Ciudad de México, 3 de noviembre de 2022.- ¿Cuántas veces escuchas hablar de inflación y su aumento en el día a día? Aunque este término es muy común, no todos entienden de qué se trata, cómo se mide y cuándo es necesario prestar mayor atención. De acuerdo con el Banco de México, este fenómeno está relacionado con el aumento desordenado de los precios de la mayor parte de bienes y servicios que se comercializan en un país por un periodo prolongado.

Desde hace un año, a nivel mundial, nos enfrentamos al efecto inflacionario. Las causas de esta situación han sido: el aumento en los energéticos, interrupciones en las cadenas de suministros, el conflicto ruso-ucraniano y la incapacidad de satisfacer los crecientes niveles de demanda generados por los consumidores.

En México, de acuerdo con el último reporte del Inegi, en la primera quincena de octubre la inflación se moderó para ubicarse en 8.53%; sin embargo, continúa por encima del objetivo del Banco de México que es de 3%. Sin duda, esta situación representa un panorama complejo para la economía del país y para el bolsillo de los mexicanos, quienes tienen que distribuir sus ingresos para pagar deudas y cubrir sus necesidades.

Pero ¿es posible prepararse para los tiempos inflacionarios? Tener una cultura de ahorro es fundamental para enfrentar los momentos difíciles; no obstante, el verdadero reto es lograr unas finanzas personales sanas, donde apostar por instrumentos de inversión estratégicos puede ser la clave para alcanzar la estabilidad financiera. M2Crowd, plataforma de crowdfunding inmobiliario, comparte 5 alternativas que te permitirán ajustar tu gasto y dirigir tu potencial de ahorro para proteger tu dinero:

1. Cetes. Desde su primera emisión en 1978, los Certificados de la Tesorería de la Federación son una de las herramientas más seguras sin tener riesgos significativos. La inversión a través de este instrumento de deuda implica “prestarle” dinero al gobierno. Con un monto mínimo de 100 pesos es posible invertir mediante la plataforma gratuita Cetesdirecto, manejada por Nacional Financiera, bajo la regulación y supervisión de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (Cnbv).
2. Fondos de inversión. En México, los fondos de inversión consisten en mecanismos donde un grupo de personas invierten sus ahorros o su patrimonio de manera conjunta, esto les permite obtener mejores oportunidades con un monto inicial relativamente bajo. Con la inversión en conjunto pueden acceder a un portafolio de valores o distintos activos en el mercado nacional e internacional, además existen fondos con características específicas que pueden adaptarse a tu perfil y al plazo requerido.
3. Crowdfunding inmobiliario. A través de un financiamiento colectivo de inversionistas, fondeadores y donantes se consiguen los recursos para materializar proyectos inmobiliarios, es decir, en vez de que un solo inversionista aporte una gran cantidad de dinero, diferentes personas otorgan una cantidad menor, lo que conlleva una reducción del riesgo. “El crowdfunding inmobiliario resulta un instrumento muy interesante, permite un nivel de riesgo moderado y rendimientos atractivos. Otros atributos que lo hacen una opción viable son los montos bajos de inversión, en comparación con la inversión inmobiliaria tradicional, también permite a personas con un capital modesto acceder a este mercado. De la misma forma, no es necesario ser un experto en la industria para participar, cada plataforma se encarga de la valoración de los proyectos”, aseguró Simon Dalgleish, director general de la plataforma de crowdfunding inmobiliario M2Crowd.
4. Invertir en acciones. Comprar acciones mientras los precios se mantienen bajos es una excelente manera de protección ante la inflación a largo plazo, existen plataformas digitales especializadas para comprar o vender acciones.
5. Fibras. Los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (Fibras) son otra forma de inversión inmobiliaria, a través de la aportación de capital dentro de una industria específica, como hoteles, centros comerciales o naves industriales, pueden generar ganancias por su plusvalía.

Aunque la inflación genera en la mayoría de la población dudas al crear incertidumbre en las decisiones de consumo, el ahorro en instrumentos formales puede ayudar en tiempos difíciles, utilizar la situación a favor de las finanzas personales es posible, por ejemplo: los inversionistas ven la oportunidad para mover parte de su dinero a activos que se benefician de la creciente inflación. No es necesario dejar todo tu capital, revisa opciones que se adapten a tus posibilidades y empieza a tomar acción para proteger tu dinero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí