Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, 3 de noviembre de 2022.- Con el propósito de contribuir en la producción de calidad de café e impulsar a productores chiapanecos, investigadores del Centro de Investigación, Innovación y Desarrollo Tecnológico de la Universidad del Valle de México (UVM), desarrollaron una cámara de doble combustión en secadores de café, lo cual permitirá mayor producción de café de alta calidad en menor tiempo y con posibilidad de exportación.

Neín Farrera, investigador del Ciidetec de UVM, realizó investigación en el desarrollo de tecnología sustentable por una década con el fin de ofrecer soluciones innovadoras y sustentables que permitan reducir costo a productores del Estado de Chiapas (sur). Secadores de frutas, sistemas energéticos renovables y secador solar fotovoltaico, son algunos de los desarrollos que han ayudado a cientos de familias chiapanecas a obtener productos de calidad y mejorar oportunidades de comercialización.

En Chiapas, aproximadamente, un millón de habitantes están relacionados con la producción y comercialización del café; sin embargo, uno de los grandes problemas en el proceso de postproducción es el secado del café, ya que la cosecha en esta región se lleva a cabo durante la temporada de lluvias intensas, por lo tanto, al permanecer nublado la mayor parte del día, con un método tradicional de secado al sol, la humedad provoca que el producto pierda calidad.

Ante estas condiciones, el investigador, junto con sus colegas Joel Moreira, Roberto González, Sebastián P. J, Raúl García y Marco Zamora, desarrollaron un sistema auxiliar para secadores de café, el cual permite deshidratar o secar doscientos kilos de café en dos días y obtener un producto de alta calidad, mientras que, con el método tradicional tarda hasta siete días y reduce de manera significativa la calidad del café.

A decir de Farrera esta tecnología es innovadora y de alta eficiencia, tanto por utilizar aislantes térmicos que resisten altas temperaturas, como por lograr un proceso de doble combustión y aprovechar en una segunda fase los gases que no terminan de combustionarse para producir mayor energía térmica, por lo tanto, logra elevar la temperatura del aire a más de 350 grados centígrados.

Farrera explicó que la cámara de combustión fue fabricada con doble cubierta térmica, material cerámico local y una fibra cerámica que soporta altas temperaturas. Asimismo, la cubierta exterior es de acero inoxidable lo cual la hace resistente a la humedad de esta región del país. Además, tiene un sistema de doble combustión con entrada de aire adicional que mejora la combustión y cuenta con energía solar fotovoltaica para los motores y ventiladores.

Indicó que, de acuerdo a las evaluaciones iniciales, el dispositivo superó los 350 grados centígrados del aire que sale hacia la cámara de secado. La cámara funciona con biomasa (leña) y su diseño logra un ahorro del 50 por ciento de combustible, respecto a otras tecnologías similares.

Informó que esta cámara de combustión es parte de un sistema de deshidratado de café, un proyecto financiado por el Centro Mexicano de Innovación en Energía Solar y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y se realizó en conjunto con la Universidad Nacional Autónoma de México y colaboraron estudiantes de la Universidad del Valle de México de la Unicach, Unam y de la Universidad del Istmo.

El trabajo de investigación es parte del noveno Objetivo de Desarrollo Sostenible de la Organización de Naciones Unidas, el cual se enfoca en construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización sostenible y fomentar la innovación, al tiempo que contribuye a la difusión de la ciencia y al desarrollo de competencias de investigación en sus estudiantes y los hace partícipes en la mejora de su comunidad y la sociedad de México y del mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí