Avanzan en tratamiento contra la hemofilia

0
23

Ciudad de México, 11 de octubre de 2018.- Con la firma del convenio entre la farmacéutica Pfizer y el Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen) se abre la puerta para que jóvenes científicos incrementen sus conocimientos en torno a la genética de la población mexicana y contribuir así al campo de la medicina.

La firma del convenio, celebrada la mañana de hoy en el Inmegen, estuvo presidida por su director general, Xavier Soberón, quien afirmó lo siguiente: «con esta cátedra estamos asegurando para nuestro instituto un contingente de investigadores jóvenes y entusiastas en el campo de la genómica poblacional, crucial para nuestra región, incluyendo el componente de análisis de ADN antiguo que permitirá acceder a información sobre el genoma humano precolombino de nuestra geografía».

Rodrigo Puga destacó: «la medicina genómica cobra especial importancia porque, a futuro, nos permitirá identificar las variaciones genéticas que hacen a cada persona única, y que pueden arrojar información para frenar, por ejemplo, el desarrollo del cáncer; o bien, hallar soluciones a enfermedades poco frecuentes. Asimismo, puede tener aplicaciones notables en la farmacología al considerar las reacciones a cientos de medicamentos y dosis».

Aplaudió la vinculación entre la industria y la Academia, pues se mostró convencido de que la alianza entre todos los actores se puede avanzar: «Como industria necesitamos ser un aliado estratégico; estamos dando los primeros pasos para que nos vean como un aliado, ofreciendo no sólo recursos, sino también nuestra capacidad y talento».

En los próximos días, la Cátedra de Investigación Pfizer-Inmegen publicará la convocatoria internacional para que el Inmegen seleccione a los candidatos en función de su trayectoria científica y de la pertinencia de las líneas de investigación propuestas.

Avances genéticos para tratar la hemofilia
La evolución de los tratamientos para la hemofilia se han desarrollado velozmente en los últimos años; sin embargo, ninguno de ellos significa aún la cura de esta enfermedad, reveló Pablo Rendo, director ejecutivo de Hemofilia y líder clínico global de Terapias Génicas de la farmacéutica Pfizer.

La hemofilia A o B se da por una falla en los genes F8 y F9, encargados de realizar la coagulación de la sangre. Así que la ausencia de esta función aumenta el riesgo de hemorragias prolongadas, en ocasiones sin causas aparentes, en los pacientes. En México, 1 de cada 5 mil varones nacidos son hemofílicos.

Rendo explicó que los pacientes con esta enfermedad reciben al año alrededor de 96 infusiones con el factor F8 o F9 (según el tipo de hemofilia) para evitar el sangrado.

Sin embargo, el objetivo del grupo de investigación de Rendo busca crear una terapia alterna a las infusiones, que consiste básicamente en inyectar en el hígado una solución que promueva la producción de proteínas ausentes en la hemofilia.

Los estudios preclínicos con perros hemofílicos han demostrado que la metodología es efectiva; no obstante, en la clínica el procedimiento aún tiene elementos por resolver ya que nuestro sistema inmune suele bloquear las respuestas a esta terapia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez + tres =