Urge rescatar a los artistas urbanos, populares y de la calle y reconocerlos como forma de expresión, como reclamo político y cultural, porque así “la ciudad se convierte en escaparate y máximo exponente de la libertad de expresión”.

Ante esta premisa, la diputada local, presidenta de la Comisión de Juventud y Deporte de la ALDF, Beatriz Olivares, precisó al presentar una Iniciativa para crear la distinción y entrega de la medalla al reconocimiento del Arte Urbano y Callejero.

Expuso que las personas que desarrollan actividades artísticas urbanas, populares y de la calle necesitan estímulos y el reconocimiento para que su obra perdure, por lo que necesita que su actividad sea dignificada y difundidas.
La legisladora reconoció que en la Ciudad de México, desde que son electas democráticamente sus autoridades, la persecución hacia las personas que desarrollan actividades artísticas urbanas, populares y de la calle ha venido disminuyendo, y se han creado espacios para su difusión y desarrollo, aunque enfatizó que no es suficiente.

“La medida trata de dignificar esta exteriorización de las ideas, la difusión de conceptos alternativos y contraculturales, sobre todo lograr un reconocimiento de las diversas expresiones”, sostuvo.

Asimismo, llamó a la ALDF para que se reconozca a quien elabora una actividad artística extramuros, lo que definió como “actividades al alcance de todas las personas que habitan y transitan esta gran ciudad”.

Beatriz Olivares argumentó que estas manifestaciones artísticas son una respuesta que intentan impulsar otras formas de transmitir conocimiento e información de manera diferente a como lo hacen los medios masivos de comunicación (Televisión, Radio, Internet, entre otros), ya que los mensajes son diferentes en cuanto a su contenido y su forma (mensajes con un sentido político, puestos en la calle para que sean vistos, sin ninguna intermediación del mercado y con un criterio estético particular).

La legisladora indicó que el arte urbano es un cajón de sastre que reúne corrientes de actuación muy diferentes en origen, forma e intención, pues recordó que su versión más conocida es la técnica del graffiti, considerada como una forma marginal de cultura, pero no por ello inferior en cuanto a sus capacidades expresivas.

Dijo que el arte urbano surge como una forma de expresión reivindicativa de críticas u opiniones sobre la situación social de aquellos grupos sociales que habitan en las distintas zonas urbanas de una ciudad.

“Normalmente estos nuevos movimientos emergentes y críticos con el sistema establecido, enfatizó, están fuera de los circuitos artísticos generados por el poder, innovan la realidad artística del momento y son eco de lo que podemos llamar ‘culturas de la calle’, que se pueden denominar como aquellas que nacen a partir de movimientos sociales que sólo disponen de la calle, el espacio público, el espacio de todos, para expresarse”, abundó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí