Garantizar la funcionalidad de la familia contribuye a evitar el abandono del hogar, como los 12 casos registrados en la zona nororiente de la capital, en los cuales se descartan desapariciones forzadas, afirmó la diputada Elizabeth Mateos Hernández en el pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (Aldf).

Ante esta problemática, la legisladora exhortó al titular del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de la Ciudad de México, Gustavo Gamaliel Martínez Pacheco, a emprender un programa dirigido a las madres y padres de familia, para orientarlos mediante talleres y apoyo psicológico, sobre los retos que enfrentan para evitar que sus hijas o hijos se ausenten voluntariamente del hogar por los problemas internos, y a desarrollar acciones preventivas que reviertan este fenómeno.

Mateos Hernández solicitó a Martínez Pacheco capacitar a las madres y padres de familia sobre la importancia de privilegiar el diálogo en la solución de problemas y así garantizar la funcionalidad de la que es considerada como la principal institución social.

En tribuna de la Aldf indicó que el Estado tiene la obligación de promover el fortalecimiento de la estructura familiar, mientras que las y los representantes populares deben generar iniciativas que propicien el desarrollo pleno de cada uno sus integrantes.

Mencionó que a principios de 2016 y hasta el mes pasado, habían ocurrido 12 supuestas desapariciones en la zona nororiente de la Ciudad de México y que en estos casos, en su mayoría mujeres, las adolescentes decidieron salirse de sus casas por voluntad propia; es decir, fueron ausencias voluntarias, lo cual descarta las desapariciones forzadas, como se pretendió hacer creer por parte de quienes, sin escrúpulos y sin importar el dolor causado a las familias, se encargaron de difundir esa versión.

“Lamentable resulta, sin duda, que en aras de sacar raja política haya partidos que responsabilicen a las autoridades locales de esta problemática, que más que atacar a un personaje o a un gobierno, debería obligarnos a buscar acciones eficaces para evitar que la desintegración familiar orille a algunos de sus integrantes, en este caso niñas, niños y adolescentes, a abandonar sus hogares”, dijo Elizabeth Mateos.

Expuso que la familia es la institución mediante la cual se transmiten valores, principios y costumbres, que contribuyen a la construcción de una sociedad armónica y al desarrollo de las personas, por lo que coadyuvar a preservarla le permite cumplir su objetivo de generar individuos íntegros, que impulsen el bienestar colectivo e individual, así como a la paz y el orden públicos.

Sin embargo, subrayó que hay circunstancias que propician que las y los jóvenes decidan abandonar el seno familiar, como la disfuncionalidad, la violencia o la falta de comunicación; las adicciones o los embarazos no deseados; los divorcios o los problemas económicos.

Mateos Hernández indicó que uno de los aspectos que más contribuyen a la desintegración familiar son los divorcios, derivados de la violencia intrafamiliar o de la negativa a contribuir voluntariamente o por sentencia judicial al sostenimiento del hogar.

Citó que en la Ciudad de México, de acuerdo con información del Tribunal Superior de Justicia capitalino, de diciembre de 2008 a noviembre de 2009, el número de divorcios fue de 32 mil 228.

“Ante estas circunstancias, adolescentes y jóvenes son quienes más sufren las consecuencias y toman la decisión de ausentarse de sus hogares para escapar del dolor que la separación de su madre y padre les causa, situación que requiere atención urgente para evitar que siga ocurriendo”, finalizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí