Ciudad de México, 22 de julio de 2019.- Por tercer año consecutivo, el Reporte Global de Riesgos 2019 del Foro Económico Mundial colocó en primer lugar a los eventos climáticos extremos (inundaciones y tormentas, entre otros) por grado de probabilidad, y en el segundo sitio en términos de impacto.

Expertos internacionales en ingeniería de riesgos de Zurich advierten que los fenómenos están creciendo en magnitud y grado de amenaza, por lo es importante impulsar una cultura de prevención para minimizar sus consecuencias.

En México, la temporada de huracanes es algo inevitable que pone al país en alto grado de propensión a afectaciones, principalmente en los Estados de Baja California Sur, Chiapas, Colima, Guerrero, Jalisco, Nayarit, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz y Yucatán, por lo que es necesario contar con un plan de emergencia que nos permita estar listos ante la llegada de un fenómeno hidrometeorológico.

De acuerdo con John Scott, director de Riesgos de Sustentabilidad de Zurich Insurance Group, “las ciudades que crecen rápidamente y los efectos climáticos constantes ponen en posición vulnerable a la población mundial ante el crecimiento de los niveles del mar”. Expertos han calculado que hacia el año 2050, 800 millones de personas vivirán en más de 570 ciudades costeras, vulnerables ante una elevación de 50 centímetros en el nivel del mar, lo que urge a prepararnos mejor en todo el mundo.

Son las inundaciones las que afectan a la mayor cantidad gente en comparación con cualquier otro peligro natural; se calcula que 250 millones de habitantes sufren anualmente por estos fenómenos. En México, desde el siglo XX se han registrado, al menos, 253 huracanes que han derivado en inundaciones, cuyo impacto económico se ha calculado en más de $31 mil millones de dólares.

Según datos de estudios efectuados por el Instituto Nacional de Ciencias de la Construcción de los Estados Unidos, invertir un dólar en prevención para resiliencia de inundaciones, permite ahorros entre $5 y $8 dólares en futuras ocasiones.

Es aquí donde reside la importancia de la resiliencia durante y después de un desastre, al gestionar y mitigar el riesgo; fomentar la inmediatez de la respuesta de organizaciones y comunidades para proteger vidas y propiedades; llevar a cabo acciones para ayudar a las personas a sobrellevar los impactos, restaurar los servicios, apoyar los esfuerzos de reconstrucción y buscar oportunidades para reducir el riesgo al construir resiliencia a largo plazo.

Nicholas J. Deakin, director de Ingeniería de Riesgos en Zurich México, aseguró que “se deben proporcionar datos, herramientas y conocimientos para ayudar a las personas y empresas a tomar decisiones informadas sobre sus estrategias ante riesgos y administrar su costo total” y, con ello, evitar que un evento natural genere un desastre social.

Deakin señala que – de acuerdo con registros – la inundación más cara en México tuvo un costo 2 mil 918.6 millones de dólares, y sucedió en Tabasco durante 2007. Por ello, Zurich México decidió implementar en dicha entidad el Programa de Resiliencia Ante Inundaciones en México (Praim), en conjunto con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja, de la Media Luna Roja y la Cruz Roja Mexicana. Desde entonces, Zurich realiza un trabajo constante en las comunidades, mediante acciones de voluntariado basadas en tres ejes principales: Fuerza de trabajo global, sociedad digital y cambio climático.

“Entendemos el concepto resiliencia como educación sobre la prevención, no como la capacidad de superar una situación difícil o crítica ya que ha ocurrido. No puede existir un plan de acción si antes no existió un plan de prevención; es decir, si no se informó sobre los riesgos e implicaciones de un determinado suceso y la forma más adecuada de reducir su impacto”, aseguró Nicholas J. Deakin.

Para Zurich, la prevención es la mejor estrategia de gestión de riesgos; por este motivo, en temporadas de huracanes se recomienda a la población: Identificar en croquis los lugares destinados como refugios temporales, preparar una mochila con documentos importantes en bolsas de plástico, números telefónicos de los familiares, equipos de emergencia y Protección Civil, víveres enlatados, agua embotellada para dos días, botiquín, herramientas para reparaciones de emergencia, radio y linterna con baterías. Queremos que todos los mexicanos expuestos a huracanes tengan una cultura de Prevención Inteligente.

Acerca de Zurich en México
En 1984 inició sus operaciones en la Ciudad de México con una oficina de representación y desde entonces nos diferenciamos en el mercado por el valor que creamos para nuestros clientes. Brindamos soluciones de prevención y protección de riesgos en el segmento de Seguros Generales y Seguros de vida en puntos estratégicos del país, estando siempre cerca de nuestros clientes. En Zurich tenemos una importante práctica de ingeniería de riesgos y somos socios clave en el proceso de suscripción, es decir, en cómo hacemos la selección y cotización de riesgos para las empresas y en su caso para la renovación de sus cuentas cuando ya tienen un seguro que proteja su operación. Acercamos a nuestros clientes los beneficios de una cultura de prevención de riesgos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 4 =