Prepararse para la temporada de huracanes en América Latina

0
49

ShareAmerica

Washington, D. C., 8 de junio de 2023.- Funcionarios del gobierno de Estados Unidos trabajan durante todo el año para preparar a América Latina y el Caribe para la temporada de huracanes, que pueden matar y herir a miles de personas y ocasionar daños por miles de millones de dólares.

La temporada de huracanes del Atlántico de 2023 se extiende del 1 de junio al 30 de noviembre. He aquí cinco maneras en que la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y sus socios mejoran la resiliencia ante los desastres en la región.

Advertir a las comunidades
Los huracanes son conocidos por sus fuertes vientos, pero las inundaciones repentinas son el asesino número uno relacionado con el clima. Estas aguas de movimiento rápido pueden exceder los 9 metros de altura, aunque tan solo 15 centímetros de crecida es suficiente para tirar a una persona y 45 centímetros pueden arrastrar un auto en movimiento.

Usaid capacita a expertos en países con posibilidades de ser afectados por huracanes para utilizar el Sistema de Detección de Inundaciones Repentinas, un método científico para recolectar y analizar datos de acumulación de lluvia y absorción para advertir sobre inundaciones repentinas que ocurren cuando el suelo no puede absorber rápidamente el exceso de agua.

Este sistema puede proporcionar hasta seis horas de advertencia previa de una inundación repentina, lo que proporciona tiempo para emprender acciones de emergencia, trasladar a la gente fuera de las zonas de peligro y salvar vidas.

Las incursiones en tierra de las aguas costeras debido a las tormentas también presentan una amenaza. Usaid asiste a Barbados, la República Dominicana y Curazao en la construcción de estaciones del tiempo automatizadas que distribuyen impresoras de tres dimensiones y sensores de bajo costo para mejorar el pronóstico del tiempo.

Reserva de provisiones de emergencia
Usaid ayuda a los socios caribeños a almacenar suministros esenciales, incluso, materiales para albergues de emergencia, cobijas, sistemas de tratamiento de agua y kits de higiene personal. Suministros adicionales para el alivio almacenados en Miami pueden ser entregados en zonas gravemente afectadas durante los huracanes.

Coordinar con expertos en desastres
El gobierno estadounidense también tiene oficinas en Costa Rica y Haití en donde los expertos en desastres se mantienen listos para ser desplegados a las zonas afectadas por un desastre, cuando sea necesario. Usaid coordina una red de más de 30 especialistas en gestión de riesgos de desastre en toda la región que están preparados para responder a los huracanes.

Usaid también cuenta con más de 400 consultores de desastres disponibles para respuestas a corto plazo y coloca expertos sobre el terreno antes de los huracanes para evaluar las necesidades. Los consultores viven en América Latina y el Caribe, están familiarizados con los funcionarios locales y pueden ayudar rápidamente a la agencia a priorizar las necesidades humanitarias para responder a las condiciones en el terreno.

Preparación para las donaciones
El Centro para la Información de Desastres Internacionales de Usaid educa al público sobre las mejores y más efectivas formas de ayudar a otros durante un huracán. La mejor forma de ayudar a los demás es a través de donaciones monetarias a las organizaciones que están establecidas y operan en los países afectados.

Es posible que transportar ropa, alimentos enlatados y botellas de agua recolectados para los supervivientes sea costoso; sin embargo, las donaciones en efectivo permiten a los trabajadores humanitarios responder de una mejor manera a las necesidades cambiantes de las personas afectadas, desde asistencia para salvar sus vidas hasta ayuda para reconstruir sus comunidades.

Empoderar al futuro persona de auxilio inmediato
Usaid también entrena a jóvenes en situación de riesgo en los vecindarios más marginales de América Latina y el Caribe para que sean líderes de preparación ante desastres.

El programa de Comités Juveniles de Acciones ante Emergencia, liderado por el socio de Usaid Cáritas Antillas le enseña a las personas jóvenes a planear y responder ante huracanes, a administrar primeros auxilios, a trazar rutas de evacuación y a establecer refugios de emergencia.

Con su liderazgo y talento, estos adolescentes preparan a sus comunidades para las catástrofes y mejoran su capacidad de resiliencia. Iniciado en Kingston (Jamaica), el exitoso programa se ha extendido a la República Dominicana, Santa Lucía y Granada.

Una versión previa de esta historia ha sido publicada en Medium.

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí