ShareAmerica

Quienes deseen mejorar la eficiencia energética de sus hogares tal vez pronto puedan comprar un recubrimiento barato con el que pintar sus ventanas. Algún día habrá “alfombras” especiales en el lecho del océano para generar electricidad.

Estos son sólo algunos de los proyectos en curso en “Cyclotron Road” en el Laboratorio Lawrence Berkeley en California, donde los mejores investigadores emprendedores están desarrollando tecnologías de vanguardia para la generación de energía limpia. Su misión es “definir una nueva trayectoria para la innovación”.

Ingenieros, especialistas en negocios y socios industriales trabajan conjuntamente en las instalaciones para desarrollar la ciencia y las técnicas empresariales a la vez. Los proyectos son diversos y aprovechan una amplia gama de recursos de energía natural.

Esta es una muestra de los trabajos que se están realizando:

El proyecto Calwave pretende convertir las olas del océano en electricidad alfombrando áreas específicas del lecho oceánico con bombas especiales a pistón. Cuando las olas se mueven sobre las bombas, se genera electricidad. Esta tecnología de alfombras de olas es duradera y puede sobrevivir a las tormentas marinas, por lo que no se romperá y contaminará, ni interferirá con la fauna y flora silvestres.

La meta de Iris PV es “cubrir techos y campos en todo el mundo” con paneles solares de alta eficiencia. El equipo ha combinado silicio, actualmente utilizado en los paneles solares sin otros agregados, con un mineral llamado perovskita para absorber mejor la luz solar. Las pruebas muestran que este panel solar “en tándem” aumenta la producción de energía hasta en un 50%.

El equipo polySpectra ha descubierto una forma barata para que la gente pueda mejorar la eficiencia energética de las ventanas, simplemente aplicando un recubrimiento que refleja el calor. El recubrimiento refleja el calor del sol y lo aleja del edificio. “En vez de contratar a una costosa empresa de construcción el dueño de la vivienda puede ir a la ferretería local, comprar el recubrimiento y aplicarlo con una brocha”, dijo el científico principal Raymond Weitekamp.

Opus12 es uno de los equipos en Cyclotron Road que transforma el dióxido de carbono capturado del aire en combustibles líquidos, como el etanol. El proyecto fue creado en la Universidad de Stanford. Opus 12 compite por el premio X-Prize de 20 millones de dólares para desarrollar formas de convertir el dióxido de carbono en materiales útiles para el año 2020. Investigaciones en otros lugares han convertido el carbono en piedra y materiales de construcción.

Estas y otras empresas emergentes e innovadoras han atraído financiación y atención importantes. Algunos de los científicos forman parte de la lista de la revista Forbes de “30 menores de 30 años” por sus logros en el sector energético. Sus proyectos están captando más atención, especialmente después del acuerdo climático de París de 2015, que hace un llamado a lograr grandes reducciones de las emisiones para combatir el calentamiento global.

Cyclotron Road cuenta con el apoyo del Departamento de Asuntos Energéticos de Estados Unidos. El trabajo también recibe subvenciones del Departamento de Defensa de Estados Unidos, NASA, la Fundación Nacional de Ciencias y el gigante petrolero internacional Shell, entre otros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí