Ayudar a los agricultores de Asia y África a superar las inundaciones y la sequía

0
24

ShareAmerica

Washington, D. C., 15 de septiembre de 2022.- En un cultivo, demasiada agua puede ser tan mala como su falta completa. Es por ello que Biplab Ketan Paul, de la India, inventó una tecnología, con el apoyo de Estados Unidos, que extrae el exceso de agua de los campos y la guarda en el subsuelo para el riego en épocas secas.

“Nadie tenía una sola solución para la inundación y la sequía”, dijo Paul, en una reciente entrevista telefónica con ShareAmerica.

Paul se inspiró para su invención durante una visita que hizo en 2004 a Miami donde vio un equipo para tomar agua, mientras participaba en el Programa de Liderazgo para Visitantes Internacionales (Ilvp) del Departamento de Estado de Estados Unidos. Durante años él había buscado la manera de mejorar el acceso a los servicios de agua para las personas pobres en la población rural de la India. En 2005, inventó Bhungroo, una tecnología cuyo nombre se deriva del término gujarati para un sorbete o tubo, que se utiliza en el sistema que filtra y guarda el agua subterránea.

El trabajo de Paul está basado en su creencia en la antyodaya, el principio de Gandhi que viene a significar que para mejorar a la sociedad es necesario ayudar de la mejor manera posible a los más necesitados.

En 2011, fundó junto a su esposa, Trupti Jain, que también es exalumna de intercambio de Ivlp los Servicios Naireeta, un emprendimiento social que ayuda a los agricultores a aprender el uso de la tecnología Bhungroo y otros procesos para preservar el agua pluvial para la irrigación.

Jain ha enfocado los esfuerzos de Naireeta en ayudar a las mujeres agricultoras para que logren su autosuficiencia. Al participar en el Programa Fulbright, el principal programa de intercambio académico internacional de Estados Unidos, Jain se refirió a temas relacionados con el agua y a otros desafíos climáticos junto a estudiantes procedentes de todo el mundo.

Desde la fundación de Naireeta en 2011 Paul informa que Bhungroo ha servido a casi 20,000 agricultores de la India, Bangladés, Vietnam y Ghana.

Pero la necesidad es mucho más grande, especialmente después de Covid-19. La pandemia global hizo que la gente se encerrara, interrumpiendo las cadenas de abastecimiento y aumentando la demanda de agua y alimentos. Aunque Naireeta comenzó a expandirse fuera de la India en 2014 el esfuerzo aumentó luego de que fueran retiradas las restricciones a los viajes a causa de Covid.

A medida que las economías se recuperan Naireeta y una compañía sin fines de lucro, el Foro de Iniciativas Ecológicas Sostenibles, han forjado una nueva asociación en la India, el sudeste asiático, Asia Oriental y África, para poner al alcance de unos 150,000 agricultores la mejora del manejo de las aguas pluviales, según dijo Paul.

Ello incluye Bangladés donde hace poco, más de 200 agricultores han recibido capacitación sobre la manera de usar los sistemas Bhungroo u otros procedimientos para la reutilización de las aguas pluviales. Hay planes en elaboración para entrenar a muchos otros ahí.

Extenderse a África
Una asociación con el programa de desarrollo rural denominado Mujeres Alimentan África, ayuda a expandir la tecnología Bhungroo y la capacitación para el riego a agricultores de climas calurosos y secos en el África subsahariana.

Las Naciones Unidas dicen que la preservación del agua pluvial con Bhungroo permite a las comunidades tener agricultura durante más de medio año, lo que aumenta los ingresos familiares. La tecnología también reduce la desertificación, refuerza la resistencia al cambio climático y rejuvenece la biodiversidad.

Paul acredita al gobierno de Estados Unidos por la capacitación y las presentaciones que lo ayudaron a él y su esposa a extender las mejoras de Naireeta para el riego a nivel mundial. También es graduado del programa “Asegurar el Agua para la Alimentación” (Securing Water for Food, Swff) de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), que busca acelerar las innovaciones que mejoren el acceso al agua y la producción de alimentos.

Aunque el programa Swff terminó en 2020, Usaid y sus agencias asociadas en Alemania, Holanda, Suecia y la Unión Europea siguen aportando apoyo a la agricultura sostenible por medio del programa Agua y Energía para el Desafío de la Alimentación (Water and Energy for Food Challenge).

Los programas del gobierno de Estados Unidos ayudaron a Naireeta a elaborar procedimientos para empezar a trabajar en diferentes países, realizar análisis de mercado, entrenar a nuevos asociados y evaluar los éxitos del proyecto.

“¿Se puede salvar tu cosecha del monzón del estancamiento de las aguas y las inundaciones y puedas lograr cosechas en invierno?”, pregunta Paul al referirse a las metas que Naireeta quiere lograr para cada agricultor. “Si la respuesta es afirmativa, hemos tenido éxito”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí