Ciudad de México, 14 de noviembre de 2022.- El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) ha aplicado la cuarentena interna a los Estados de Sonora, Nuevo León y Jalisco, con el propósito de disminuir la posibilidad de diseminación del virus de la influenza aviar de alta patogenicidad (Iaap) AH5N1 y de esta manera proteger la avicultura nacional, la cual es estratégica para la seguridad alimentaria de los mexicanos.

Ante la confirmación de la presencia del virus en una granja productora de huevo en el municipio de San Miguel el Alto, Jalisco, con una población aproximada de 360 mil aves, el organismo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural extendió las medidas cuarentenarias a esta entidad.

Reiteró que a la brevedad iniciará la vacunación de aves de acuerdo con el plan estratégico diseñado por los técnicos de la Dirección General de Salud Animal (Dgsa) del Senasica, el cual prevé en primera instancia garantizar el abasto de pollo y huevo para los consumidores nacionales.

Informó que hay vacunas disponibles para iniciar la inmunización de las aves y se sostuvieron pláticas con los laboratorios para generar una producción a gran escala que permita cubrir en su totalidad la demanda del sector avícola.

La Dgsa, a través de la Comisión México-Estados Unidos para la Prevención de la Fiebre Aftosa y otras Enfermedades Exóticas de los Animales (CPA) del Senasica, han confirmado la presencia de influenza aviar de alta patogenicidad AH5N1 en nueve entidades del país: Aguascalientes, Baja California, Chiapas, Chihuahua, Estado de México, Jalisco, Nuevo León, Puebla y Sonora.

Hasta el momento, el virus AH5N1 se ha encontrado en cinco granjas comerciales, tres de ellas en Sonora, una en Nuevo León y otra en Jalisco, así como en tres explotaciones de traspatio, en Chiapas, Chihuahua y Estado de México, con un total de 852 mil aves afectadas, lo que significa el 0.040 por ciento del inventario avícola nacional.

El Senasica indicó que se han establecido las medidas contraepidémicas ordenadas por el Dispositivo Nacional de Emergencia de Sanidad Animal (Dinesa), por lo cual las granjas afectadas se encuentran bajo una estricta cuarentena y en proceso de despoblación bajo supervisión oficial de los grupos estatales de Emergencia de Sanidad Animal (Geesa).

Desde que se confirmó la presencia del virus en granjas de Sonora, Nuevo León y ahora en Jalisco, el Senasica aplicó la cuarentena interna, que considera, entre otros, el control de la movilización de productos avícolas, es decir, los productores deben demostrar que sus granjas están libres de Iaap AH5N1, a través de pruebas practicadas en los laboratorios oficiales de la Secretaría de Agricultura y en los particulares autorizados por esta dependencia.

Los Médicos Veterinarios Zootecnistas Responsables Autorizados (Mvra) son responsables de reportar ante la autoridad sanitaria cualquier sospecha sobre la presencia de la enfermedad en las unidades de producción avícola (UPA) y solicitar que se establezca una cuarentena precautoria, la cual debe ser acatada por el propietario de los animales.

En una cuarentena, el Dinesa establece un conjunto de medidas preventivas y restrictivas que deben seguir los productores y comercializadores de aves para evitar la introducción y propagación de la enfermedad en una región a partir de un foco notificado.

Si el análisis de laboratorio confirma el resultado positivo a influenza aviar, el personal de CPA declara el estado de cuarentena definitiva a la UPA e inicia, de manera inmediata, las medidas contraepidémicas en la granja.

Asimismo, el personal oficial delimita un área focal con una extensión mínima de tres a cinco kilómetros de radio para realizar un rastreo epidemiológico y, de considerarse necesario, se podrá extender a un área perifocal de cinco a diez kilómetros de radio, cuyo centro es la UPA afectada.

La cuarentena también establece delimitar un área de amortiguamiento en predios próximos a la zona afectada en los que no hay evidencia de presencia del virus causante de la enfermedad, en los cuales, para tener mayor seguridad, el personal aplica acciones de vigilancia.

La Iaap AH5N1 es una enfermedad que se encuentra en cuatro continentes y se disemina a través de la migración de las aves acuáticas, principalmente en los patos y gansos a los cuales no causa problemas de mortalidad elevada.

Debido a la presencia de este virus en Canadá y Estados Unidos, en donde ha causado afectaciones graves a la avicultura, desde 2014 el Senasica inició un programa de vigilancia epidemiológica activa en diversos humedales del país, para lo cual se analizaban aves silvestres con el propósito de detectarla rápidamente y actuar oportunamente para evitar daños mayores al sector avícola.

El Senasica reiteró su exhorto a los productores a proteger sus UPA, a respetar puntualmente las medidas establecidas en el Dinesa, a reforzar las medidas de seguridad y a reportar inmediatamente cualquier sospecha, a través de los canales de comunicación establecidos por el Senasica, como la aplicación AVISE, el número telefónico 800 751 2100 y a las representaciones de Agricultura, el Senasica y la CPA, en todas las entidades del país.

Subrayó que el abasto de carne de pollo y huevo está garantizado y que, de acuerdo con la Organización Mundial de Salud (OMS), este virus no representa riesgo a la salud pública.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí