Alfa Omega: Pronóstico fatal, final adverso. México en grave riesgo

0
22

Jorge Herrera Valenzuela
Twitter / Facebook

Hace 112 años comenzó la lucha contra Don Porfirio

Ciudad de México, 20 de noviembre de 2022.- En el cierre del cuarto año de gobierno, el presidente en turno estaba consolidado. Era políticamente el hombre más fuerte. Abría el penúltimo del sexenio con la gallera alborotada por la sucesión presidencial. Sin que estuviera escrito había dos precandidatos “fuertes” del PRI y los de otros partidos políticos.

El hoy criticado “destape” del candidato del tricolor ocurría entre finales de septiembre y principios de noviembre. Después se sabía quiénes serían sus rivales. Solo en 1976 no hubo oposición. Valentín Campa Salazar, postulado por el Partido Comunista, no fue reconocido como candidato.

El saliente dedicaba, en el quinto año, su tiempo al balance de la obra sexenal. Procuraba dejar libre el camino a los políticos. Disminuía su poder, pero era respetado. Las campañas de los candidatos, las elecciones y la preparación para la entrega de la estafeta eran las características del final. Por cinco meses teníamos dos presidentes, el constitucional y el electo.

Salvo la toma de posesión del michoacano Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, todas fueron pacíficas. Los perredistas bloquearon las entradas al salón de sesiones del Congreso de la Unión. La ceremonia fue breve y desordenada. Gruesas cadenas en las puertas. Muebles atrancando en otros accesos. Griterío ensordecedor.

El presidente de la Cámara de Diputados, el coahuilense Jorge Zermeño Infante entregó la banda presidencial a Calderón, quien prometió respetar y hacer respetar la Constitución Política. Salió, como entró, por la puerta trasera. Las huestes del tabasqueño derrotado siguen argumentado que hubo fraude.

“¡Fuera!, ¡Fuera!”, en un avión
Este noviembre de 2022 queda registrado, a ocho días de que concluya el cuarto año del presidente tabasqueño, la situación para el inquilino “del modesto departamento” en Palacio Nacional no es nada halagüeña. Las marchas del domingo 13, el día de su cumpleaños 69, están marcando derroteros diferentes.

No hay tranquilidad política ni señales de obras consolidadas, incluidas las faraónicas que nos cuestan, a los contribuyentes, miles de millones de pesos en plena “pobreza franciscana”, hija de la “austeridad republicana”.

Estamos en las dos terceras partes de un sexenio donde otro gasto millonario lo representa el programa de televisión “La Mañanera”, medio utilizado para dividir al pueblo mexicano, atacar a todo el que no acepta la política “transformadora”.

El tabasqueño ha perdido el respeto. Hace unos días en un vuelo México-Mérida, los pasajeros gritaron con fuerza “¡Fuera!”. Una pasajera le hizo serios reclamos y el hombre ocupó su asiento. Eso no es austeridad, es populismo presidencial.

Armando Fuentes Aguirre, uno de los arrepentidos por haberle dado el voto en 2018, en su columna “Política y Cosas Peores” que firma como Catón escribió: “Ebrio de poder* está rodeado por una corte de sirvientes, cuya ineficiencia solo es igualada por su absoluta sumisión”, según él. El reconocido periodista saltillense en su amplio comentario resume que estamos ante un “Futuro Sombrío”.

* Mi teclado “olvidó” el nombre del actual presidente de la República. Disculpen quienes visitan esta página digital.

Dilapidó su riqueza popular
El presidente de México ha minimizado las marchas realizadas en las 31 Ciudades Capitales y en la de la sede de los Tres Poderes. Para variar los insultos y las descalificaciones no han faltado. No quiere darse cuenta, ni aceptará, que tricolores, blanquiazules y amarillos tiñeron al león que despertó para mostrar no sus fauces, sino demostrar el surgimiento de la sociedad unida.

Porfirio Muñoz Ledo, uno de los tres políticos-políticos que nos quedan, ha dicho que se inició el final del tabasqueño. Si alguien conoce la carrera política, la forma de actuar y siempre buscar ser la noticia de primera plana y cómo traiciona a quienes los apoyan, es precisamente el hombre que el único cargo que no alcanzó fue el de Primer Mandatario del País. Por eso la validez de sus objetivas y analíticas declaraciones.

Ningún candidato presidencial obtuvo la arrolladora cifra superior a los 30 millones de votos. El hijo de Macuspana pegó un jonrón y desapareció la pelota por el espacio. Una fortuna política dentro de un saco que poco a poco se vacía. Un auténtico nuevo rico que no administró su capital. Muchos de los favorecidos con el apoyo económico, ya no lo siguen.

Desde el comienzo su equipo no era de “caras nuevas”. Integró su gabinete legal con personas de su confianza, de sus amistades, de noventa por ciento honestas y diez por ciento de conocimientos. Lleva más de cuarenta cambios de colaboradores. En la SEP, decidió quitar a Esteban Moctezuma Barragán que demostró saber encauzar programas. Una texcocana llegó al cargo, pero ni ató ni desató. Ascendió a una telefonista que abandonó el magisterio hace 38 años.

En Salud, le dio toda la cancha a un desprestigiado epidemiólogo que no dio pie con bola para combatir la pandemia del Covid-19, como tampoco supo programar la vacunación. En otro orden, desde mayo de 2021 México perdió el nivel uno del espacio aéreo y nada ha resuelto su equipo de la Secretaría de Infraestructura de Comunicaciones y Transportes. El pasado día 15 el economista Jorge Nuño Lara asumió la titularidad de esa dependencia. Es el tercero en la Sict.

La seguridad nacional está en manos de una periodista y de un coahuilense ambicioso por ser gobernador. Ambos como el hoy gobernador de Sonora, primer titular de ese sector, para nada han servido. La periodista se apunta para ocupar el cargo que tiene “la corcholata”.

Total que el presidente gastó su poderío obtenido en las urnas. Adelantó, sin razón, su propia sucesión. Es la primera vez que un presidente nomina a quienes él quiere como candidatos a sucederle. Le importó un comino el daño que se hace a la economía con ese madruguete que no tiene nada de político.

Jamás cumplió con muchas de sus promesas de campaña. Arropó a los narcotraficantes, en particular a los hijos del “Chapo” Guzmán. Su política la redujo a dos frases: “Abrazos no Balazos” y “Los delincuentes también son seres humanos, hay que respetarles sus derechos”. Formó una llamada Guardia Nacional. A los militares los hizo policías y a los policías los militarizó.

¿Se acuerdan del Tucom?
La fase final del PRI se produjo al principiar el Siglo XXI. Dejó de ser el partido político invencible en 1997, al ser derrotado por el Partido de la Revolución Democrática, el PRD, fundado y empoderado por dos expriistas, Porfirio Muñoz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

El corrupto sexenio salinista marcó el inicio para desaparecer al PRI y transformarlo en el Partido de la Solidaridad. Esta acción la frustró un grupo encabezado por el general y licenciado Alfonso Corona del Rosal.

En la última sucesión presidencial del siglo anterior, la división interna en el PRI golpeó fuerte. El presidente saliente Ernesto Zedillo, un reconocido antipriista, no movió su dedito. El dirigente nacional del ya no invencible, Roberto Madrazo Pintado aspiró a la candidatura, provocando la escisión y la creación de un llamado Tucom, Todos Unidos Contra Madrazo.

Gobernadores, senadores, diputados y líderes sectoriales se aglutinaron y el más fuerte oponente fue el atlacomulquense Arturo Montiel Rojas, precandidato en campaña y a quien saludé a la entrada del auditorio del PRI en Mexicali, Baja California. Con Montiel fui compañero en el gabinete del gobernador Emilio Chuayffet Chemor. Total, el candidato resultó ser un gran mexicano, el sinaloense Francisco Labastida Ochoa.

Ahora en cierto modo la historia se repite. El amigo y colega Carlos Álvarez Acevedo comentó en su columna diaria, que de la marcha del histórico domingo 13 de noviembre de 2022, se derivó el nacimiento del Tucamlo, Todos Contra Ya Saben Quién.

La diferencia con el Tucom es que en esta ocasión no son los hombres en el poder los integrantes del movimiento. No tienen un líder, son muchos los líderes. No militan en determinado partido político. Sí son de diferentes corrientes e ideología, es La sociedad civil nacional.

Las marchas realizadas en 52 ciudades, de ellas fueron en 31 Capitales, vimos en las calles a personajes de la política nacional muy acordes, coloquialmente comento que presumieron ir “del brazo y por la calle”.

Entre los manifestantes estuvieron el historiador Santiago Portilla, el abogado, político y catedrático Jesús González Schmal, al maestro e historiador Oscar González Azuela, al doctor Demetrio Sodi. También muy sonriente Vicente Fox, la rejuvenecida Elba Esther Gordillo, el actual presidente de la Cámara de Diputados, Santiago Creel Miranda, uno de los famosos perredistas Jesús Zambrano.

Bueno hasta el campechano que se siente orgulloso porque lo llamen “Alito” que asegura que el PRI va contra la reforma electoral que apasionadamente promueve el tabasqueño, ¿será cierto? Puede que de Palacio Nacional, nuevamente, salga la orden para que la hija Carlos Sansores Pérez saque más videos contra el exgobernador de Campeche.

Debo destacar que entre los miles –los 10 mil de Martí Batres o los 60 mil de Sheinbaum—hubo un grupo importante y numeroso de mujeres y hombres jóvenes. Muy significativa la participación de la juventud. Por primera vez, toma parte en un evento de esta naturaleza. Otro detalle es que se reportó a personas que llegaron, a los alrededores del Monumento a la Revolución, en silla de ruedas.

La marcha de los acarreados
Ni duda que la Plaza de la Constitución y las calles adyacentes al Zócalo serán insuficientes para “el pueblo sabio y bueno” que asistirá el domingo 27 a respaldar al gobierno de la cuarta transformación y escuchar al tabasqueño, al final de la marcha que encabezará, dará su mensaje con motivo de los cuatro años de gobierno.

El presidente de los Estados Unidos Mexicanos y comandante de las Fuerzas Armadas sienta un precedente porque la marcha es para su propio beneficio. Eso coloca al País en grave situación, según los analistas políticos.

Es incuestionable el poder de convocatoria y el carisma del nacido en Macuspana. Ese es un factor para reunir a sus seguidores. Sin embargo, lo que ya está en proceso es organizar el acarreo de las huestes de los Estados donde gobiernan los morenistas. Se anunció que al frente de los contingentes estatales, estarán los gobernadores y los titulares de los Poderes Judicial y Legislativo.

Vuelven los criticados y antiguos rituales, por el gasto que representa mover a cientos de personas. El costo del transporte terrestre; es probable que los más alejados viajen en avión. Los lonches y el hospedaje representan una fuerte erogación.

Viajar a la Ciudad de México requiere buena cantidad de pesos. ¿Cuántos llegarán al Zócalo? Oficialmente, la cifra rebasará el millón de personas. De plano soy muy pesimista, ¡serán mucho más! La contabilidad estará a cargo de los matemáticos Claudia Sheinbaum Pardo y Martí Batres Guadarrama.

Debemos de precisar que tanto los miembros de los gabinetes, legal y ampliado, estarán en primera fila o, tal vez, marchando con sus empleados. Los empleados sindicalizados, eventuales y de honorarios (si los hay) en el Gobierno de la Ciudad de México, no pueden faltar; se pasará lista. Habrá “voluntarios” de las dependencias y aquellos que reciben una pensión oficial.

Finalmente, recordaremos los días en que el PRI, la CTM, la CNC, La Cnop contribuían para las manifestaciones de apoyo al gobierno en turno. Esta vez, el acarreo es para desagraviar al presidente, quien demostrará su popularidad, recibirá el cariño de sus gobernados y los aplausos interrumpirán su discurso.

En la segunda mitad del Siglo XX, Gobierno Federal y PRI despilfarraban el dinero. Saqueaban las arcas nacionales.

Ahora, es la cuarta transformación que hace a un lado la pobreza franciscana, hija de la austeridad republicana.

Los morenos son iguales a los tricolores de antaño.

Antes nuestros impuestos pagaban los actos oficiales, hoy también los gastos se cubren con el producto de nuestros impuestos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí