La lucha de una ganadora del Nobel en favor de la libertad religiosa

0
17

ShareAmerica

Washington, D. C., 2 de noviembre de 2018.- Nadia Murad, que comparte el premio Nobel de la Paz 2018, transformó la brutalidad que padeció a manos de Isis en Iraq en una campaña mundial a favor de la libertad religiosa y los derechos de la mujer.

Kocho, el pueblo de Murad, al norte de Iraq fue ocupado por Isis en el año 2014. Los militantes ejecutaron a cientos de mujeres y hombres, incluyendo a miembros de la familia de Murad, y vendieron a las muchachas jóvenes, entre ellas a Murad, en los mercados de esclavos en Iraq y Siria.

La intención expresa de Isis en este ataque y en otros en la región de Sinjar, en Iraq, era exterminar a los yazidi, adherentes de una antigua religión cristiana, que contaban con entre 400,000 y 500,000 personas en Iraq. “Los yazidi fueron un objetivo especial para Isis. Ellos decían que se trataba de una nación pagana y que ellos estaban ahí para exterminarlos”, narró Murad.

Murad fue esclavizada en la ciudad de Mosul y violada y torturada por sus captores. Luego de meses de cautiverio consiguió escapar con ayuda de una familia que la sacó de contrabando de la región controlada por Isis. En los años posteriores a su fuga Murad ha denunciado todo esto valientemente para llamar la atención sobre la situación de los yazidi.

El 5 de octubre, ella y el doctor Denis Mukwege del Congo, compartieron el premio Nobel de la Paz por su trabajo para terminar con el uso de las violaciones masivas como arma de guerra.

“La violación fue utilizada para destruir a las mujeres y a las niñas y para garantizar que esas mujeres nunca puedan tener una vida normal después”, declaró Murad ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas por medio de un intérprete en 2015.

En julio de 2018 Murad participó en la primera reunión ministerial convocada por el Departamento de Estado sobre la libertad religiosa, donde solicitó la ayuda de la comunidad internacional para que los yazidi “puedan practicar libremente su religión y proteger sus creencias de su aniquilación”.

La lucha por la libertad religiosa de todos los pueblos del mundo es una prioridad para Estados Unidos. En la conferencia sobre libertad religiosa el vicepresidente Pence dijo que Estados Unidos “ha defendido la libertad religiosa ayer, y hoy y siempre”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve + once =