Contrario a la actual política ambiental del gobierno capitalino Cdmx), la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (Aldf), en voz de la panista Lourdes Valdez Cuevas, dijo que en este órgano legislativo buscan políticas públicas adecuadas que puedan contener violaciones al medio ambiente.

Aseguró que la tala ilegal en suelo de conservación alcanza niveles de impunidad y la tala legal parece no tener criterios claros. Agregó que las zonas chinamperas son utilizadas como tiradero de cascajo y los verificentros se han convertido en “cunas de la corrupción ambiental”.

Además, expuso la urgencia por reconocer como problemática real: la mala calidad del agua, sobreexplotación del acuífero, contaminación atmosférica, gestión de los residuos sólidos urbanos, degradación del suelo, agotamiento de los recursos forestales, pérdida de biodiversidad y, sobre todo, la tala de más de 20 mil árboles en suelo urbano bajo criterios supuestamente legales.

“Por sí sola, una ley no puede modificar la realidad; necesita de voluntad política, recursos, concurrencia de actores y sectores sociales y la difusión clara de un mensaje y resultados creíbles”, afirmó.

En tanto, el gobierno capitalino, a través de la Secretaria del Medio Ambiente (Sedema), a cargo de Tanya Müller, ha otorgado permisos para talar un total de 18 mil 900 árboles, del año 2012 al mes de abril del 2016 y ello demuestra el poco interés que tiene el gobierno capitalino en promover el cuidado del medio ambiente.

El académico de la Unam, Fernando Córdova, experto en temas de ecología, aseguró que la cifra de tala que posee es fidedigna, porque fue recabada tras solicitudes de información que realizó en colaboración con dos organizaciones, una llamada “Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad” y la otra conocida como SUMA Urbana.

Lamentó que la obra pública en la Ciudad de México está destruyendo áreas verdes que tenían años de existencia. Advirtió que la tala constante de árboles, promovida por la administración de Miguel Ángel Mancera, impide que en periodos de contingencia los contaminantes se dispersen con mayor agilidad.

Subrayó que cuando se corta un árbol, no sólo se está perdiendo el oxígeno que éste libera en la atmósfera, sino que, además de ello, el árbol libera el CO2 que había recolectado en sus raíces y que ayudaba a mitigar la contaminación.

Detalló: “El CO2 está incorporado en los tejidos del árbol. Cuando uno tala no sólo se deja de capturar CO2, sino que el tronco y la hojas pasan por un proceso de pudrición y en ese proceso es cuando se vuelve a liberar lo que anteriormente había sido recolectado”.

El ambientalista destacó que aunque los gobiernos local y delegacionales dicen que compensarán los árboles derribados, no brindan los mismos beneficios, porque lo hacen entre gigantescas placas de cemento.

Al respecto, cabe mencionar que en las áreas donde se construyen complejos habitacionales, las inmobiliarias derriban árboles que el estorban para la terminación de sus obras, como es el claro ejemplo en Calle 7 número 250, en donde la empresa Gap Metropolitana, según afirma, ya tiene los permisos correspondientes de las Secretarias de Movilidad (Semovi) y de la Sedema para abrir por Privada Luis Elizarrarás, las puertas de los cajones de estacionamiento (18 en total) y la tala de 10 árboles que les estorban.

Los vecinos aducen que todo parece indicar (de acuerdo a publicaciones en los medios de comunicación) que hay complicidad de la Delegación Iztacalco, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda ( Seduvi), Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (Paot), el Instituto de Verificación Administrativa (Invea), la Semovi y de la Sedema, con el visto bueno de Mancera, en otorgar impunidad a las empresas inmobiliarias.

Línea 7 de Metrobús se suspende definitivamente
Según el Diario Reporte Indigo, que se edita en la Ciudad de México, el juez octavo de distrito en materia administrativa, Fernando Silva García, dio suspensión definitiva a la construcción de la línea 7 del Metrobús, que correría de Indios Verdes a Santa Fe.

El amparo fue otorgado a la Asociación Mexicana de Derecho Ambiental (Amda) debido a que se consideró que las obras de construcción provocan afectación ambiental. Se dijo que las autoridades de la ciudad tendrán que detener las obras en Reforma (Paseo de la Reforma, la céntrica avenida que corre de oriente a poniente y viceversa) “lo más pronto posible”.

Integrantes de la Amda dijeron que la decisión fue concedida para no dañar “las áreas verdes que se encuentran en el Bosque de Chapultepec, la estructura urbana esencial del Paseo de la Reforma, así como 640 árboles en riesgo de ser talados y daños a monumentos artísticos e históricos de la zona”.

La Amda presentó la solicitud de amparo el pasado 18 de mayo y fue aceptada el pasado 1 de junio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 14 =