Nacen 7 cachorros de leopardo árabe, en Arabia Saudita

0
60

Alula, Arabia Saudita, 8 de noviembre de 2023 /PRNewswire/.- La Royal Commission for AlUla (RCU) supervisó los exitosos nacimientos de siete cachorros de leopardo árabe hasta ahora en 2023, lo que marca un hito importante para el Programa de cría para la conservación, que busca salvar a la especie de su estatus de «En peligro crítico».

Todos los cachorros nacieron en el Centro de cría para la conservación de la RCU en Taif, en el noroeste de Arabia Saudita. La RCU acogió con beneplácito las nuevas crías en los últimos cinco meses, lo que llevó el número total a 27 leopardos árabes en el centro. Este es casi el doble de los 14 leopardos árabes originales presentes cuando la RCU comenzó su proyecto de conservación de la especie en 2020.

La reintroducción a largo plazo de los leopardos árabes a la naturaleza será una culminación de la regeneración integral del entorno natural de AlUla, en línea con la Visión Saudita 2030. El leopardo árabe, firmemente incluido en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, está clasificado como «En peligro crítico». Se cree que quedan menos de 200 leopardos silvestres en la Península de Arabia. En reconocimiento de la necesidad de conservar esta especie vital, las Naciones Unidas han declarado el 10 de febrero como el Día Internacional del Leopardo Árabe.

El nacimiento de los siete leopardos llega como un gran impulso para el Programa de cría para la conservación, que vio el nacimiento de tres cachorros el año pasado. De los nuevos cachorros, cinco son criados por sus madres en el centro sin ningún cuidado adicional del personal, que mantendrá su distancia para garantizar un fuerte vínculo materno.

Los dos cachorros restantes son criados directamente por el personal de la RCU, tras haber sido abandonados por su madre después de dar a luz. Si bien es un suceso natural y común, ya sea en cautiverio o en la naturaleza, el personal actuó para retirar rápidamente a los recién nacidos abandonados de su recinto tras vigilar de cerca el comportamiento de la madre.

Trasladar a los cachorros a un recinto de guardería creado especialmente no solo evita lesiones o accidentes en relación con la madre, sino que también aumenta enormemente sus posibilidades de supervivencia en un momento tan precoz y vulnerable de la vida. De conformidad con las estrictas pautas de conservación, los cachorros serán criados por un funcionario dedicado que permanece con ellos las 24 horas del día, durmiendo cerca de ellos y alimentándolos cada dos horas.

Abdulaziz Alenzy, gerente del Centro de cría de la RCU, expresó: «Todos estamos encantados de ver a siete nuevos cachorros de leopardo árabe nacidos sanos y salvos en el Programa de cría para la conservación de la RCU. Este es otro hito importante en nuestros constantes esfuerzos por conservar la especie, al aumentar la población cada año para alcanzar nuestro objetivo final de reintroducir los leopardos de nuevo en la naturaleza en AlUla y en Arabia Saudita, en general».

El equipo del Centro de cría para la conservación de la RCU monitorea los leopardos 24/7 a través de cámaras Cctv. Cuando el personal reconoce los signos de que una leopardo árabe está preñada, se esfuerzan mucho por no interferir ni acercarse a la madre durante alrededor de 12 semanas en este período crítico, y se basan exclusivamente en las cámaras.

Alenzy agregó: «Obviamente, es mejor si la madre acoge a su cachorro y lo cría de forma natural. Pero, a veces, a menudo con las madres primerizas, existe la posibilidad de que abandone a su cachorro debido a la falta de experiencia. No sabe cómo alimentar al recién nacido. En la naturaleza, ella podría dejarlo morir. Obviamente, ya que el leopardo árabe es un animal tan importante, dentro de nuestras instalaciones tomamos la decisión de intervenir.

Los cachorros que se crían en cautiverio son tan importantes como los que han sido criados por sus madres. Pero después de ser criados en cautiverio necesitan ser reintroducidos con los otros leopardos, lo que requiere entrenamiento especial y mucha paciencia. Después de cinco a seis semanas, los colocamos nuevamente en el recinto durante unas horas diarias para reintegrarlos. También los pasamos de la leche a alimentos sólidos; puede ser un proceso exigente, pero muestra lo importante que es salvar a cada cachorro».

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí