Un lugar en EE. UU. para los productos halal entre los alimentos congelados

0
36
NAAN_Pizza_1.jpgfrom Kathryn Tayloe (American Halal Co.)

ShareAmerica

Cuando Adnan Durrani pasó de Wall Street al negocio de los alimentos orgánicos hace tres décadas, vio que era la única persona luciendo un traje en las reuniones comerciales. “Eran todos un montón de hippies”, recuerda.

Pero pronto halló algo que tenía en común con ellos, que era más importante que cualquier código para vestirse: él y los otros en la línea de los alimentos orgánicos compartían la pasión de hacer negocios de maneras socialmente responsables. Al correr de los años él y su empresa de capital de riesgo lograron hacer algo grande con varias compañías para alimentos y bebidas sanos.

Entonces el empresario musulmán estadounidense nacido en Pakistán abrió la Compañía Americana Halal, y su marca propia Saffron Road, con platos principales de comida halal que en los supermercados llegan a ocupar un lugar en la sección de los alimentos congelados.

La palabra árabe halal significa “permisible”, en este caso, de alimentos aceptados bajo la ley islámica, incluyendo el sacrificio de animales de una manera humanitaria. Pero Durrani lo considera como algo más que eso, algo similar a los valores que en principio lo acercaron “al movimiento Nosh, sigla en inglés que implica la promoción de lo natural, orgánico, sostenible y sano”. También se trataba de dar algo. “¿Cómo tratas a tus empleados y distribuidores? ¿Qué estás haciendo por la comunidad? ¿Te estás rellenando con las ganancias o dando algo de lo que obtienes?”.

Durrani fue uno de los primeros miembros de la red Social Venture Network, un grupo de apoyo mutuo de directores generales que creen que las ganancias deben estar equilibradas con la responsabilidad social. Aprendió de los dueños de Ben & Jerry’s, Patagonia, Seventh Generation y otras compañías similares.

“Sus valores eran muy similares a los valores de mi credo, que se trata de hacer ganancias razonables, pero también pagando salarios para vivir y devolviendo algo a la Tierra”, indicó Durrani.

Las ventas de su compañía superan los 50 millones de dólares al año y más del 80 por ciento de sus clientes no son musulmanes, pero son atraídos por los alimentos preparados con ingredientes naturales y saludables. Su éxito hace recordar el famoso anuncio de publicidad de la marca kosher de perros calientes Hebrew National que decía algo como “Respondemos a una autoridad más alta”.

Ninguna de sus empresas de riesgo previas: Vermont Pure Spring Water y grandes inversiones en el yogurt Stonyfield y una galleta endulzada con jugo de frutas eran halal, o dirigida en especial a consumidores musulmanes estadounidenses, pero una investigación de mercado impulsó a Durrani a determinar que las necesidades dietéticas de los musulmanes estadounidenses eran ignoradas por las tiendas de comestibles, así como antes los supermercados ignoraban la cocina de los hispanos estadounidenses. “Es por ello que me decidí a entrar en el sector de lo halal”, dice.

La compañía de Durrani dona alimentos a centros de ayuda, a los albergues y a las organizaciones benéficas que operan en comunidades con dificultades. Destina el dos por ciento de sus resultados de ventas a la caridad durante el Ramadán, el mes sagrado de los musulmanes que en Estados Unidos comenzó el 15 de mayo.

Saffron Road vende salsas, sopas, refrigerios y otras delicias, además de platos principales. Durrani espera que los alimentos “halal” sigan en Estados Unidos la misma trayectoria que tuvieron en Europa, donde las ventas aumentaron en grande luego de que los supermercados llenaron estanterías con alimentos halal. “Es el sueño de un mercader”, dijo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + 2 =