Ciudad de México, 24 de agosto de 2022.- El uso de semilla de calidad contribuye a aumentar el rendimiento y rentabilidad de los cultivos, enfrentar factores adversos como el cambio climático y satisfacer la creciente demanda de alimentos con mayor calidad nutricional, en beneficio de las cadenas agroalimentarias y la preservación de la agrobiodiversidad del país, afirmó el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Agricultura), Víctor Villalobos Arámbula.

Dijo que Agricultura seguirá trabajando para asegurar que los agricultores mexicanos cuenten con insumos de calidad que les permitan incrementar la producción de alimentos y, dentro de los cuales, la semilla es la principal, enfatizó al inaugurar el foro: El papel de las semillas mejoradas en el desarrollo del campo y la autosuficiencia alimentaria.

Señaló que el objetivo del Programa Nacional de Semillas 2020-2024 es que el productor cuente con semillas de calidad para la agricultura comercial y la de subsistencia, con lo cual se contribuye a la alimentación de toda la población.

Expuso que el 75 por ciento de las unidades de producción en México continúa usando semillas criollas o nativas, adaptadas a regiones específicas. Para ellos, también debemos asegurar que tengan acceso a semillas de calidad, manteniendo sus cualidades, características genéticas y, sobre todo, sus atributos, anotó.

Este tipo de insumo representa una vía eficaz para llevar tecnología al campo, ya que permite incrementar la producción sin utilizar más superficie arable, optimizar el recurso agua y reducir el uso de agroquímicos, subrayó Villalobos Arámbula, en el evento donde también participó la secretaria de Economía (SE), Tatiana Clouthier Carrillo.

Esta semilla de calidad también incluye la genética y ciertos atributos que se incorporan a través de la creación de las variedades vegetales, cruzamientos, selección y evaluación, apuntó, y comentó que, actualmente, existen más de 600 empresas productoras de semillas establecidas a nivel nacional, las cuales producen alrededor de 205 mil toneladas de semillas de 19 cultivos, en ocho mil predios ubicados en todo el país.

Destacó el papel de los bienes y servicios públicos como el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap), el Colegio de Postgraduados (Colpos) y la Universidad Autónoma Chapingo, en la generación de semillas para aquellos cultivos que causan poco interés a la iniciativa privada.

Norteamérica, nicho de mercados específicos
Tatiana Clouthier indicó que en los primeros dos años del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) las exportaciones del sector agroalimentario de México a Norteamérica acumularon un monto de 78 mil 261 millones de dólares, que representan un incremento de 24 por ciento frente a los dos años previos a la entrada en vigor de este acuerdo.

Destacó que también se puede explorar la posibilidad de incursionar en nichos de mercado específicos y que muestran una dinámica importante, dadas las tendencias actuales de consumo, donde la participación de pequeños productores es fundamental, entre ellos los productos orgánicos.

En este escenario, México se posiciona como un socio estratégico para Estados Unidos y Canadá para contar con cadenas alimentarias resilientes y asegurar el abasto, “lo que tenemos que observar como una oportunidad para poder ampliar las posibilidades de exportación y capacidad productiva”, agregó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí