Ciudad de México, 2 de diciembre de 2019.- La producción de flor de Nochebuena en México superará las 19.1 millones de plantas a nivel nacional, mismas que se comercializarán en todo el país, sobre todo en los principales centros urbanos de consumo, como las ciudades de México, Guadalajara y Monterrey.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) informó que el abasto para la temporada decembrina 2019 está garantizado, toda vez que la flor de Nochebuena se sembró en 285 hectáreas del país, donde se estima un volumen de producción de 19 millones 113 mil 464 plantas.

Los principales estados productores de flor de Nochebuena son: Morelos, con seis millones 424 mil plantas; Michoacán, tres millones 922 mil; Ciudad de México, tres millones 575 mil; Puebla, dos millones 639 mil; Jalisco, un millón 716 mil; Estado de México, 820 mil, y Oaxaca, 14 mil 500 mil plantas.

En el estado de Morelos, de los municipios de Cuernavaca y Yautepec se obtienen tres millones 411 mil plantas, que equivalen al 21 por ciento del total nacional y más de la mitad de lo que se produce en la entidad.

Respecto a Michoacán, Zitácuaro aporta un volumen de tres millones 922 mil plantas, que equivalen al 19 por ciento de la producción nacional, lo que ubica a esta entidad en el segundo lugar a nivel nacional.

En lo que se refiere a la Ciudad de México, la entidad contribuye con tres millones 575 mil plantas, es decir, el 18 por ciento de la producción nacional, y es uno de los principales productos que se cosechan en esta región.

De acuerdo con el Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera (Siap), en 2018 el valor de la producción de Nochebuena fue de 718 millones 372 mil pesos, con una superficie cosechada de 276 hectáreas, así como una producción similar a la estimada para el presente año.

De 2016 a 2019, la producción de flor de Nochebuena aumentó alrededor de 15 por ciento, lo que equivale a cerca de dos millones de plantas en este periodo. La flor de Nochebuena o Cuetlaxóchitl (flor de pétalos de cuero) es un cultivo originario de México, cuya producción en la época prehispánica tenía usos ceremoniales y medicinales.

Para los mexicas era una flor que representaba pureza y la nueva vida, por lo que era usada en celebraciones hacia Huitzilopochtli, Dios de la Guerra, también para la obtención de colorante, tratar fiebres y enfermedades de la piel. Se popularizó a nivel internacional particularmente en la temporada navideña.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 5 =