Ciudad de México, 26 de octubre de 2022.- La infancia es uno de los periodos fundamentales para el desarrollo, ya que es cuando se generan hábitos sociales, deportivos y alimenticios para toda la vida y, de acuerdo con el Inegi, la población infantil representa más del 35% del total.

Ante su importancia y representación en el país, es importante promover prácticas para su bienestar social, mental y físico. Lograr que niños y niñas tengan un desarrollo óptimo, requiere de la atención de todas las áreas de su crecimiento, siendo una de las más importantes y urgentes la alimentación, ya que, desafortunadamente, México ocupa uno de los lugares más altos en obesidad infantil (38%), lo cual puede mermar gravemente en su crecimiento de niños y niñas.

Dada la importancia de este tema, la nutrióloga Diana Ancona, maestra en Salud Global y experta en nutrición para el desarrollo infantil platica sobre una de las sustancias más dañinas para la salud en los menores: Los edulcorantes.

Estas sustancias están presentes en casi todos los alimentos que consumimos, pues se encargan de dar un sabor dulce de forma natural o artificial a lo que consumimos y aunque formen parte de nuestro día a día, es importante tener muy presente que no son productos recomendados para niños.

“Debemos ser conscientes de lo que ofrecemos a nuestros niños y niñas para evitarles problemas a largo plazo. Según la Asociación Americana de Pediatría, el uso a temprana edad de estas sustancias puede desencadenar una serie de afectaciones graves para ellos, tales como alteración de la microbiota intestinal, inflamación, problemas en el metabolismo, aumento de peso, problemas cardiovasculares e incluso riesgo de padecer diabetes a temprana edad”, dijo.

La nutrióloga también hace hincapié en que resulta fundamental reconocer que los más pequeños no necesitan endulzantes artificiales para tener un desarrollo óptimo, ya que esto puede causarles problemas de salud a largo plazo, así como la generación de hábitos alimenticios poco sanos para la adultez.

Como padres se debe estudiar y conocer los alimentos para realizar compras conscientes y preparadas que brinden a los pequeños la mejor nutrición posible, pues durante la niñez, su desarrollo sano y equilibrado depende únicamente de las decisiones alimenticias que los tutores toman para su bienestar.

Sin duda, la mejor manera de actuar y cuidar la salud de los infantes es tener en cuenta acciones de prevención para padres primerizos, tales como:

● Cuidar el alimento que se les brinda
● Evitar el consumo de endulzantes durante los primeros 2 años de edad
● Promover el consumo de frutas, verduras y edulcorantes naturales como el dátil, manzana o plátanos para evitar que sus paladares se acostumbren a alimentos o productos tan dulces
● Conocer qué tanto aporte nutricional tiene lo que compramos y consumimos.

“Como padres en pleno siglo XXI, la mejor herramienta que tenemos es la información. Mediante la generación de hábitos saludables desde temprana edad podemos brindar a nuestros hijos una herramienta que cuide de su salud durante la adultez. Aún nos queda un largo camino por recorrer en lo que se refiere a nutrición infantil, pero siempre podemos hacer, crear y promover mejores prácticas que ayuden a los pequeños a vivir una infancia feliz y, sobre todo, saludable”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí