33.8 C
Mexico
Friday, September 30, 2022

Proponen jubilar autos con placas terminación 1 y 2

- Anuncio -

Especialistas en ingeniería proponen crear un plan integral en el que las políticas públicas sobre la calidad del aire en la Ciudad de México se respalden por el conocimiento científico y técnico.

La Academia de Ingeniería de México, encabezada por su presidente, Sergio Alcocer Martínez de Castro, manifestó su interés por participar en un plan integral para el control de la contaminación atmosférica en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (Zmcm).

En conferencia de prensa, Alcocer resaltó la importancia de contar con un plan de acción integral que reúna criterios de ingeniería y participación de un equipo de expertos en esta área del conocimiento, como sustento fundamental para el programa.

“Hemos enviado un par de cartas a los integrantes de esa comisión (para la Prevención y Control de la Contaminación Ambiental en la Zona Metropolitana del Valle de México), señalando el interés de la Academia de ser participe en la elaboración de este plan.

“Creemos que no existe este plan y por eso queremos llamar la atención a la urgente necesidad de configurarlo (…) para tener un plan de acción verdaderamente robusto que no sea un asunto coyuntural, sino un plan que ofrezca soluciones de corto, mediano y largo plazos”, enfatizó el presidente de la Academia de Ingeniería de México (AIM), asociación que forma parte de la Mesa Directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (Fccyt).

Integrantes de la Academia expusieron ante medios de comunicación la importancia de que especialistas en ingeniería participen en el plan integral a favor de mitigar la contaminación en el aire.

El presidente de la Comisión de Especialidad de Ingeniería Mecánica y Mecatrónica de esa organización, José Salvador Echeverría Villagómez, informó que la AIM participa con las autoridades para que haya certeza técnica en la medición de los contaminantes en los verificentros.

“Una de las contribuciones que está haciendo la Academia es trabajar en el desarrollo de un nuevo protocolo de medición que reduzca de manera importante la incertidumbre, de tal manera que tengamos más seguridad de que cuando un vehículo realmente pasa la verificación en un verificentro esté cumpliendo con la norma y cuando no cumple va a ser rechazado”.

Óscar Monroy Hermosillo, presidente de la Comisión de Especialidad de Ingeniería Ambiental, dijo que en el plan integral -enfocado a mantener de manera permanente la calidad del aire- deben participar los diversos sectores.

Se requiere, dijo, invertir en el trasporte público e implementar autos híbridos en un plazo de cinco años para cambiar el parque vehicular, mientras que a corto plazo, sugirió que los automóviles con placas con terminación 1 y 2 no deberían circular.

“¿Cómo hacemos para que todo el mundo pueda tener este coche (híbrido o eléctrico)? hay que buscar una manera de que esto se pueda financiar, tiene un costo pero este costo si no lo pagamos con el fin de controlar las emisiones, lo estamos pagando a través de la salud al estar respirando estos gases”, advirtió Monroy Hermosillo.

Durante la rueda de prensa, Angélica Lozano Cuevas, académica titular de la Academia, reconoció que el transporte es un problema grave que debe resolverse tomando en cuenta las necesidades de la población y de análisis técnicos.

Sugirió que las acciones públicas deben estar encaminadas a la vinculación del trasporte con el desarrollo urbano. También propuso un sistema adaptable de control de tránsito que permita conocer en tiempo real cuál es la situación de los vehículos que circulan para coordinar los ciclos de los semáforos.

“El desarrollo urbano y el transporte están íntimamente relacionados. En ingeniería tenemos herramientas para hacer esos análisis, para saber cuáles son los efectos de las diversas edificaciones (como centros comerciales, estadios, puentes, etc.) en el área urbana. Actualmente, se tiene un estudio de impacto en el tránsito, pero está limitado, no prueba realmente el impacto, entonces este tipo de huecos crean problemas”, comentó.

Víctor Manuel López, coordinador del Programa Multidisciplinario de Recursos Naturales y Cambio Climático de la Academia, dijo que hay que pensar en el crecimiento expansivo de las ciudades y su impacto.

Señaló que la AIM cuenta con un gran potencial –recursos humanos especializados- para participar en programas que beneficien a la sociedad. Subrayó que las políticas públicas referentes a la calidad del aire en la Ciudad de México deben estar respaldadas por conocimiento científico y técnico.

En documento, la AIM señaló que la calidad del aire de la Ciudad de México no se mantiene constante y tienden a deteriorarse por causas aparentemente fuera de nuestro control, por lo que se requiere de una política pública multifactorial y permanente en donde participen gobierno y ciudadanos.

- Anuncio -

Últimas Noticias

- Anuncio -

Artículos Relacionados

- Anuncio -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí