Mitiga filantropía efectos por bajo presupuesto para ciencia y cultura

0
9

Ciudad de México, 05 de diciembre de 2018.- En tiempos en que los apoyos del gobierno y los presupuestos que destina al desarrollo en ciencia, tecnología e innovación (CTI) resultan inciertos y escasos, los recursos provenientes de la iniciativa privada se convierten en pieza fundamental para el desarrollo científico del país. Por ello, la fundación Miguel Alemán Valdés entregó ayer 34 estímulos a la investigación médica, un área que ha probado ser determinante para el desarrollo y el bienestar nacionales.

Al respecto, Adolfo Martínez Palomo, investigador del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), reafirmó la importancia de la iniciativa privada para el desarrollo de la ciencia. “La filantropía es cada vez más importante para el desarrollo de países como los nuestros y ha ido en aumento, no solamente en los montos sino en el número de instituciones, de fundaciones privadas (…) y en todas ellas el área más importante es la de la salud”.

Esto cobra especial relevancia especialmente ahora que el presupuesto para el desarrollo científico en el país continúa siendo insuficiente y que instituciones como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) comenzaron a reducir los montos de inversión en 2018.

“Desde 2013, las convocatorias de ciencia básica, problemas nacionales y fronteras de la ciencia han recibido recortes continuos (…), si a esto le sumamos que el número de investigadores ha ido en aumento (…) la necesidad de potentes iniciativas creativas se vuelve trascendental”, explicó Ricardo Félix Grijalva, investigador del Cinvestav.

De 145 propuestas, 34 resultaron premiadas; 10 para investigadores del Cinvestav, 10 para la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), 6 para investigadores acreditados de la Secretaría de Salud y 8 para para investigadores del resto del sector salud del gobierno federal. Estos estímulos podrán ser utilizados a criterio de cada uno de los doctores ganadores para facilitar sus investigaciones, en ese sentido, el director de la Fundación Miguel Alemán, Alejandro Carrillo Castro, expresó que la idea es poder simplificar al máximo sus proyectos, fuera de la burocracia que generalmente los retrasa.

Sara Luz Morales-Lázaro, ganadora de uno de los estímulos y portavoz de los galardonados, explicó que parte de la importancia de estos apoyos es que, en algunos casos, llegan a constituir hasta una tercera parte de los recursos económicos de las investigaciones.

“Una buena razón para hacer ciencia es aumentar el número de científicos mexicanos, quienes necesitamos del constante apoyo de nuestras autoridades, instituciones y de mayor número de fundaciones como la Miguel Alemán, que le apuesten a la ciencia”, dijo Morales-Lázaro.

Al respecto, José Mustre de León, director del Cinvestav, concluyó que, en tiempos coyunturales como estos, se crea una gran incertidumbre. “Aún no sabemos, por ejemplo, en nuestro nuevo gobierno cuáles serán las políticas prioritarias para apoyar a la ciencia (…) en este momento, precisamente el contar con este tipo de apoyos se vuelve más importante”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + 13 =