el 32% de los adultos tienen un tatuaje y el 22% de ellos tienen más de uno. En la mayoría de los casos (69%), las personas se hacen tatuajes para recordar u honrar a una persona o evento, mientras que el 47% restante lo hace como una forma de expresar sus creencias. En una encuesta, el 32% de las personas contestaron que se hicieron un tatuaje para mejorar su apariencia.

Pero, la mayoría de las personas que tienen tatuajes jamás consideran sus efectos secundarios que se relacionan con los contaminantes que suelen contener las tintas. En pocas palabras, esta forma de expresión personal puede tener consecuencias que pueden ser tan graves como el fallo orgánico o reacciones alérgicas.

Hasta 83% de tintas para tatuajes contienen adulterantes que podrías ser tóxicos
Los investigadores de la Universidad de Binghamton en Nueva York analizaron 54 tintas para tatuajes de nueve marcas diferentes que se utilizan en Estados Unidos y de todas las muestras que se analizaron, 45 contenían aditivos o pigmentos que no aparecían en la etiqueta del producto. Más de la mitad de las tintas contenían polietilenglicol (PEG), un polímero sintético soluble en agua que se utiliza en productos que incluyen farmacéuticos, cosméticos y artículos para el cuidado personal.

En la tinta para tatuajes, el PEG puede actuar como disolvente o portador del pigmento, lo que ayuda a mantener su consistencia. El problema es que, después de una exposición repetida, este compuesto «puede dañar órganos», dijo la Universidad de Binghamton en un comunicado de prensa. Pero eso no es todo, el PEG también puede causar reacciones alérgicas y síntomas que van desde irritaciones leves en la piel hasta respuestas más graves, como anafilaxia.

Otro problema que se relaciona con el PEG que contienen las tintas para tatuajes es que estimula la absorción y distribución sistémica, lo que causa preocupación sobre su impacto a largo plazo. En teoría, hacer un tatuaje altera la barrera cutánea, lo que podría incrementar el riesgo de exposición sistémica.

«Los pigmentos podrían acumularse en los ganglios linfáticos y otros órganos, ya que están en contacto directo con el tejido de la piel y el sistema linfático», dijeron los investigadores en Chemical Research in Toxicology.

Además, 15 de las tintas para tatuajes analizadas contenían propilenglicol, que es otro posible alérgeno que podría dañar la salud, debido a su absorción sistémica. «Otros contaminantes incluyeron un antibiótico que suele utilizarse para tratar infecciones del tracto urinario, y 2-fenoxietanol, que puede ser peligroso para los bebés en etapa de lactante», dijeron en el comunicado de prensa. Se desconoce si los contaminantes se agregaron de manera intencional o fueron el resultado de materiales contaminados o mal etiquetados.

John Swierk, profesor asistente de química, y sus colegas realizaron esta investigación con el fin de comprender mejor la composición molecular de las tintas para tatuaje y de ese modo, identificar sus posibles riesgos: «Las tintas para tatuajes son partículas de pigmentos que se encuentran suspendidas en una solución acuosa. Suelen elaborarse con una mezcla de partículas sólidas, tintes moleculares, aglutinantes y agua. El color del tatuaje se deriva de la luz que se refleja o absorbe por las partículas y tintes. El problema es que muchas personas no consideran los peligros que representan los tatuajes. La literatura científica y médica documenta muchos casos de efectos adversos a causa de los tatuajes, y las reacciones alérgicas a largo plazo son las más comunes».

Tintas para tatuajes no se regulan como deberían
La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) clasifica las tintas y pigmentos para tatuajes como cosméticos lo que significa que, como ocurre con casi todo el mercado de cosméticos, no se regula como debería. La FDA, incluso, señala que muchos pigmentos que se utilizan en las tintas para tatuajes son colores de grado industrial como las tintas de imprenta o pintura de automóviles, que son aptas para el contacto con la piel.

A finales de 2022, el Congreso aprobó la Ley de Modernización de la Regulación de Cosméticos (MoCRA), que permitió a la FDA regular las tintas para tatuajes. «La FDA aún no toma cartas en el asunto, pero creemos que este estudio influirá mucho en las discusiones en torno a la ley MoCRA», dijo John Swierk, y agregó que: «este también es el primer estudio que evalúa de forma directa las tintas que se venden en los Estados Unidos y podría considerarse el más completo porque analiza los pigmentos, que permanecen en la piel, así como el portador, que es donde se suspende el pigmento».

Este estudio solo incluyó adulterantes en altas concentraciones de 2,000 partes por millón (ppm) en adelante. En Europa, donde hay normas más estrictas para estas tintas, se consideran sustancias en el rango de 2 ppm. Los investigadores planean realizar otros estudios para descubrir si las tintas para tatuajes que se utilizan en Estados Unidos contienen alguno de los pigmentos que están prohibidos en Europa.

«Uno de los objetivos principales de esta investigación es empoderar a los artistas y sus clientes. Los tatuadores son profesionales en toda la extensión de la palabra, dedican su vida a este oficio y, sin duda, quieren los mejores resultados posibles para sus clientes», dijo John Swierk. «Con este estudio, también queremos demostrar que existen algunas deficiencias en la fabricación y el etiquetado de estos productos».

Aun así, incluso en la Unión Europea, otra investigación descubrió que el 93% de las tintas para tatuajes que analizaron no cumplían con los requisitos de la Unión Europea sobre el etiquetado. Si bien el 50% de las tintas enumeraban mal, al menos, un ingrediente pigmentario, el 61% contenía pigmentos problemáticos, pero las tintas rojas causaron bastante preocupación. Además, los residuos de tinta para tatuajes, sobre todo, las partículas de acrilonitrilo butadieno estireno son una fuente de contaminación por partículas plásticas que se ha detectado en la sangre humana.

Hierro representa la peor amenaza
Los metales también son comunes en la tinta de los tatuajes y, según un estudio, el hierro, el aluminio, el titanio y el cobre son los más abundantes. Los óxidos de hierro, que son compuestos que se forman al mezclar hierro y oxígeno, se utilizan como pigmentos en tintas para tatuajes, debido a su estabilidad y tonos vibrantes. Su composición y estructura química determinan su color. Por ejemplo, el óxido de hierro negro se utiliza para crear tintas negras, mientras que el óxido de hierro rojo se utiliza para tintas rojas.

Aunque se dice que los óxidos de hierro en la tinta para tatuajes son seguros, un informe de un caso que se publicó en la revista Virulence demostró que los tatuajes pueden incrementar los niveles de hierro. El estudio informó sobre el caso de una mujer joven con anemia profunda que tenía niveles de hierro demasiado altos: «no sabíamos por qué tenía niveles tan elevados de hierro hasta que examinamos a la paciente y encontramos un gran tatuaje negro en su flanco izquierdo. Al parecer, el óxido de hierro en la tinta de su tatuaje se absorbió de forma transcutánea e incrementó sus niveles de hierro, aunque otros datos sugerían una deficiencia de este mineral. Creemos que este informe de caso es un ejemplo claro de la toxicidad de la tinta para tatuajes».

Niveles elevados de hierro dañan la salud
Su cuerpo tiene una capacidad limitada para eliminar hierro, por lo que se puede acumular muy fácil y dañar órganos como el hígado, corazón y páncreas. Esto es peligroso porque el hierro es un poderoso oxidante que puede dañar los tejidos y causar muchos problemas de salud, incluyendo el cáncer.

Los investigadores de Chemical Research in Toxicology de la Universidad de Egeo en Turquía, dijeron: «en las tintas para tatuajes, el hierro (Fe) se vuelve rojo (Fe2O3), negro (Fe3O4), amarillo (FeOOH) y marrón (mezcla de óxido de hierro) en diferentes fórmulas. El óxido de hierro es un pigmento oscurecedor que se utiliza en tintas para tatuajes. Las tintas inorgánicas también contienen estos óxidos de hierro, aunque en pequeñas cantidades. Se sabe que reacciona con O2 [oxígeno] y H2O [agua] y se convierte en diferentes sales. La formación de óxido de hierro se relaciona con efectos secundarios, como inflamación, apoptosis, alteración de la función mitocondrial, cambios en la membrana, formación de especies reactivas de oxígeno, mayor inducción de micronúcleos y condensación cromosómica, pero todo depende de la concentración, el tiempo de exposición y el tipo de célula».

Además, la acumulación de hierro por estos óxidos puede reducir los niveles de glutatión en los tejidos del cerebro, lo que causa estrés oxidativo, que es cuando ciertas moléculas dañinas causan un efecto negativo en las células. Los estudios también demuestran que la acumulación de hierro puede incrementar la oxidación de lípidos dañinos dentro de las células. De manera similar, las nanopartículas de óxido de hierro pueden dañar las membranas de las células endoteliales del cerebro de ratas al producir especies reactivas de oxígeno (ROS), que son moléculas dañinas que deterioran las estructuras de las células.

Además, los niveles elevados de ferritina (la proteína que es la molécula portadora de hierro) se relacionan con un riesgo 2.9 veces mayor de morir por cáncer y se ha demostrado que las personas que donan sangre tienen un menor riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

Los niveles elevados de ferritina también se relacionan con problemas en el metabolismo de la glucosa, lo que quintuplica el riesgo de diabetes en hombres y lo cuadriplica en mujeres. No solo eso, tener niveles elevados de ferritina también incrementa el riesgo de síndrome metabólico, un problema de salud que se relaciona con un mayor riesgo de hipertensión, enfermedad hepática y cardíaca, y resistencia a la insulina.

Según una investigación que se publicó en 2018, la acumulación de hierro también produce un «efecto de oxidación» en el cerebro y esa es una característica común en los pacientes con Alzheimer. En mi opinión, los niveles elevados de hierro, junto con un consumo excesivo de ácido linoleico (AL), son un factor determinante en el cáncer de piel. El AL se oxida con hierro, lo que crea lipofuscina, que es hierro con AL oxidado. La lipofuscina también es conocida como manchas hepáticas. Entonces, las manchas hepáticas son una representación dérmica del daño oxidativo que experimenta el AL por los niveles elevados de hierro.

La mejor estrategia para reducir los niveles de hierro
La clave para evitar todos los peligros que acabo de mencionar sería no tatuarse en primer lugar. Pero si ya tiene tatuajes, hay estrategias que puede implementar para reducir los riesgos de la exposición al hierro. La mejor estrategia para reducir los niveles de hierro es donar sangre de dos a cuatro veces al año. Si perder el 10% de sangre en una sesión le causa algún problema, puede extraer sangre en cantidades más pequeñas una vez al mes, basándose en la siguiente tabla. Si tiene insuficiencia cardíaca congestiva o Epoc grave consulte a su médico, aunque para la mayoría de las personas suele ser una gran opción.

• Hombres
• Mujeres en etapa postmenopáusica
• Mujeres en etapa premenopáusica
• 150 ml
• 100 ml
• 50 ml

Christy Sutton, D.C., escribió «Genetic Testing: Defining Your Path to a Personalized Health Plan: An Integrative Approach to Optimize Health» y «The Iron Curse: Is Your Doctor Letting High Iron Destroy Your Health?» En nuestra entrevista, habla a detalle sobre los peligros del exceso de hierro y también recomienda otras estrategias para reducir los niveles de este mineral. Una de estas estrategias es la curcumina.

«En términos clínicos, observé la capacidad de la curcumina para reducir el hierro casi hasta el extremo», dijo. » Pero, para las personas con niveles elevados de hierro o en casos de inflamación con niveles elevados de hierro y ferritina la curcumina es una gran opción, ya que se adhiere al hierro. También tiene muchas otras propiedades que refuerzan la salud. Es muy beneficiosa para el cerebro; de hecho, ayuda a eliminar el exceso de hierro en el cerebro y de otros órganos, como el corazón, el hígado y el bazo».

Christy Sutton también recomienda tomar curcumina con una comida que contenga hierro, como mariscos o carnes rojas, para suprimir la absorción de este mineral. Otro suplemento que puede unirse al hierro es la silimarina, un extracto del cardo mariano. Reduce sus niveles y ayuda a proteger y reparar el hígado. Otra cosa que se adhiere al hierro y lo reduce es el ácido alfa lipoico.

Un análisis de ferritina es la mejor forma de determinar sus niveles de hierro. Creo que esta es uno de los análisis más importantes que todos deberían realizarse de forma regular como parte de su chequeo general. Pero ese análisis se vuelve aún más importante si tiene tatuajes. Además del análisis de ferritina, también puede realizarse un análisis de gamma-glutamil transpeptidasa (GGT) para determinar si tiene niveles elevados de hierro.

Christy Sutton recomienda mantener los niveles de ferritina por debajo de 100 nanogramos por mililitro (ng/ml). Tener niveles por encima de 100 ng/ml significa que tiene inflamación, niveles elevados de hierro o ambas cosas. Los estudios a los que se hace referencia en el libro de Christy Sutton sugieren que cualquier valor superior a 200 es patológico. Entre más alto sea su nivel de ferritina, más corta será su esperanza de vida. También tendrá mayor riesgo de morir a causa de un infarto o cáncer. Recuerde, si tiene niveles elevados de hierro, donar sangre de dos a cuatro veces al año es la mejor forma de reducirlos.

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí