Mitos y realidades de la alimentación

0
102

Ciudad de México, 29 de marzo de 2023.- Ha sido una mala práctica entre los mexicanos generar o consultar información sobre el estado de salud y nutrición en internet o redes sociales. Incluso, en ocasiones, se toman decisiones influenciadas por tradiciones familiares o por mitos escuchados en los contextos más cercanos.

En este sentido, Quiero Saber Salud ejemplifica algunos de los casos más recurrentes y cómo combatirlos:

1. Un niño gordito es un niño sano. Que una persona tenga exceso de peso no es sinónimo de salud; muchas veces, los padres se alarman por dos factores: un peso bajo o un exceso de este. Actualmente, 37.4% de los niños de 5 a 11 años tiene exceso de peso corporal y si no se toman medidas a tiempo, en la edad adulta este padecimiento se puede agravar y causar otras enfermedades.

Mónica Hurtado, nutrióloga y vocera de la iniciativa Quiero Saber Salud refiere que para prevenir es importante la enseñanza alimentaria, ofrecer a los niños una variedad de alimentos y combinaciones como cereal con proteínas (taco de queso), verduras, frutas o un taco de aguacate, ensaladas frescas, un snack saludable como pepinos o palomitas. Además, es importante hacerlos partícipes de la elaboración de sus propios alimentos e incentivarlos a realizar actividad física regular, mínimo 60 minutos diarios con actividades como brincar la cuerda, subir y bajar escaleras o jugar twister en compañía de los padres o los seres más cercanos.

2. También suele creerse que hacer ejercicio permite comer sin preocupación, sin embargo, es sabido que para mantener un estilo de vida saludable es necesario una alimentación sana acompañada de actividad física regular. La nutrióloga Romina Navarro refiere que no es suficiente cuidarse de lunes a viernes y el fin de semana abandonar por completo los hábitos alimentarios. Con moderación se pueden consumir los alimentos y bebidas de preferencia. Además, una rutina de ejercicio permite nivelar la cantidad energética ingerida con la de la actividad física realizada para lograr un balance energético.

3. Otro tema altamente comentado es que algunas mujeres consideran que en el embarazo hay que comer por dos. Si bien la nutrición en este período es determinante para cubrir las necesidades nutricionales de la madre y el bebé, la mujer no debe comer por dos, debido a que en cada trimestre cambian los requerimientos de energía y nutrimentos, por lo que hay que adecuar la alimentación para dar prioridad a la calidad y variedad de nutrientes e incremento de calorías dependiendo cada etapa del embarazo.

4. Finalmente, algunas personas consideran que los papás son responsables del exceso de peso corporal de sus hijos. Lo cierto es que cada cuerpo es diferente y requiere de necesidades específicas para cubrir los requerimientos de energía y nutrimentos para el buen funcionamiento del organismo. La infancia es una de las mejores etapas para educar el paladar de los niños y, con ello, fomentar el hábito de la sana alimentación, por lo que se recomienda iniciar con verduras, frutas, cereales y agua potable a libre demanda.

Lo ideal es que con educación alimentaria cada persona al llegar a la edad adulta sea capaz de realizar elecciones responsables y adopte de manera voluntaria, consciente e informada el tipo de alimentación y actividad física que mejor se adapte a su estilo de vida. Por ello, es importante contar con el acompañamiento de los profesionales de la salud para guiar de manera efectiva los distintos requerimientos que surgen durante las diferentes etapas de la vida, finalizó Navarro.

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí