En la nube escolar

0
85

Me interrogó con ánimo de fastidio en el rostro: ¿Por qué le enseñas? Con ello sólo creas competencia. Inicialmente pensé que era una broma frívola, pero, al constatar su enorme molestia intenté un poco de mesura: ―Fíjate bien ¿Cuántos años tengo y cuántos él? ¿Cuántos años de práctica sumo? Él apenas inicia. Naturalmente es de esperar su desarrollo y, si hasta entonces yo no avancé nada ni aprendí algo más será asunto de preocupación para mí. Humana y profesionalmente debemos facilitar su mejoría y superación con base en lo que dejamos: Herencia pues, y ello es un deber.

Porque faltan creadores y recreadores en los espacios del arte, la tecnología y las ciencias. Porque en un país huero en conocimientos tecnológicos, de las disciplinas científicas y las artes todos opinamos con aire pedantesco e insuficiente goce mental carente de un armonizado espacio para el asombro.

Este país necesita formar disfrutadores de las artes para el gozo y satisfacción de hacer propio el esfuerzo mental de otro en la música y el canto, por la danza ―con sus múltiples variantes―, el disfrute de los 360° de una escultura, la razón para continuar la creación grafica mediante la pintura y el dibujo; mirar el exterior, hacia arriba y hacia abajo, hacia adentro y hacia afuera de toda obra arquitectónica, el antes y después de todo aporte literario y en la poética, luz y sombra en el arte fotográfico y cinematográfico (con su amalgama y síntesis de otras experiencias artísticas)… el ciudadano común ignora la profundidad y complejidad de las manifestaciones de la Naturaleza encajonadas en la expresión Ciencia; la aridez en las disciplinas abstrusas deriva de la incapacidad instructiva para avivar la curiosidad sobre la exactitud en lo impreciso.

No será espacio para “generar” genios a granel; la finalidad es formar seres humanos íntegros para el disfrute de experiencias hasta ahora reservadas para los especialistas y una cauda enorme de charlatanes. Sera en pro de seres independientes con capacidad para exponer ¡por qué si! y ¡por qué no! les gusta o detestan, les atrae o les satisface la obra tal. En las aulas únicamente será requisito la Imaginación a fin de disfrutar de una experiencia que invita a interrogar constantemente sobre el “por qué”. Los investigadores y creadores vendrán por decantación y vocación. Y no será requisito para cada receptor un desembolso agobiante en materiales ni herramientas para la sensibilización del individuo, son precisos únicamente aportar los elementos para la comprensión del origen, evolución y actualidad en todas y cada una de las síntesis expresivas de la mente humana para diferenciar la sencillez de la simpleza, al creador del charlatán proclive al autoengaño y a la pompa de la adulación: los requisitos serán: Ve y Escuchar-

Y cabe la afirmación de Perogrullo: las ciencias, la tecnología y las artes también son negocio y todo ser humano merece la oportunidad de desarrollar su sensibilidad y su saber. Ahí, en ellas ―tecnología, arte y ciencia― todo inicia, continúa y abre nuevas posibilidades una interrogante enredada a otras muchas más.

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí