Chiles picantes podrían prevenir ataques cardíacos y derrames cerebrales

0
19

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola.
Datos comprobados

La enfermedad cardiovascular (CVD) es la principal causa de muerte en los Estados Unidos, que puede generar un gasto superior a los US$ 219 mil millones al año por tratamientos en millones de personas que padecen alguna forma de la enfermedad. Esta enfermedad puede ocurrir entre personas de casi todas las razas y etnias, y 1 de cada 4 muertes en los Estados Unidos es causada por este padecimiento.

Durante mucho tiempo, los investigadores buscaron la solución a través recomendaciones fundamentadas en el ejercicio y alimentación, intervenciones de estilo de vida adicionales y nuevas terapias farmacológicas. Un grupo de científicos italianos ha aportado nuevos conocimientos sobre la prevención de la enfermedad por medio de lo que es considerado como un elemento básico de la cocina en muchas partes del mundo; es decir, el colorido chile picoso.

En relación con la necesidad de hacer un examen más cuidadoso sobre la acción de este vegetal en una dieta mediterránea, Marialaura Bonaccio, Ph.D., y un equipo compuesto por otras 12 personas de Pozzilli, Italia, realizaron un análisis longitudinal en el que participaron 22,811 hombres y mujeres.

Por medio de un cuestionario de frecuencia de alimentos para determinar la regularidad con que cada persona consumía chiles picosos; esto se comparó contra las tasas de enfermedad y mortalidad del grupo. Como se informó en la edición de diciembre de 2019 del Journal of the American College of Cardiology, se descubrió que «el consumo regular de chiles picantes se relacionaba con un menor riesgo de muerte total y CVD, independientemente de llevar una dieta mediterránea o los factores de riesgo de CVD». Las personas que consumieron este vegetal picante exhibieron un riesgo 40% menor de sufrir un ataque cardíaco fulminante, así como un riesgo inferior al 50% de sufrir un derrame cerebral. El efecto fue más fuerte en personas que no tenían presión arterial alta.

Bonaccio señaló que los efectos no estaban asociados con las personas que llevaban una dieta mediterránea, conocida por proporcionar una amplia cantidad de beneficios para para proteger la salud cardiaca. Asimismo, los investigadores también se percataron de que el consumo regular de chiles picosos estaba inversamente relacionado con los riesgos de muerte por cardiopatía isquémica y cerebrovascular. Si bien, no significa que los chiles picosos puedan solucionar la CVD, sí pueden brindar datos sobre la importancia de alimentarse de forma saludable y adoptar opciones naturales para lograr una salud óptima.

Enfermedad cardiovascular: Sus diversas causas y enfoques para abordarlo
Existen múltiples factores que pueden influir en la Enfermedad cardiovascular (CVD), incluyendo a las opciones de estilo de vida. Los CDC informan que el 47% de la población en los Estados Unidos enfrenta al menos uno de los tres factores de riesgo para desarrollar enfermedades cardíacas, como presión arterial alta y tabaquismo. Si bien, esos números son desalentadores, la buena noticia es que puede ejercer un gran control sobre su salud cardiaca. Asimismo, los CDC indican que beber demasiado alcohol, no hacer suficiente ejercicio y elegir alimentos poco saludables de forma regular también podría elevar el riesgo de enfermedades cardiacas.

Tomar el control de sus hábitos cotidianos, podría inclinar la balanza, por así decirlo, para ayudar a prevenir la obesidad y diabetes, que también pueden ser factores de riesgo de CVD. Como parte de una alimentación saludable en general, los chiles picosos podrían otorgarles color a sus alimentos y, al mismo tiempo, ofrecerle beneficios adicionales, incluyendo menor riesgo de artritis reumatoide, enfermedad de Alzheimer, cáncer e incluso acné.

Relación entre chiles picosos y capsaicina
Los chiles picosos pertenecen a la familia de las solanáceas con variedades como la pimienta cayena, chile serrano, jalapeño y habanero. Primero, fueron cultivados por antiguos agricultores en Sudamérica y Centroamérica, regiones con una gastronomía conocida por el uso del picante. Actualmente, se cultivan alrededor del mundo, pero México, China, España, Nigeria y Turquía se encuentran entre los mayores productores comerciales. El chile picoso contiene un compuesto vegetal bioactivo llamado capsaicina, que es responsable de su toque picante y especiado. La capsaicina se concentra en las semillas y membrana interna blanca; cuanto más capsaicina contiene, mayor grado de picor tendrá el chile.

La capsaicina es un compuesto producido para proteger a los chiles de algún ataque fúngico. Es incoloro e inodoro, pero cuando lo consume, engaña al cerebro para percibir calor en el área que entre en contacto con su cuerpo. La sensación de ardor que produce el compuesto no es realmente un sabor, sino que, es causado por la estimulación de los nervios que envían los mensajes de estímulo intenso y calor al cerebro. La sensación de ardor se debe a la combinación de los dos mensajes.

Estrategia para una salud general es su componente de alta calidad
Existen muchos estudios exhaustivos sobre la capsaicina y es posible que le sorprendan sus efectos. Estos son algunos ejemplos destacados:

Actividad analgésica. La capsaicina puede ayudar a aliviar el dolor al agotar el suministro de la sustancia P en el cuerpo, un químico presente en las células nerviosas que puede desempeñar un rol en la transmisión de señales de dolor al cerebro. En un estudio, las personas que padecían acidez estomacal recibieron 2.5 gramos de chiles rojos picosos al día. Señalaron que, al inicio del tratamiento, el dolor se había agravado levemente, pero luego había mejorado de forma paulatina.

En otro estudio, el 80% de las personas tratadas con capsaicina experimentaron menor dolor después de dos semanas. Los autores de una investigación por separado encontraron que en las personas con dolor moderado, aplicar un tratamiento tópico con capsaicina era efectivo para disminuir la intensidad independientemente de la dosis y área de aplicación.

Control de peso. Literalmente, los alimentos picantes, pueden ayudar a quemar grasa y perder peso. En un estudio publicado en Journal of Nutritional Science and Vitaminology, los participantes recibieron 10 gramos de chile rojo picoso durante sus alimentos. Después de alimentarse, los investigadores monitorearon el gasto de energía de los participantes y descubrieron que los chiles picosos lo incrementaban después de su consumo. Se cree que el cuerpo podría quemar 50 calorías adicionales al día si consume capsaicina con regularidad.

Disminuye la sensación de hambre. Diversos estudios han demostrado que la capsaicina podría ayudar a disminuir la sensación de hambre. Según un estudio publicado en European Journal of Nutrition, la función de la capsaicina es disminuir la producción de grelina, la hormona responsable de causar la sensación de hambre.

Control de los niveles de presión arterial. La capsaicina puede ayudar a promover la salud cardiaca a largo plazo. Según los autores de un estudio, los ratones que padecían presión arterial alta presentaron alivio después de consumir alimentos combinados con capsaicina. Los investigadores sugirieron que la capsaicina podría activar la capacidad transitoria del receptor vanilloide 1 (Trpv1), lo que puede contribuir a la vasorelajación y a disminuir los niveles de la presión arterial.

Mejora la salud digestiva. Además de disminuir la sensación de hambre, la capsaicina podría ayudar a promover del buen funcionamiento del tracto digestivo. En un estudio, los científicos descubrieron que mejoraba el componente de defensa de las respuestas secretoras gástricas y vaciado gástrico, y que además prevenía el daño de la mucosa gástrica causada por bebidas a base de etanol. Otro grupo de científicos sugirió que la capsaicina podría ayudar a promover la cicatrización de úlceras gástricas al inhibir la secreción de ácido, así como al estimular la producción de álcali y mucosidad, así como el flujo sanguíneo gástrico.

Puede disminuir el riesgo de cáncer. La capsaicina podría tener el potencial para combatir el cáncer al atacar las vías de desarrollo de las células cancerosas. Durante la reunión de Biología Experimental de 2019 celebrada en Orlando, Florida, se presentaron los resultados de un estudio. Los investigadores estaban interesados en evaluar la capacidad de la capsaicina para disminuir la metástasis en el adenocarcinoma de pulmón, que representa la mayoría de los tipos de cáncer de pulmón con células que no son pequeñas. Los experimentos In Vitro derivaron en el descubrimiento de que la capsaicina podría interrumpir la metástasis al bloquear la activación de la proteína Src, una proteína fundamental que regula la proliferación y motilidad de las células cancerosas.

Incluya jengibre para promover la acción anticancerígena
Si bien, la capsaicina por sí sola es una molécula potente, que en combinación con el 6-gingerol de la raíz de jengibre sin procesar, podría ser una intervención aún más significativa para la salud. Los investigadores descubrieron que los ratones que eran propensos al cáncer de pulmón disminuían su diagnóstico al recibir una combinación de capsaicina y 6-gingerol.

En conjunto, estos químicos mejoraban su capacidad para unirse a un receptor responsable del desarrollo de las células tumorales. Esta capacidad disminuía la capacidad de que los animales experimentales desarrollaran cáncer de pulmón. Durante el estudio, los investigadores le proporcionaron capsaicina a un grupo, a un segundo grupo le suministraron 6-gingerol puro y a un tercer grupo le proveyeron una combinación de ambas sustancias.

Mientras estaban bajo observación, los ratones que recibieron capsaicina desarrollaron tumores pulmonares; la mitad de los ratones que recibió 6-gingerol desarrolló tumores pulmonares, pero solo el 20% de los ratones que recibió la combinación desarrolló cáncer. Sin embargo, aún por sí solos, tanto el jengibre como la capsaicina pueden tener efectos muy potentes en la salud. El jengibre cuenta con un largo historial como intervención para aliviar náuseas relacionadas con cirugía, quimioterapia y enfermedades.

Muchas personas con dolor causado por la osteoartritis se han beneficiado por sus propiedades antinflamatorias. Asimismo, ya que el jengibre puede ayudar a mejorar la motilidad del tracto gastrointestinal, se ha utilizado como medida de tratamiento contra la indigestión crónica. Mejorar la función cerebral y disminuir significativa del dolor relacionado con trastornos menstruales, son beneficios adicionales del jengibre.

Un refuerzo natural para el sistema inmunológico
Los chiles rojos picosos y brillantes contienen beta-caroteno. Según WH Foods, tan solo dos cucharaditas pueden proveer el 6% de la dosis diaria recomendada de vitamina C y más del 10% de vitamina A. La vitamina A es vital para la salud de las membranas mucosas que recubren el tracto intestinal, pulmones y fosas nasales.

La suplementación con capsaicina también podría aminorar el riesgo de enfermedad coronaria (CHD). En un estudio, los investigadores evaluaron los efectos de la capsaicina en los perfiles de lípidos en suero en personas que tenían lipoproteínas de baja densidad (HDL). Por medio de un ensayo clínico aleatorizado, controlado y doble ciego, que contó con la participación de 42 personas, a la mitad se le indicó tomar capsaicina todos los días mientras que la otra parte sirvió como grupo de control. Las personas del grupo experimental presentaron menores niveles de triglicéridos y proteína C reactiva. Al parecer, la capsaicina mejoraba los factores de riesgo en las personas que tenían bajos niveles de HDL, y los investigadores concluyeron que podría contribuir a la prevención y tratamiento de CHD.

Los autores de otro estudio, publicado en la revista Circulation de la American Heart Association, descubrieron que las personas que utilizaban un ungüento de capsaicina de venta libre para tratar el dolor podían disminuir el daño producido durante un ataque cardíaco. Keith Jones, Ph.D., investigador del estudio, indicó que: «Tanto este efecto como el efecto de la capsaicina han desencadenado una acción por medio de mecanismos neurológicos similares. Hasta el momento, estos son los efectos cardioprotectores más poderosos que se han registrado. Esta es una forma de cardioprotección separada, que utiliza un estímulo cutáneo que activa la cardioprotección mucho antes de que se abra la arteria coronaria que está bloqueada».

Esta medida puede ser útil y conveniente, pero quizá no sea universal
Si bien, los beneficios de los alimentos que contienen capsaicina son mucho más abundantes, los chiles picosos no son una cura universal. Algunos no pueden tolerar el compuesto o su sabor, mientras que otras personas han encontrado que podría alterar las circunstancias ya existentes.

Por ejemplo, los autores de un estudio encontraron que la aplicación de capsaicina por vía tópica a largo plazo podría aumentar el riesgo de cáncer de piel en ratones, cuando se aplica junto con un factor promotor tumoral. Sin embargo, para la mayoría de las personas, comer chiles picosos podría ser una forma útil de nutrición adicional y para beneficiar la salud cardiaca. Si ha considerado recurrir a una suplementación, podría acudir con un profesional de la salud natural para que le ayude a determinar si la capsaicina es una opción adecuada en su caso.

Opciones deliciosas para preparar en casa
Incluir alimentos nutritivos en su alimentación cotidiana podría ser más fácil de lo que cree. Ya sea que le agraden las texturas y sabores de las frutas y vegetales o que tenga que «camuflagearlas» en sus alimentos para disfrutar de sus beneficios, existen diversas opciones disponibles para cumplir con sus requerimientos de vitaminas y minerales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + catorce =