Natalia Chávez

Quizá en los 90 estaba cool tener las cejas delgadas. Menos era más, pero no ahora. Lo mejor es tener unas cejas gruesas y pobladas, muy à la Cara Delevigne. Para lograr llevarlas siempre perfectas e impecables, no importa si tienes mucho pelo, tienes que delinearlas y aplicar sombra en los huecos. Lo cual, entendemos que puede resultar cansado para hacerlo a diario.

Tatuarse las cejas tampoco es opción. Esa técnica fue tendencia a principios del 2000 y ahí debe quedarse. Pues algo que luce antinatural y si no te gusta el resultado, se quedará así por años. Es aquí cuando aparece microblading, un tratamiento que te ayudará a tener las cejas soñadas, tanto para quienes las tienen pobladas, como para las que tienen que usar mucha sombra.

Aunque es un tatuaje cosmético, no tiene el mismo efecto que tatuarse las cejas. Esto, debido a que es pigmento lo que se aplica en la piel. Pero la cantidad que se pone en las cejas es mucho menor que cuando se tatúan las cejas. Además, se hace con delicadas capas, lo cual le da el acabado natural y suave. Lo mejor es que a diferencia de la tinta del tatuaje tradicional, el microblading no se hace naranja o verde con el tiempo.

Esta técnica no es un maquillaje semi-permanente, aunque así suene la manera más sencilla de definirlo. Expertos como la maquillista inglesa Karen Betts, describe microblading como un tatuaje que se desvanecerá de 12 a 18 meses. Después se puede hacer un retoque.

El proceso comienza con una crema anastésica. Después se comienza a dibujar la ceja con un lápiz que desprende la tinta. Pueden dibujarlas y ajustarlas hasta que quedes contenta con el resultado. El tratamiento de microblading dura sólo 30 minutos o menos. Será un alivio para ti no tener que maquillar tus cejas todos los días.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí