FAO: 40 aniversario; en México, Cruzada Hambre Cero

0
220

Desde su fundación en 1945, la FAO ha acompañado técnicamente al Gobierno de México en mejorar la seguridad alimentaria y nutricional de sus habitantes, pero no fue hasta 1977 que se formalizó la apertura de una oficina de Representación, como parte de la estrategia de descentralización de la FAO. Al cumplirse cuatro décadas de presencia permanente de FAO en el terreno, es una oportunidad de reconocer y celebrar lo que ha sido la columna vertebral del trabajo de la Organización, 40 años de representaciones y asociaciones al nivel de los países orientadas a mejorar el desarrollo rural y alcanzar la meta global del Hambre Cero.

Prioridades de país de la FAO en México:
Para atender las demandas y necesidades de cooperación y asistencia técnica en México, la FAO, en conjunto con las instituciones mexicanas, ha identificado cuatro prioridades nacionales:

  1. Apoyo a la Cruzada Nacional contra el Hambre/Programa Nacional México sin Hambre.
  2. Cooperación en la formulación y evaluación de políticas y en la ejecución de programas públicos para hacer más productivo el campo mexicano.
  3. Apoyo a la sustentabilidad ambiental, resiliencia y economía verde como herramientas frente al cambio climático y otros riesgos y eventos extraordinarios.
  4. Incentivar la presencia de México en el mundo particularmente en América Latina y el Caribe mediante esquemas de Cooperación Sur–Sur y de Cooperación Horizontal y Vertical.

En todos sus proyectos, esquemas de cooperación y actividades, la FAO fomentará y vigilará que prevalezca el enfoque de género y la igualdad entre hombres y mujeres, cualquiera que sea su condición social, religiosa, económica o política.

Áreas potenciales de cooperación de la FAO en México, asociadas a las prioridades de país:

  • Prioridad A: Apoyo a la Cruzada Nacional contra el Hambre/Programa Nacional México sin Hambre.
    Alcance de la cooperación potencial: La primera prioridad de la FAO en México para el período 2014-2018 es contribuir con las instituciones mexicanas en la Cruzada Nacional contra el Hambre (CNcH) / Programa Nacional México sin Hambre, fomentando la inclusión social y productiva, la seguridad alimentaria, la nutrición adecuada de los niños y niñas, la erradicación del hambre en personas con carencia de acceso a la alimentación y la disminución de la pobreza extrema; alentando prácticas que aumenten la producción de alimentos y el ingreso de los pequeños productores agrícolas de manera sostenible y que minimicen las pérdidas post-cosecha y de alimentos en toda la cadena de producción-consumo, apoyando los esfuerzos nacionales de coordinación inter-institucional y los vínculos de las intervenciones agroambientales y erradicación del hambre con los mecanismos existentes de protección social, en la asociatividad de instituciones, como Sagarpa, Sedesol y Sedatu, entre otras, tanto en lo federal como en lo local, junto con los gobiernos de los estados para mejorar el diseño y la coherencia de las intervenciones y en la participación de las comunidades y del sector privado en el contexto de un sistema de gobernanza ampliado e incluyente.

Para fines de este documento:

  • i.- “Hambre” deberá considerarse como un referente de la Estrategia Gubernamental y/o un sinónimo de inseguridad alimentaria, más que un nuevo concepto o definición.
  • ii. Acompañamiento, asistencia técnica y asesoría especializada para potenciar las capacidades nacionales y facilitar la construcción de sinergias con las instituciones y los sectores nacionales involucrados en la Cruzada Nacional contra el Hambre / Programa Nacional México sin hambre, en sus diferentes órdenes de gobierno.
  • iii. Estudios de percepción sobre la inseguridad alimentaria.
  • iv. Fortaleciendo las capacidades, participación y promoción del empoderamiento económico de las mujeres rurales para la erradicación de la pobreza rural.
  • v. Apoyo en campo en la implementación de programas gubernamentales con una focalización territorial en las áreas de mayor incidencia de pobreza extrema y población indígena.
  • vi. Impulso a modelos de asociación para fomentar la producción de especies acuícolas de alto valor nutricional con financiamiento oportuno a pequeños productores.
  • vii. Desarrollo de capacidades y formación de mujeres y hombres reconociendo las necesidades de políticas diferenciadas de acuerdo a la tipología existente de los sistemas de producción agrícola y la coherencia sectorial global, en especial con los grupos más vulnerables para reforzar las acciones de seguridad alimentaria y nutricional.
  • viii. Apoyo a la generación de nuevas fuentes de información que permitan la construcción y fortalecimiento de indicadores para medir los resultados y avances de los esfuerzos institucionales.
  • ix. Promoción de alianzas estratégicas y organización de la participación de la sociedad civil y del sector privado en el contexto de un sistema de gobernanza ampliado e incluyente.
  • x. Fomento de intercambios de experiencias internacionales en programas de lucha contra el hambre, la pobreza y la inseguridad alimentaria.
  • i. Apoyo técnico a la formulación y reformulación de políticas y programas para erradicar el hambre, la inseguridad alimentaria, la desnutrición, disminución de la pobreza y la evaluación de resultados, procesos e impactos.
Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí