Representantes del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México (Ocavm) de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), del Banco Mundial, de especialistas de la Fundación Rockefeller, académicos y miembros de asociaciones civiles, recorrieron diversas comunidades de la cuenca donde se ubica el Sistema Cutzamala (SC) para conocer los proyectos que forman parte de su modelo de desarrollo regional y sustentable.

Durante los recorridos se pudieron visitar entre otros lugares, el bosque en el ejido el Potrero, municipio de Amanalco, donde el manejo forestal sustentable permitió la restauración de las zonas degradadas y el manejo de flujos pluviales en el territorio. Lo cual ha contribuido a disminuir la cantidad de sedimentos que contaminan los ríos y la presa de Valle de Bravo, además de incrementar la masa forestal.

También se observaron parcelas donde se practican técnicas en el manejo agrícola, que permiten controlar la erosión y la contaminación del agua. Lo que ayuda a conservar el suelo, así como el aumento de la producción de las parcelas y la cría de animales de granja, como fuente de sustento y de una vida más saludable de las familias.

Así mismo, se visitaron comunidades en el ejido de San Juan, del mismo municipio, en donde se aplican con éxito ecotecnias que le permiten a la gente captar agua para reutilizarla a través de biofiltros, además de la construcción de baños secos y estufas ecológicas que ahorran energía.

Fernando González Cáñez director general del Ocavm, explicó que se pretende sumar a la sociedad civil organizada y a las comunidades para trabajar conjuntamente en el proyecto de la Cuenca Modelo, la cual impulsa el manejo y aprovechamiento del agua, suelo, bosque y energía de manera eficiente, con una visión integradora, con sentido social y con la colaboración de los tres órdenes de gobierno.

En este sentido, Conagua y el Banco Mundial buscan que la Fundación Rockefeller participe en el plan integral de gestión de la Cuenca del Cutzamala, que definirá las inversiones necesarias y suficientes para asegurar su sustentabilidad, a través de acciones de carácter social: proyectos como incrementar servicios de agua potable, manejo eficiente de suelo y agua, conservación de bosques y zonas protegidas.

En esta gira de trabajo participaron el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (Ccmss); Pro-Cuenca Valle de Bravo, A.C; Patronato Pro Valle de Bravo, el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (Imta) y el Instituto de Investigaciones Sociales de la Unam.

La Fundación Rockefeller trabaja en ciudades de todo el mundo para generar mayor resiliencia ante los desafíos sociales, económicos y físicos que son cada vez más comunes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 14 =